temas del día

Sociedad


Mamá a los 5 años: la trágica vida de Lina Medina, la madre más joven de la historia

Academia Americana de Obstetricia y Ginecología
Publicado por
Envíanos tu corrección

En junio pasado un hombre de 20 años fue detenido en Temuco por la presunta violación de su cuñada de 12 años, quien actualmente presenta un embarazo de siete meses. El sujeto habría abusado de la menor de edad al menos en dos ocasiones, cuando ambos se quedaban solos en su casa en Pucón.

Casos como estos han impactado al mundo desde hace siglos, sin embargo, la historia de Lina Medina es la más increíble e inquietante de todas. Lina se convirtió en madre a los cinco años y es considerada como la mamá más joven de todos los tiempos.

El embarazo de la niña impactó al mundo y a la ciencia, pues no sólo fue capaz de llevarlo a término, sino que también pudo tener un bebé sano y sin mayores complicaciones.

Lina nació en Antacancha, uno de los pueblos más alejados y pobres de Perú, en el seno de una humilde familia compuesta por sus padres y ocho hermanos. Cuando la niña tenía sólo cuatro años, su abdomen comenzó a crecer inquietantemente y los vecinos del pueblo empezaron a especular que un demonio había entrado en su cuerpo.

maxresdefault

Tiburcio Medina, el papá de Lina, decidió llevarla a los chamanes del lugar quienes realizaron varios rituales y exorcismos para liberarla de “este mal”. Por supuesto, nada de eso funcionó y el abdomen de la niña siguió creciendo.

Cada día que pasaba la preocupación de los familiares de Lina aumentaba y comenzaron a creer que se trataba de un tumor. Decididos a ayudarla, los Medina viajaron a pie hasta Pisco para encontrar un médico que los pudiese orientar. Fue así como conocieron al doctor Gerardo Lozada, según consignó el diario inglés The Telegraph.

Redes sociales
Redes sociales

En un primer momento el médico también pensó que se trataba de un tumor gigante, pero tras varias pruebas se dio cuenta de que había algo más.

Cuando el profesional auscultó el abdomen de Lina pudo escuchar un pequeño latido y fue entonces que descubrió que la niña 5 años estaba embarazada. Luego de varios análisis estimó que la menor tenía siete meses de gestación.

Alarmado por la noticia, Lozada decidió pedir ayuda a varios colegas en Lima e internó a la niña en un hospital de dicha ciudad, donde los médicos decidieron que por el avanzado estado del embarazo, lo mejor sería programar una cesárea.

El 14 de mayo de 1939, un mes después de su diagnóstico, Lina se convirtió en la madre más joven del planeta con cinco años y siete meses. La cirugía estuvo a cargo de Lozada y  permitió el nacimiento de un niño de 2.7 kilos y 48 cm de largo, quien recibió el nombre de Gerardo, en honor al médico.

 Academia Americana de Obstetricia y Ginecología

La investigación

Tras enterarse del embarazo de Lina, Lozada envió a un equipo de investigadores a Antacancha, quienes debían averiguar que ocurrió con la niña y, por supuesto, quién era el padre. Aunque no tuvieron suerte con la segunda tarea, sí se pudo concluir que la niña sufría de un extraño trastornó que permitió que su cuerpo madurara de forma temprana.

Según reportes de la Academia Americana de Obstetricia y Ginecología de la época, la niña comenzó la pubertad cuando apenas tenía meses de vida. De hecho, a los tres meses ya tenía vello púbico y antes de cumplir un año, había empezado a menstruar. 

A medida que pasó el tiempo, el periodo de Lina se hizo algo normal y cada vez que pasaba, su madre la enviaba a lavarse al río.

 Academia Americana de Obstetricia y Ginecología

El padre del hijo de Lina sigue siendo un misterio hasta el día de hoy, pues la pequeña jamás dijo claramente de quién se trataba. En una primera instancia, la policía arrestó al papá de la niña, acusándolo  de incesto y violación, sin embargo, al no encontrar evidencia en su contra se retiraron los cargos.

Posteriormente se habló de uno de los hermanos de Lina, un niño de nueve años con problemas mentales, pero la teoría tampoco pudo ser comprobaba.

Impacto

La noticia recorrió el mundo y en plena Segunda Guerra Mundial acaparó portadas e interrumpió informativos. Muchos comenzaron a calificar la historia como “el milagro de los Andes” y los vecinos de Antacancha creían que era una especie de Virgen María que había concebido sin pecado original y con una semilla del Dios Sol.

La precaria situación de la familia de la niña llevó a la compañía norteamericana Seltzer a ofrecerle mil dólares semanales para su mantención a cambio de contar su caso. Sin embargo, el presidente de Perú de la época, Óscar Benavides, emitió una ley para tener la custodia de ambos y les prometió una pensión vitalicia, la que nunca cumplió.

w8xfmxgvcsf1hnhwqwqp
Lina y Gerardo

El mundo científico también se mostró interesado en su caso y fueron varias las publicaciones que se dedicaron a analizar lo ocurrido. De hecho, el mismo Lozada presentó un informe a la Academia de Medicina de Lima, el cual incluyó una fotografía de la menor desnuda con su prominente abdomen – la única que existe de esa época-.

Por su parte, el prestigioso investigador peruano Emundo Escomel, llegó a la conclusión que la fecundidad precoz de Lina se debía a un desorden hormonal extraordinario de origen hipofisario (glándula pituitaria).

Su vida después

Obviamente por su corta edad, la niña no pudo hacerse cargo de su hijo, por lo cual sus padres criaron al niño como suyo. Gerardo creció creyendo que Lina era su hermana mayor e incluso peleaban por los juguetes, pero cuando el niño tenía 10 años, la familia le contó la verdad.

Durante toda su vida, Lina jamás perdió el contacto con Lozano, de hecho, el médico ayudó a pagar su educación y la de su hijo. Cuando tuvo edad suficiente, la joven incluso trabajó como secretaria en la clínica del profesional.

 Lina con su hijo Gerardo

A los 33 años contrajo matrimonio con Ricardo Jurado, un hombre local con quien tuvo otro hijo en 1972. Por un tiempo se fueron a vivir a México, sin embargo, regresaron a Perú y hoy viven en un pueblo pequeño y peligroso llamado Chicago Chico.

Sobre la vida de Gerardo no se tiene información, excepto que falleció a los 40 años por problemas a la médula ósea. 

A pesar que medios del comunicación del mundo han intentado contactarla para poder contar su historia, Lina ha rechazado cada una de las solicitudes. 

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados