Nacional


Las extrañas coincidencias en torno a la filtración del video de Huenchumilla en Icare

Archivo | Agencia UNO
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Este miércoles 18 de octubre, Radio Villa Francia publicó un video que reveló una presunta reunión secreta organizada en 2014 por el Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas (Icare) y que contó con la participación del entonces intendente de La Araucanía, y hoy candidato a senador por la misma región, Francisco Huenchumilla (DC), y una serie de empresarios del sector forestal.

En el registro, de forma confidencial y acordada por los presentes, Huenchumilla confiesa los más íntimos detalles de su gestión política para lograr los objetivos que la ciudadanía solicita y para obtener el bien común, teniendo en cuenta el principal problema que existía cuando cumplía su exfunción: el conflicto entre el Estado y el pueblo mapuche.

El abogado, exministro, exalcalde y exdiputado, explica en el video su estrategia comunicacional como político, la cual incluye afirmar muchas cosas que no siempre son ciertas; todo con el objetivo de “crear confianza” asegura.

“No le crean nada a Huenchumilla, si me ven cojeando por la plaza no es verdad”, dijo al respecto, incluyendo otros ejemplos como cuando dijo que las forestales “se tenían que ir”.

Además, el candidato a senador revela detalles de conversaciones privadas con personas relacionadas a la CAM, donde asegura que las exigencias de comuneros mapuche en cuanto a hectáreas es mucho más de lo que en realidad necesitan. Esto, según lo que dice haber conversado con estas personas.

Incluso revela que, para solucionar el problema que generó la instalación de la Central hidroeléctrica Ralco, “les pagamos a todos (…) el Estado pagó mucha plata para llegar a arreglos”.

Todo lo anterior en acuerdo de secreto confidencial (off the record). Así se corrobora por las veces que Huenchumilla pregunta en la reunión si se está grabando lo que está diciendo. Algo que otros integrantes de la instancia también quisieron asegurar, y a lo cual incluso Bernardo Larraín, presidente Sofofa, responde: “no se está grabando”.

Sin embargo, 3 años después de la reunión realizada en El Golf 40, comuna de Las Condes en Santiago, el registro de esta sale a la luz pública sin el consentimiento de los involucrados, bajo secreto de “off the record”, algo que es ilegal en territorio nacional y que ha dejado en medio de una gran polémica al exintendente a un mes de las elecciones que podrían llevarlo al Senado.

Según la persona que denunció los hechos y que envió el video para que se publicara, hay un solo responsable.

Una decisión “del alto mando”

Felipe Valenzuela es la persona que entregó el video en bruto de la reunión y quien, además, detalla cronológicamente los hechos; cómo fue que se grabó una reunión que se suponía era confidencial.

Valenzuela fue parte de “Mediastream”, la empresa contratada en ese entonces para realizar las producciones audiovisuales de Icare.

Según este, el 29 de agosto de 2014 fue como cualquier otro día en el que trabajaba para Icare, hasta que durante la reunión se pidió que el equipo audiovisual saliera de la sala para cumplir con las peticiones de “off the record”.

Para sorpresa de Valenzuela, al salir y volver a su oficina (switch) donde por cámaras podían ver lo que todavía ocurría en la reunión, su compañero de trabajo estaba grabando todo a través de una cámara “robótica” que había quedado instalada durante la mañana por el mismo Valenzuela.

Cuando este último le preguntó a su colega por qué estaba grabando, advirtiéndole de lo que eso significaba, este respondió en voz quebradiza que un alto mando de la organización (Icare) había llegado a la oficina a pedir expresamente que se reanudara la grabación.

Al respecto, Icare realizó una declaración pública donde confirma que se acordó el “off the record” y asegura que “por impedimentos físicos en la sala, no pudo ser retirada la cámara robótica que es monitoreada por el proveedor (Mediastream) desde una mesa de control ubicada fuera del salón, realizándose desde allí la grabación no autorizada”; rechazando su difusión.

En tanto, Huenchumilla también publicó un comunicado de prensa, mediante el cual aclara sus dichos en la reunión confidencial y en cuanto a responsabilidades señaló: “Icare debe responder por haber quebrantado un off the record, por haberse comprometido a no grabar y seguir grabando. La palabra la tiene Icare, para aclarar, por ejemplo, por qué se difunde esto a un mes de las elecciones. Es Icare, y no yo, quien debe dar explicaciones”.

Lee también: Huenchumilla acusa operación política de forestales tras filtración de video

Extraña coincidencia

A pesar de que el video se registró hace 3 años, Felipe Valenzuela (exMediastream) ha decidido publicarlo justo a un mes de las Elecciones 2017 que incluye la de senadores; una en la que Huenchumilla buscará un puesto en representación de su región, La Araucanía.

En relación a esto, Felipe Valenzuela explicó que la denuncia no la hizo antes por las siguientes razones: para evitar daños a colegas que trabajaban en la misma empresa (Mediastream) que él, riesgos de conexión política por el lugar en el que participó posteriormente (Casa Voltniza) si denunciaba los hechos y, finalmente, inconvenientes personales que demoraron su entrega desde que esta última cerró en enero de 2017.

Respecto del video, BioBioChile se abstuvo de publicarlo debido a que registra una reunión confidencial bajo secreto “off the record”, siendo su difusión un delito tipificado en la ley de Chile.

Responsabilidades legales

Icare anunció que ha solicitado asesoría legal para “estudiar las implicancias legales derivadas de esta situación”, mientras que Huenchumilla todavía no se ha pronunciado al respecto.

En relación a esto, el analista de políticas públicas de Derechos Digitales Pablo Viollier, explica que la grabación de esta reunión secreta, y su posterior divulgación, podría infringir el artículo 161 del Código Penal, el cual “castigará con la pena de reclusión menor en cualquiera de sus grados y multa (…) al que, en recintos particulares o lugares que no sean de libre acceso al público, sin autorización del afectado y por cualquier medio, capte, intercepte, grabe o reproduzca conversaciones o comunicaciones de carácter privado”.

Viollier señala, además, que también podría existir una vulneración en el aspecto civil, ya que Huenchumilla podría argumentar daños y perjuicios en contra de su persona.

Por otra parte, el experto precisa que el responsable, en este tipo de situaciones, es quien graba la situación como tal. En este caso, el colega de Valenzuela que habría iniciado, o continuado, la grabación de la reunión con la cámara robótica.

Sin embargo, Valenzuela señala en su declaración pública que fue un alto mando de Icare quien ordenó la grabación de la reunión, pese a su carácter secreto acordado, lo que trasladaría la responsabilidad a los directivos de la organización, según Viollier.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados