Sociedad


Dispraxia: la compleja discapacidad que sufren Daniel Radcliffe y Cara Delevingne

Izquierda: Daniel Radcliffe como Harry Potter | Derecha: Cara Delevingne en desfile de Victoria’s Secret en 2013, AFP
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Puede que muchos no conozcan la dispraxia, pero esta es una discapacidad del aprendizaje que afecta a dos famosos actores británicos: Daniel Radcliffe (28), conocido por protagonizar la saga “Harry Potter”, y Cara Delevingne (24), también popular por su antiguo trabajo como modelo.

Ambos han confesado hace años que padecen este problema, pero la mayoría de las personas no lo saben porque han aprendido a vivir con él y disimularlo en su vida diaria.

La dispraxia o apraxia es un trastorno o discapacidad del aprendizaje, categoría que también agrupa a otros más conocidos como la dislexia o disgrafía, el cual afecta al cerebro y al sistema nervioso.

La diferencia entre ambos términos es que se le llama dispraxia cuando el paciente nace con este problema, mientras que se le dice apraxia cuando la persona lo adquirió como consecuencia de otra situación más grave, como un accidente cerebrovascular. Así lo explica el portal Understood, propiedad de ONGs que se dedican a ayudar a personas con dificultades al aprendizaje.

Pero, en resumen, lo que ocurre cuando alguien tiene o adquiere este trastorno es que no es capaz de llevar a cabo tareas o movimientos que le solicita a su cuerpo.

Para conocerlo más en detalle, en BioBioChile entrevistamos al doctor Richard Caselli, neurólogo y especialista en Alzheimer de la prestigiosa clínica Mayo de Arizona (EEUU), quien expresó que “la dispraxia (o apraxia) se refiere al deterioro del movimiento coordinado. Es como una pérdida del lenguaje de movimiento. Una persona puede mover su brazo, pero no coordinar sus músculos de una manera que le permita peinarse el pelo o sujetar sus botones“.

“Se ha aplicado a diferentes contextos de manera que los casos graves afectan la capacidad de vestirse solo (apraxia de vestirse), dibujar imágenes (apraxia constructiva) o no puede realizar movimientos de pantomima (apraxia gestual)“, especifica.

Por otra parte, añade que las causas más comunes de la apraxia “tienden a ser enfermedades cerebrales degenerativas que colectivamente se llaman ‘síndrome corticobasal’ o CBS. Tres enfermedades principales pueden causar CBS: enfermedad de Alzheimer (una variante rara), degeneración ganglionar basal cortical y parálisis supranuclear progresiva en orden descendente de frecuencia”.

Cuando la apraxia es causada por un accidente cerebrovascular, “el deterioro por lo general mejora con el tiempo”.

Cómo es vivir con dispraxia, según Radcliffe y Delevingne

De acuerdo a Caselli, este trastorno puede arruinar la vida de algunas personas, dependiendo de lo grave que sea. “En el caso de las enfermedades relacionadas con la CBS, efectivamente arruina sus vidas a medida que se convierten en dependientes de otros para casi todo, incluyendo vestirse, alimentarse, etc”, dice.

Sin embargo, no es siempre de ese modo. “Las formas más suaves, como la apraxia constructiva, son hallazgos útiles en los exámenes físicos, pero usualmente no son inhabilitantes (excepto para artistas y similares)”, indica.

Daniel Radcliffe | Charly Triballeau | AFP
Daniel Radcliffe | Charly Triballeau | AFP

Tanto Daniel Radcliffe como Cara Delevingne han hablado antes sobre cómo es vivir a diario con este tipo de trastorno.

En el caso del protagonista de Harry Potter, confesó por primera vez que tenía esta discapacidad en 2008, aunque su caso es suave, no severo.

En ese entonces, Radcliffe señaló que una de las razones por las que se convirtió en actor cuando era niño era por la dispraxia: como no le iba bien en el colegio por culpa de ésta, su madre lo llevó a audicionar para la miniserie que la BBC realizó de David Copperfield (1999), para intentar que aumentara su autoestima.

En su caso, lo que provoca la dispraxia son situaciones como que a veces escribe, pero su caligrafía resulta ilegible, o que no puede abrocharse los cordones de los zapatos, informó en 2008 el periódico inglés The Telegraph.

El diario británico añadió que alrededor del 10% de la población del Reino Unido padece este trastorno en alguna medida, pero sólo 2% de ellos serían graves.

Daniel Radcliffe en David Copperfield | BBC
Daniel Radcliffe en David Copperfield | BBC

Radcliffe maneja tan bien su dispraxia, que incluso hay médicos que no habían notado que la tenía. El neurólogo David Younger, que en ese entonces trabajaba en la Universidad de Nueva York, declaró a The Telegraph en 2008: “Soy un gran fan de la serie completa de Harry Potter y estoy sorprendido de que Daniel la sufra. Claramente la padece de una forma leve, pero el hecho de que no muestre ningún signo de ello es un gran tributo a sus habilidades actorales”.

“Lo hace un modelo a seguir para otra gente con esta condición”, agregó.

Por su parte, la modelo y actriz Cara Delevingne reveló que desde niña padecía dispraxia en una entrevista concedida a la revista de moda Vogue en 2015. Allí, confesó que también se sumergió en el mundo de las artes debido a su discapacidad.

Cuando era niña, el trastorno le causaba varios problemas, siendo el peor la dificultad para escribir. En el colegio, realizar exámenes era una “pesadilla” por la misma razón, dijo.

Por ello es que sus padres la enviaron a una escuela artística después de sexto año, la cual era “totalmente hippie”. Allí aprendió sobre drama y música.

I ❤️u 🇲🇽 Thank you so much warm hospitality! @valerianmovie

A post shared by Cara Delevingne (@caradelevingne) on

No obstante, a los 15 años tuvo su peor crisis. No especificó si la provocó la dispraxia o ésta junto a otras razones, pero expresó que “de pronto fui golpeada por una ola masiva de depresión, ansiedad y odio a mí misma. Mis emociones eran tan dolorosas que solía golpear mi cabeza contra un árbol para tratar de quedar inconsciente. Nunca me realicé cortes, pero me rasguñaba hasta el punto de sangrar”.

Eventualmente, empezó a atravesar momentos más difíciles, como caer en el consumo de marihuana. Pero luego se propuso encontrar un trabajo para volver a tomar el rumbo en su vida. Así fue como empezó a modelar.

Un dato curioso es que Radcliffe y Delevingne no serían las únicas “celebridades” que han padecido dispraxia. Se cree que Albert Einstein tenía este trastorno, pero no se sabe con certeza debido a que en su tiempo, esta discapacidad no había sido identificada por la medicina.

Según cuenta el portal especializado Dyspraxia Kids, una de las pruebas de esto sería que solía fallar en todos sus exámenes del colegio, pese a que tenía un IQ de 160, lo cual lo hace uno de los humanos más inteligentes que haya existido. Asimismo, se cree que le costaba atarse los cordones de los zapatos.

La dispraxia no tiene cura

Alguien que tenga dispraxia o apraxia deberá vivir con ello por toda su vida, pues esta discapacidad no se puede sanar. “Lamentablemente no hay cura para cualquier enfermedad cerebral degenerativa, por lo que la apraxia que es causada por cualquiera de las enfermedades CBS sólo empeora con el tiempo”, sostiene el doctor Caselli.

Sin embargo, existen tratamientos para ayudar a las personas a sobrellevarla mejor. “El tratamiento es solamente de apoyo. Para los pacientes con accidente cerebrovascular, así como otros, se puede intentar la terapia física y ocupacional y para los casos de accidente cerebrovascular puede ser útil”, añade.

Sobre cómo se puede saber si uno o un conocido tiene dispraxia o apraxia, el médico detalla que “en los casos severos es generalmente bastante obvio. Cuando alguien comienza a tener problemas con la coordinación de sus movimientos, tales como botones, cordones, sostenes, etc, deben ver a un neurólogo”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados