Nacional


Largas filas de apoderados en colegio de Talcahuano reabren el debate por Ley de Inclusión

Sergio Osses | RBB
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Apoderados madrugaron en el exterior del Colegio Adventista de Talcahuano para obtener un cupo para sus hijos, razón por la que el alcalde chorero, Henry Campos, criticó las prioridades del Gobierno, mientras que el seremi de Educación, Sergio Camus, se escudó en el proceso.

Los apoderados pasaron la noche entre cafés y frazadas. Pero ¿por qué los padres deciden acampar, madrugar, en el exterior de un establecimiento particular subvencionado donde pagarán un copago que puede superar los 70 mil pesos, y no optar por los cupos que hoy ofrece la educación pública municipal?

Lee también: Apoderados madrugan en fila a pesar del frío para obtener cupo en colegio de Talcahuano

El alcalde de Talcahuano, Henry Campos, sentenció que es a lo que han llevado el equivocado diagnóstico y prioridades del Gobierno, con una reforma que “prácticamente invita a los apoderados a priorizar a establecimientos que no sólo han trabajado en calidad, sino que además, ahora se llevan los recursos”.

En tanto, una de las apoderadas sostuvo que “no se si será justo o no (esperar de madrugada), pero por la educación de los niños uno hace de todo”.

“Libertad”

Por su parte, el seremi de Educación, Sergio Camus, cree que esto es la libertad que tienen los apoderados para escoger donde estudian sus hijos, lo que al 2019 la Ley de Inclusión espera corregir.

Así, el seremi no habla de calidad, y culpa al sistema de cupos por orden de llegada de las filas de los problemas. Una fórmula mágica que evita a su vez la autocrítica.

Consultada la profesora de matemáticas del establecimiento, Nelly Antil, quien lleva 35 años en la Corporación y 12 en el Adventista de Talcahuano, aseveró que la estructura de ingreso no tiene que ver con la demanda, sino a la calidad de los colegios.

Y eso que el Adventista aún no decide si seguirá con recursos del Estado o pasará a particular pagado. Así y todo, este fenómeno que comenzó con algunos establecimientos santiaguinos ya es una realidad en la zona.

La pregunta del millón es ¿cuánto más deberá caer la educación pública para que las autoridades dejen de echarle la culpa al empedrado?

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados