Nacional
Jueves 29 marzo de 2018 | Publicado a las 19:50
Acusan a 3 mujeres de ingresar extranjeras al país para forzarles a ejercer comercio sexual
Publicado por: Mat√≠as Vega La informaci√≥n es de: Diario El Ping√ľino
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

A m√°s de un a√Īo de quedar al descubierto un delito de facilitaci√≥n a la prostituci√≥n, la Fiscal√≠a present√≥ en el Tribunal Oral de Punta Arenas la acusaci√≥n en contra de tres imputadas, quienes enfrentar√°n juicio arriesgando diferentes penas.

De acuerdo a la acusaci√≥n presentada por la fiscal Wendoline Acu√Īa y a informaci√≥n recabada por el Diario El Ping√ľino, los hechos comenzaron a gestarse durante el mes de junio de 2016.

En dicha fecha la ciudadana colombiana habr√≠a contactado a una joven de 21 a√Īos de su misma nacionalidad y, bajo enga√Īo, la habr√≠a trasladado hasta Punta Arenas para trabajar en un almac√©n de la imputada para generar ingresos, a lo que la v√≠ctima -para poder sustentar a su hija de 4 a√Īos- acept√≥.

Tras esto, la imputada habr√≠a financiado el pasaje de la v√≠ctima y su pasaporte, viaje que comenz√≥ el 29 de junio de ese a√Īo, considerando un primer tramo v√≠a terrestre en bus de pasajeros, mientras que el tramo de Santiago a Punta Arenas lo realiz√≥ v√≠a a√©rea, llegando el 8 de julio al Aeropuerto Carlos Ib√°√Īez del Campo, lugar donde habr√≠a sido recibida por la imputada y posteriormente acogida en el domicilio de calle Boliviana 405.

En el lugar se le habr√≠a se√Īalado que deb√≠a trabajar en el comercio sexual para as√≠ pagarle la deuda de $2 millones 800 mil que gast√≥ en su pasaporte y traslado a Magallanes.

Ante esto, la víctima se habría negado y originado una discusión entre ambas, en la que la imputada habría exigido a la recién llegada que le devuelva su pasaporte, amenazándola con denunciarla a la policía como traficante de drogas.

Ante esto se habría iniciado un forcejeo donde la imputada habría zamarreado y agredido a su compatriota, además de amenazarla con marcarle la cara con un corte de cuchillo, instante en que la afectada se habría escondido en el dormitorio del inmueble.

La imputada habría continuado increpándola hasta que la afectada logró huir y solicitar ayuda para llegar posteriormente hasta el cuartel de la PDI, donde realizó la denuncia constatándose las lesiones.

Segundo hecho

El segundo hecho por el que se acusó a la ciudadana colombiana da cuenta que la imputada, entre los meses de junio y septiembre de 2016 y en el mismo domicilio, habría intentado contactar de manera telefónica a una segunda víctima.

√Čsta ser√≠a otra ciudadana colombiana en la ciudad de Turbo, Antioqu√≠a de Colombia, promoviendo y facilitando su traslado a Chile, para lo cual le habr√≠a enviado dinero, tramitado su pasaporte y financiado sus pasajes efectuando el viaje hasta Santiago por tierra y a Punta Arenas por v√≠a a√©rea.

Al llegar a Magallanes, √©sta habr√≠a comenzado a desempe√Īarse en el comercio sexual, debiendo pagar a la imputada un porcentaje del dinero diario que recib√≠a.

Tercer hecho

Del mismo modo que las víctimas anteriores, una tercera ciudadana colombiana habría sido contactada por la imputada vía telefónica en el mes de septiembre, tramitando el pasaporte y pagando los pasajes desde Turbo, Colombia con destino a Punta Arenas, al igual que las anteriores vía terrestre a Santiago y vía aérea a Punta Arenas, viaje que tenía una duración de cuatro días.

Al llegar al domicilio de la imputada, la tercera joven víctima habría sido forzada a pagar un porcentaje de lo que ganaba en el comercio sexual a la imputada.

Todo estos ilícitos -se indicó en la audiencia- se habrían cometido en cooperación con las imputadas de nacionalidad chilena, siendo una de ellas la que le arrienda el domicilio en pleno conocimiento de que la imputada, de manera clandestina, lo habría destinado al comercio sexual y del ingreso de las ciudadanas colombianas al país.

Esto √ļltimo por mantener otro clandestino en calle Mejicana, lugar donde la imputada extranjera habr√≠a trabajado en 2015 en el comercio sexual.

En relaci√≥n a la segunda imputada chilena, se indic√≥ que tambi√©n trabajar√≠a en el comercio sexual y que ha colaborado con la imputada colombiana luego de realizar dos contratos de trabajo, uno en el mes de mayo y otro en junio de ese a√Īo.

En éstos se manifestaría falsamente que la imputada extranjera trabaja en labores de casa de la chilena, siendo uno de los documentos presentado a la Gobernación de Magallanes, donde se le otorgó el permiso para trabajar como asesora del hogar.

Además, la segunda imputada chilena habría colaborado en la obtención de los pasajes y la tramitación del pasaporte.

Con estos antecedentes, para la imputada de nacionalidad colombiana se pide una pena de 5 a√Īos de presidio por el delito de promover o facilitar la entrada al pa√≠s de personas para ejercer la prostituci√≥n, adem√°s de 540 d√≠as por el delito de lesiones menos graves.

Por su parte las chilenas, en calidad de c√≥mplices del delito consumado de promover o facilitar la entrada al pa√≠s de personas para ejercer la prostituci√≥n, se pide la pena de tres a√Īos de reclusi√≥n.

En relaci√≥n a la acusaci√≥n del Ministerio P√ļblico, se adhiri√≥ la Gobernaci√≥n Provincial de Magallanes y el Instituto Nacional de Derechos Humanos de la regi√≥n de Magallanes y Ant√°rtica Chilena.

El juicio está programado para el próximo 7 de mayo a las 9 horas, juicio oral que tiene como duración una semana con 19 testigos y 2 peritos.

URL CORTA: http://rbb.cl/jrey
Tendencias Ahora