Chile necesita aire puro

“Por años, asumimos que el problema de la contaminación ambiental urbana era una característica exclusiva de la región metropolitana, producto de la concentración de industrias y del creciente parque de vehículos motorizados. Sin embargo, mientras los medios de comunicación nos informaban de los persistentes -y estériles- esfuerzos por descontaminar Santiago, en regiones, el cielo de las principales ciudades también se fue tiñendo de gris y el aire comenzó a perder su pureza”.

“Hoy, la situación se ha vuelto crítica. El informe mundial sobre calidad del aire 2018 sitúa 9 ciudades chilenas entre las más contaminadas de Latinoamérica. El problema ya no sólo se asienta en Santiago, sino que se expande por otras seis regiones del país. Rancagua, Linares, Temuco, Padre Las Casas, Valdivia, Osorno, Puerto Montt y Coyahique encabezan, junto a Santiago, el lamentable ranking de las ciudades sudamericanas que acumulan mayor presencia de material particulado conocido como PM 2.5”.

“Una de las señales claras que ofrece el informe es que la mala calidad del aire se concentra en el sur del país y es -en general- de carácter estacional, es decir, se agrava durante el invierno. Ello permite concluir que uno de los principales factores que inciden en la mala calidad del aire es el uso de la leña como fuente de calor para los hogares sureños.
Y si bien todavía nuestras ciudades están lejos de ser las más contaminadas del planeta -la gran mayoría situadas en India- los resultados del informe deben constituir una voz de alerta que impulse la adopción de medidas para aminorar, o al menos contener, el avance de la contaminación del aire”.

Revisa la columna de opinión completa del senador del Partido Socialista, Rabindranath Quinteros, en Bío Bío TV.

comentarios