Sociedad


7 claves en la alimentación para activar el metabolismo y bajar de peso

El desayuno, una comida esencial | suckamc (cc) / Flickr
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Mantenerse en el peso ideal puede ser una tarea difícil. Para ello no sólo es necesario comer de forma sana y equilibrada, sino que también depende de otros factores, como por ejemplo, el metabolismo.

Cada vez que se come, el cuerpo metaboliza los alimentos y los transforma en energía para realizar todas sus funciones vitales. Si sobra energía, se convierte en grasa. De ahí nacen las expresiones ‘metabolismo rápido o lento’. Mientras más energía gaste tu cuerpo más rápido será tu metabolismo y menos grasa acumularás.

Para hacer que esto funcione de mejor manera, la nutricionista Susana Acosta creó, junto a la clínica Biostetic, el Tratamiento de Regeneración Metabólica, en el que se elabora un plan de alimentación para cada persona, acelerando su metabolismo de acuerdo a sus características genéticas.

“Es un programa para bajar de peso, tratar y prevenir enfermedades, aumentar la energía y acelerar nuestro metabolismo”, explica Susana.

A propósito de ello, la especialista entregó 7 consejos para mantener el metabolismo activo y no subir de peso:

  • Consumir alimentos sin gluten (arroz integral, quinoa, avena, tallarines de arroz, etc): Al no contener gluten son mejor digeridos por el organismo. Además, no provocan inflamación ni retención de líquido y fatiga.
  • Incorporar ácidos grasos a la dieta como el pescado, frutos secos y aceites vegetales: Son un tipo de grasas insaturada que el cuerpo no es capaz de producir. Estas ayudan a reducir el riesgo de enfermedades crónicas y reducen el colesterol malo.
  • Consumir agua diariamente: Aunque comamos sano es muy difícil que nuestro cuerpo pueda quemar calorías sin la presencia del requerimiento diario de agua. Se puede considerar agua los jugos naturales sin azúcar, sopas caseras, e infusiones de hierbas. No así el café, té o mate, ya que estos contienen teína, mateína y cafeína, las que actúan como diuréticos y son eliminados por la orina.
  • Incorporar carnes magras (vacuno y pollo orgánico, pavo y pescado) y legumbres a la dieta: Contienen muy poca grasa y la proteína que aportan se transforma en músculo, con lo que aumentamos nuestro metabolismo y tenemos la capacidad de quemar más calorías en reposo.
  • Eliminar los alimentos light o diet: Están cargados de endulzantes artificiales, colorantes y preservantes, los que no pueden ser metabolizados por nuestro cuerpo y se transforman en grasa. A su vez, nuestro cuerpo debe trabajar el doble para eliminar dichas toxinas de nuestra sangre.
  • Evita la soya en las preparaciones: Es estrogénica y dichas hormonas propician la acumulación de grasa.
  • Desayuna durante la primera media hora desde que despertaste: Una de las reglas más importantes para mantener un metabolismo activo es comer regularmente y al comenzar el día, es necesario tomar desayuno. Si te lo saltas, el cuerpo activa su modo ahorrativo y trata de acumular como grasa los alimentos que consumimos durante el día.

La importancia del desayuno

Tal como se mencionaba arriba, el académico de Nutrición de la Universidad Andrés Bello, Camilo Aburto, confirmó que para “activar los procesos metabólicos del organismo y restituir las reservas de glucosa”, en necesario el desayuno.

“Es importante saber que no tomar desayuno es un hábito poco saludable para nuestro organismo, ya que este sigue siendo considerado la comida más importante del día”, dijo Aburto, académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de esa universidad.

Dentro de las ventajas de tomar desayuno, está la mejora en el rendimiento físico e intelectual, mejorando la concentración y productividad; y ayuda a mantener un peso corporal normal, reduciendo la posibilidad de presentar enfermedades cardiovasculares.

“Estudios publicados por el Departamento de Nutrición de la Universidad Harvard señalan que no tomar desayuno aumenta en un 27% el riesgo de una enfermedad coronaria. Se expresa que saltarse el desayuno puede conducir a uno o más factores de riesgo, como la obesidad, presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes, que a su vez puede conducir a un ataque al corazón en el tiempo”, subrayó el académico.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados