Bruno Lloret y "Leña": las relaciones virtuales como paliativo a la soledad

visitas

Bruno Lloret vuelve a tomar una voz femenina en su segunda novela, “Leña”, que en realidad es Lenia, diminutivo de Elena, una mujer rusa que vive en Siberia con “una parienta”, como ella dice, y que busca en las relaciones virtuales una solución a su soledad.

Lo que Lloret consigue es una verdadera proeza lingüiística: construye el relato desde el precario castellano que Lenia maneja, lo que, sobre todo al comienzo, provoca momentos muy jocosos. También es hábil consiguiendo que ello no resulte complejo para el lector: de alguna manera consigue que se entienda todo.

La segunda parte de la novela adopta un tono más oscuro, que ya se adivina desde el comienzo, cobrando una dimensión poética sorprendente.

En Del Fin del Mundo, de Bio Bio TV, junto a Marco Antonio de la Parra, Bruno Lloret.

    visitas

Bruno Lloret vuelve a tomar una voz femenina en su segunda novela, “Leña”, que en realidad es Lenia, diminutivo de Elena, una mujer rusa que vive en Siberia con “una parienta”, como ella dice, y que busca en las relaciones virtuales una solución a su soledad.

Lo que Lloret consigue es una verdadera proeza lingüiística: construye el relato desde el precario castellano que Lenia maneja, lo que, sobre todo al comienzo, provoca momentos muy jocosos. También es hábil consiguiendo que ello no resulte complejo para el lector: de alguna manera consigue que se entienda todo.

La segunda parte de la novela adopta un tono más oscuro, que ya se adivina desde el comienzo, cobrando una dimensión poética sorprendente.

En Del Fin del Mundo, de Bio Bio TV, junto a Marco Antonio de la Parra, Bruno Lloret.

comentarios