Fotografía: Branson y Chang en ambos extremos de la imagen | Sifup

0 visitas |


  • Un intercambio de correos electrónicos entre Alberto Chang y Richard Branson revela que el fundador de Grupo Arcano tiene, según dice, linfoma. En los emails, el controlador de Virgin también aborda la supuesta inversión temprana en Google y lo que le dijeron sus fundadores: “fue un invento de la imaginación”.

    “Querido Richard, este es probablemente el correo electrónico más difícil que haya tenido que escribir en mi vida”. Así comienza el email que Alberto Chang Rajii, el dueño y fundador del Grupo Arcano, escribió el 4 de abril pasado a Richard Branson, su amigo y empresario conocido internacionalmente por ser el controlador de más de 200 compañías a través de Virgin Group.

    Se trata de un intercambio de correos electrónicos más amplio entre ambos empresarios, al que tuvo acceso Radio Bío Bío y en el que están copiados la madre de Chang y un socio y la pareja de Branson. Dicho intermcambio se dio 3 días después de que se conociera públicamente la investigación que estaba llevando adelante el Ministerio Público en contra de Chang y Grupo Arcano, un holding financiero que ofrecía rentabilidades de hasta 1,6% al mes, casi 20% anual, mediante un portafolio de inversiones de capital privado y de riesgo.

    Lee también: Dueño de Virgin Group aclara vínculo con Alberto Chang

    Chang, al igual como hizo Rafael Garay, otro supuesto inversionista que está siendo investigado por el Ministerio Público, dijo tener una enfermedad cancerígena. Y que aquello, junto a la indagación sobre su grupo empresarial, era parte de la “tragedia” que estaba viviendo.

    “Mi diagnóstico y tratamiento del linfoma no ha sido muy alentador, sin embargo, estoy haciendo lo mejor para recuperarme, que parece ser posible con tiempo, paciencia y muchas píldoras”, escribió Chang a Branson ese 4 de abril, en una cadena de cuatro correos que en su asunto tienen las palabras “requerimiento urgente”.

    “Como todas las tragedias nunca vienen solas -agregó Chang- en estas últimas semanas he tenido una pesadilla legal, de impuestos y mediática en Chile, que ha generado un gran peso en mi compañía y en mi gente”.

    Hasta ahora era desconocido el cáncer que Chang dijo a Branson sufrir. De hecho, el cuestionado inversionista, que hoy se encuentra en prisión preventiva en Malta a la espera de un juicio de extradición a Chile, sólo había comentado a sus cercanos que sufre de pemphigus, una enfermedad autoinmune de la piel que, según especialistas médicos consultados por este medio, podría estar asociada al supuesto linfoma.

    Como sea, Chang aprovechó la comunicación también para esbozar una petición de ayuda a Branson, relativa a la venta de parte de sus negocios.

    “Tal como sacado de un libro, hoy me encuentro con mis recursos congelados y obligado por los reguladores chilenos a extremar mis finanzas dada mi transición a Malta”, escribió Chang al dueño de Virgin Group, agregando una lista de activos que podían ser vendidos.

    Una respuesta inesperada

    Branson, un excéntrico empresario inglés que busca con su empresa Virgin Galactic ofrecer viajes a turistas para orbitar la Tierra, sólo se ha referido públicamente una vez a su relación con Chang, luego que estallara el denominado caso Arcano. Lo hizo, brevemente, el 21 de mayo pasado, al señalar que estaba triste por la situación que atravesaba su amigo y que no comentaría más hasta que los “hechos se esclarezcan”.

    Pero Branson, quien conoció a Chang en 2012 cuando éste le compró un ticket por US$ 250 mil para orbitar la Tierra, a esa fecha ya tenía algunas certezas sobre el cuestionado currículo de Chang. En el, por ejemplo, se incluyen estudios en Stanford y una supuesta inversión temprana en Google, la que ha dicho, es la base de su fortuna.

    “Querido Alberto, lamento mucho escuchar que estás teniendo un momento tan horrible. Lo que sea que pase y lo que sea que puedas haber hecho o no, no es relevante porque nuestra familia te tiene mucho cariño a ti y tu madre”, respondió Branson ese mismo 4 abril, antes de sembrar la duda sobre su currículo.

    “Larry y Sergey (fundadores y dueños de Google) me han dicho que la historia de Google fue un invento de la imaginación, y para ser franco, estoy fascinado e intrigado de conocer cómo has hecho tu dinero. Lo que sea que pase, tienes un buen libro para escribir”, respondió Branson.

    Pero luego agregó que, “para ser honesto, me dificulta discernir entre la realidad de la ficción. No estoy seguro que pueda ayudar de ninguna forma, porque necesitaría entender mucho mejor los activos de los que estás hablando y si pueden ser reclamados por otras personas”.

    Pese a ello, en el cierre del correo electrónico lamentó no serle de más ayuda y le aseguró que volvería a “tener éxito, de manera formidable, algún día”.

    El asunto de Isla Mosquito

    El 6 de abril fue un día clave en la historia del caso Arcano. Chang dejó de enviar remesas de dinero precisamente en esa fecha, con lo que comenzó el incumplimiento de pagos a sus inversionistas; la plana mayor de sus ejecutivos renunció y a las casillas de once de ellos, incluida su madre Verónica Rajii Krebs, llegó un sorprendente correo electrónico en el que Chang dice que ha decidido retirarse “de mi trabajo, mi empresa y mi vida”, pues “hoy me siento vencido y sin ganas de levantarme otra vez, yo ya estoy jubilado de esta vida, y me toca vivir otro proceso”.

    Chang ha dicho, posteriormente, que su correo fue hackeado, que él no escribió ese email. Pero varios de sus ex ejecutivos se lo atribuyen. De hecho, cuando respondió a Branson ese 6 de abril, dos días después del primer intercambio de correos, le dijo que estaba preparando una nota para sus seres queridos.

    “Querido Richard, gracias por tu correo electrónico, me llega en un momento perfecto, ya que estaba enviando una nota desde Malta a todos mis seres queridos. Tengo que decir que tu y Joan (pareja de Branson) están es esa pequeña lista”, escribió Chang. “Fue una breve pero alegre momento encontrarlos a ambos y compartir tanto en tan poco tiempo. Todo lo que he dicho lo sostengo y encontrarme con ustedes fue un gran momento en mi vida”, agregó.

    Tras agradecer su amistad, Alberto Chang precisó su solicitud de ayuda. “Parece que fallé en explicar en mi requerimiento urgente las preocupaciones personales, de salud y financieras que he sufrido gracias a un ataque constante y malvado de la prensa, y que necesitaba de un amigo para ayudarme a recuperar mi balance y pelear de vuelta en términos justos, ya que mi lado de la historia no ha sido publicado y no me ha sido otorgada una voz en los medios para una perspectiva balanceada”, escribió Chang.

    Luego, y pese a la estrechez económica que dijo estar viviendo, ofreció devolverle gratis a Branson una propiedad que le compró en Isla Mosquito. “El lote en Mosquito es una valiosa muestra de esa amistad, por favor permíteme devolvértelo gratis, ya que nunca he querido tener ninguna ganancia de tu parte y no hace ninguna diferencia ahora… lo único que tiene valor es el tiempo”.

    Entre los ex ejecutivos del Grupo Arcano circula un mito particular sobre ese terreno. Según han dicho, Chang y Branson se jugaron en una partida de ajedrez la ubicación del lote. El dueño de Grupo Arcano ganó y eligió 2,4 acres (una hectárea) que Branson, el dueño de la isla, había elegido previamente para construirle una casa a su pareja. Por ese lote, Chang pagó 5 millones de dólares y quedó debiendo otros 13 millones de dólares.

    “Querido Alberto, por supuesto que me gustaría ayudarte con la venta del lote si eso es lo que necesitas hacer”, respondió Branson, sin hacer alusión a la oferta de Chang. “Pero entenderás que debemos saber en qué posición legal y financiera te encuentras antes de estar dispuestos a entrar a ese negocio. Hay nuevos reportes y rumores de asuntos potencialmente serios que no entiendo completamente. Podrías dejar a Peter Norris (asesor de Branson) y a mi saber cómo podríamos revisar todo este asunto como un primer paso, antes de ir más allá. Voy a dejar a Peter Morris, a quien ya conoces, a cargo de esto”, agregó Branson.

    La respuesta de Branson fue la última comunicación que se conoce entre ambos. Chang, con cuentas congeladas en bancos de todo el mundo, hoy enfrenta un complejo escenario legal y una probable extradición que sigue tramitándose en Malta, país en el que trató de obtener la ciudadanía a través de cuestionables documentos.

    Descarga aquí el intercambio de correos entre Chang y Branson (PDF)

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)