Nacional


Gerente general de Endesa: “La única culpa es que tiene una chimenea visible”

Archivo | Valter Moro
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Endesa (hoy llamada Enel Generación Chile), controlada por la italiana Enel, enfrenta un panorama complicado en la VIII Región, ya que se le acusa que su complejo termoeléctrico Bocamina, ubicado en Coronel, generó contaminación ambiental en la zona. De hecho, el Ministerio Público formalizará a ejecutivos de la empresa eléctrica por este tema dentro de las próximas semanas.

Los trabajadores de la compañía también le endosan responsabilidad por el asbesto presente en la unidad 1 del recinto, que se mantuvo en la termoeléctrica entre 1970 y 2015.

Dicho mineral, dicen los trabajadores, provocó la muerte de dos operarios (uno propio y otro contratista) y enfermedades respiratorias y pulmonares de, al menos, otros 50. La firma, alegan, no habría tomado los resguardos necesarios para proteger la salud de los funcionarios.

Ver también: Formalizarán ejecutivos Endesa por contaminación en Bocamina: trabajadores acusan muertes

Pese a estas duras acusaciones, Valter Moro, gerente general de la compañía, se muestra tranquilo y rechaza tajantemente cualquier responsabilidad de Endesa en los hechos. Argumenta que la firma siempre ha cumplido con la ley, con los reglamentos y las exigencias de las entidades reguladoras, y que incluso la política corporativa apunta a ir más allá de lo establecido en el marco regulatorio local.

El Ministerio Público formalizará en las próximas semanas a ejecutivos de Endesa por contaminación de Bocamina. ¿El recinto ha generado impacto ambiental?

Lo que uno llama impacto ambiental se puede medir y garantizar. Con la tecnología que hemos puesto en Bocamina, que es una de las mejores del mundo, tanto en el manejo de carbón, las emisiones, los filtros, entre otros, puedo decir que es una planta que tiene los mejores estándares. Entonces, se puede afirmar con números científicos que es una planta que no tiene impacto ambiental después de las mejoras que se le han hecho. No tiene sentido relativo. Efectivamente tiene emisiones, pero muy por debajo del límite de la Ley de material particulado de dióxido de carbono.

Esta planta tiene un principio de filtración tan poderoso que sustancialmente no afecta al medio ambiente circundante. Esto se puede medir sobre todo en un contexto como Coronel, donde hay muchas industrias y muchos elementos antrópicos, de actividad humana, de calefacción con leña, entre otros.

De hecho, en Coronel hay un plan de descontaminación, ya que es considerada un área saturada, donde hay decenas de elementos antrópicos, como el tráfico de vehículos, el puerto, la calefacción doméstica, actividad de pequeños y medios industriales, etcétera. Una termoeléctrica la única culpa que tiene es su chimenea visible, bien alta. Si bien se ve esa chimenea, eso no significa que la planta de Bocamina es la que contamina el sector, porque si uno mira el análisis de cómo se contamina, hay varios otros factores donde la chimenea es la que tiene menos impacto.

¿Qué mejoras le hicieron al complejo?

Como grupo, teniendo una vasta experiencia a nivel mundial en este tipo de plantas, queremos ser impecables tanto a nivel de seguridad como medioambiental y proteger a todos los trabajadores que se desempeñan en nuestras instalaciones, tanto empleados propios como contratistas, así como proteger el medioambiente que está alrededor de nuestras instalaciones.

Cuando digo impecables me refiero a que vamos mucho más allá de la Ley. Esa es la filosofía que venimos aplicando y conociendo. Teniendo experiencia alrededor del mundo en plantas termoeléctricas, puedo garantizar que en Bocamina hemos realizado toda una serie de mejoras ambientales, y no sólo durante la construcción de Bocamina 2, que se hizo con todos los requerimientos ambientales.

En la unidad 1, durante 2014 y 2015, instalamos un desulfurizador para minimizar las emisiones, potenciamos filtros de manga que sirven para el polvo y cambiamos el sistema de combustión poniendo nuevos quemadores. Entonces, para todo el manejo de la combustión, que significan emisiones, hemos instalado lo mejor posible que existe a nivel de la tecnología mundial.

Además, estamos mejorando una parte del techado de la cancha de carbón, donde pusimos filtraciones para agua de mar, toda una seria de mejoras que puedo garantizar que sitúan la planta de Bocamina, tanto la 1 y la 2, como una de las mejores en su género no solo en Chile, sino que en América Latina y a nivel de países europeos y de otras regiones.

Pese a ello, un informe de la PDI detectó elementos contaminantes en el vertedero de cenizas de la planta…

La ceniza es un subproducto de carbón, es un material inerte, considerado no peligroso. Cuando produces la ceniza, se saca de la caldera y luego tiene dos posibilidades de ser manejada. Una es venderla y reutilizarla como un subproducto, usándola para hacer hormigón, yeso y cemento. La otra alternativa es depositar este residuo en un lugar que sea un vertedero. Nosotros tenemos un vertedero en Bocamina en el cual se depositan los subproductos de la combustión del carbón: ceniza y yeso, o una mezcla de los dos.

Cuando no se puede vender porque el mercado no lo requiere, se deposita en este vertedero. Este es un lugar que tiene su autorización ambiental (RCA de 2010) y prevé el manejo de las cenizas en determinadas circunstancias. El vertedero tiene un sistema que le permite recibir esta ceniza, la que se deposita en el lugar que lo determina este sistema y cuenta con un mecanismo de manejo de agua lluvia, con tal de evitar el contacto con la ceniza. El agua que toma contacto con la ceniza lo hace a través de un sistema interno de canaletas. En el caso de la agua lluvia hay una piscina de contingencia que acuña esta agua y se puede tratar. Esto refleja que el vertedero tiene los mejores estándares ambientales.

La ceniza que uno pone en el vertedero tiene una gestión totalmente conforme a lo que establece la RCA y la normativa chilena. Lo veo como una parte integrante de la planta, pues es necesario tener un vertedero donde depositar las cenizas que no se logra reutilizar.

¿Descarta la presencia de estos elementos contaminantes que detectó la PDI?

Estamos súper serenos porque hemos cumplido con toda la normativa. En el mismo vertedero hay análisis de aguas subterráneas que se entregaron a las autoridades, lo que forma parte de una campaña periódica. El vertedero fue analizado por las autoridades y, por lo tanto, está perfectamente acorde a la normativa.

Si se ve el contexto de dónde está el vertedero, antes de que éste se construyera en el área había una zona de explotación minera. Es decir, es una zona que tiene una línea base con ciertas características. El vertedero con todas sus características, donde se depositan las cenizas, no tiene ningún problema desde un punto de vista ambiental.

¿La empresa siempre supo de la presencia de asbesto en Bocamina 1? ¿Qué medidas tomó para resguardar a los trabajadores?

El asbesto es un material de la industria termoeléctrica y de otras industrias, que se utilizaba por su característica de ser aislante, resistente al calor, etcétera. Entonces, cuando uno construía una planta, como en este caso Bocamina 1, la presencia del asbesto estaba en el plan, en el proyecto de la misma planta. Siempre se trató el asbesto según los procedimientos que estaban vigentes. Básicamente, con una gestión correspondiente con lo que era la regla de la autoridad, que además siempre vigila sobre este tipo de cosas.

La paralización de Bocamina 1 por el retiro de asbesto va desde agosto-septiembre de 2014 hasta los primeros meses de 2015. De ahí se quitó completamente el asbesto presente en la planta, que muchas veces era asbesto compacto. Eso se hizo con todos los procedimientos. Además, déjame decir que va mucho más allá de la normativa chilena, porque se aplicó toda la normativa europea, que para el grupo Enel es un estándar. Y hablamos de un factor que es 10 veces más cauteloso que la normativa chilena.

Algunos trabajadores propios de Endesa acusan que la empresa nunca les informó sobre los peligros del asbesto y que no se tomaron los resguardos necesarios…

Cuando hay asbesto en un lugar no significa que la persona o el trabajador que está en ese momento tiene un peligro, en el sentido que el asbesto cuando está compacto no pasa absolutamente nada. Básicamente, hay que tomar todas las medidas de cautela en el momento en el cual el asbesto se quita y se vuelve friable. Ahí hay que aplicar toda la normativa vigente, toda la técnica de seguridad para que cualquier operario pueda trabajar en ese lugar con todas las medidas de seguridad necesarias.

Pero algunos de esos trabajadores propios acusan que murió un operario por mesotelioma, lo que es provocado por exposición al asbesto, y que hay más de 20 casos con problemas respiratorios y pulmonares ligados a este tema…

Estamos en un campo complejo porque ante cualquier patología médica tendría que revisarse la historia clínica de la persona para ver todos los factores de exposición que tiene en su hogar, en sus actividades personales e industriales. No se puede determinar un nexo directo, sobre todo si uno maneja y gestiona el asbesto en el lugar de trabajo con las medidas que la misma autoridad sanitaria gestiona y certifica que se están utilizando todos los procedimientos correctos. No se puede decir que hay una relación directa entre haber trabajado en la planta de Bocamina y consecuentemente que pasó lo que ellos dicen.

Pero esos trabajadores aseguran que la empresa está haciendo un seguimiento a las personas que estuvieron ahí y que se expusieron al asbesto…

Eso es parte de una política preventiva para hacer un chequeo general periódico para dar más tranquilidad a todos nuestros trabajadores. Eso no significa que hay una relación entre la exposición y el estado de salud del trabajador.

¿Por qué decidieron retirar el asbesto? ¿Fue iniciativa propia o por presión de los trabajadores?

Tomamos la decisión porque va en la dirección de la filosofía que aplicamos en todos los sectores, tanto de seguridad como medio ambiente: ir más allá de lo que prevé la Ley. Entonces, ir más allá en el tema del asbesto significa, en este caso específico, aplicar un plan de acción para liberar completamente de asbesto la central con toda la normativa, aplicando la metodología que se utiliza en países europeos. Esta considera límites 10 veces más altos que la normativa chilena.

El programa de remoción de asbesto de Bocamina I contempló el retiro de 200 toneladas de asbesto friable (en mal estado de conservación), el que fue llevado hasta un centro de acopio autorizado para este proceso. Además, se retiraron 126 toneladas de asbesto no friable (en buen estado de conservación).

Pero los trabajadores contratistas, los TUCA, acusan que ni Endesa ni las empresas contratistas les entregaron las condiciones mínimas de seguridad. ¿Es efectivo aquello?

No opino sobre las afirmaciones de los trabajadores, en el sentido que aplicamos la metodología que prevé burbujas, pues somos una empresa que tiene la característica de hacer su trabajo capacitando a sus trabajadores y entregando los dispositivos de protección. Básicamente, el trabajo se realizó bajo la supervisión de la autoridad de control y con el máximo estándar técnico, ambiental y de seguridad mucho más allá de la Ley chilena.

Descartaría que en este tipo de trabajo, sobre todo en la última etapa, aplicando la metodología mencionada, que hubieran ocurrido casos de este tipo, porque no se puede entrar en una burbuja como si fuera un lugar normal. Cualquier trabajador que entra ahí tiene que ser capacitado por su mismo empleador, utilizando las técnicas certificadas por el sistema de control de la autoridad.

Sin embargo, los sumarios que cursó la seremi de Salud de la VIII Región, en los que multó a Endesa, Akeron CAF y a la Mutual de Seguridad, parecen respaldar la versión de los trabajadores…

Básicamente, lo que fue el trabajo en campo, se hizo aplicando completamente toda la normativa correspondiente, superándola incluso.

¿Entonces por qué la seremi estableció sanciones argumentando que Endesa tuvo responsabilidades en las infracciones de Akeron, y que no mantuvo las condiciones necesarias para proteger la salud de los trabajadores?

Este tipo de trabajos se lo asignamos a empresas especializadas, que lo hacen con su propio personal y con toda la capacitación que se requiere para hacer esta labor. En este caso específico, entregamos el área de trabajo y la empresa se ocupó de realizar lo que había que realizar, haciendo el trabajo mismo con toda la seguridad.

Nosotros nunca entramos en el área de trabajo porque la entregamos y la empresa contratista se encarga de hacer su trabajo. En ese período, el trabajo fue fiscalizado continuamente por parte de las autoridades de control y no se detectó nada.

¿Cuándo se hizo el retiro de asbesto paralizaron las operaciones de Bocamina 1?

Paralizamos Bocamina 1 de forma programada y extraordinaria para instalar el desulfurizador, donde hicimos una conexión respecto al circuito del humo, y haciendo revisiones extraordinarias de turbinas y modificamos la caldera.

En esta parada extraordinaria aprovechamos el tiempo para eliminar todo el asbesto, lo que hicimos en paralelo a los otros trabajos.

¿Cuánto le costó, en términos económicos, la paralización a la empresa?

Hay dos tipos de costos. Uno, las inversiones que hicimos. Sólo en la unidad 1 son más de US$ 100 millones las inversiones, incluyendo todas las mejoras. Si añadimos la unidad 2, en los últimos dos años y medio estamos hablando sobre los US$ 200 millones.

Si miramos la parte de costos en el sentido de pérdida de la producción, cuando uno hace una parada programada dedicada esto es parte del plan de trabajo, por lo que no se considera como una pérdida de producción de energía, ya que estaba incluida dentro de la parada programada.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados