¿encontraste un error?
avísanos

Impactante abdomen de modelo con 5 meses de embarazo desata polémica en redes sociales

0VISITAS
Sarah Stage

Publicado por

Cuando pensamos en una mujer embarazada, lo primero que se nos viene a la mente es un vientre abultado. La experiencia y la observación nos dice que el abdomen de la futura madre comienza a crecer a eso de los 3 meses de gestación hasta volverse muy notorio a los 9. Por lo mismo, cuesta creer que la modelo Sarah Stage realmente esté encinta.

La mujer de 33 años compartió una serie de imágenes de su segundo embarazo que hizo dudar a las redes sociales. En las instántaneas, Sarah aparece en bikini en una playa de Ventura (California), mostrando un tonificado vientre plano. En el pie de imagen ella afirma que su bebé ya tiene 5 meses de gestación.

“¿Cómo es posible?”, es la pregunta que se hacen muchos al observar la foto. “Te ves increíble, pero ¿por qué no te ves embarazada?, yo con 5 meses ya tenía panza”, “¡¿dónde tiene el bebé?!”, “¿Dónde están los 5 meses? aquí es cuando se difumina mi autoestima”, “Esto es terrible”, “pobre bebé, no será saludable”, fueron algunos de los comentarios que recibió. Éstas son las cuestionadas fotos.

Yesterday he patted my tummy and said "my baby" 👶🏻 Do you think 2 year olds really understand ? 🤔 #5monthspregnant

A post shared by 🍔SARAH STAGE 🍔 (@sarahstage) on

We are beyond excited for Baby #2!!! 👶🏻 #5monthspregnant

A post shared by 🍔SARAH STAGE 🍔 (@sarahstage) on

Cabe destacar que durante el primer embarazo de Sarah, hace dos años, ocurrió algo similar. En esa ocasión mostró su vientre con 8 meses de gestación, impactando por su reducido tamaño.

En ese entonces, la modelo que ha trabajado para la agencia Elite, atribuyó la situación a sus genes costarriqueños y europeos, además de su afición por el gimnasio y la vida sana.

Sin embargo, al igual que ahora, algunos incrédulos la han bombardeado de críticas, asegurando que su aspecto “no es saludable” e incluso otros han señalado que es preocupante que una mujer con un embarazo tan avanzado luzca así. También hay quienes insinúan que la chica se ha excedido con el ejercicio y la dieta, poniendo en riesgo la salud de su futuro hijo. Pero no todo fue cuestionamientos, ya que algunos la felicitaron y e incluso pidieron que la dejaran en paz.

Lo cierto es que su primer hijo nació sano y estas imágenes recientes lo pruebas.

Above all else, I want you to know that you are loved and lovable. You will learn this from my words and actions—the lessons on love are in how I treat you and how I treat myself. I want you to engage with the world from a place of worthiness. You will learn that you are worthy of love, belonging, and joy every time you see me practice self-compassion and embrace my own imperfections. We will practice courage in our family by showing up, letting ourselves be seen, and honoring vulnerability. We will share our stories of struggle and strength. There will always be room in our home for both. We will teach you compassion by practicing compassion with ourselves first; then with each other. We will set and respect boundaries; we will honor hard work, hope, and perseverance. Rest and play will be family values, as well as family practices. You will learn accountability and respect by watching me make mistakes and make amends, and by watching how I ask for what I need and talk about how I feel. I want you to know joy, so together we will practice gratitude. I want you to feel joy, so together we will learn how to be vulnerable. When uncertainty and scarcity visit, you will be able to draw from the spirit that is a part of our everyday life. Together we will cry and face fear and grief. I will want to take away your pain, but instead I will sit with you and teach you how to feel it. We will laugh and sing and dance and create. We will always have permission to be ourselves with each other. No matter what, you will always belong here. As you begin your Wholehearted journey, the greatest gift that I can give to you is to live and love with my whole heart and to dare greatly. I will not teach or love or show you anything perfectly, but I will let you see me, and I will always hold sacred the gift of seeing you. Truly, deeply, seeing you. (Photo: @sayokolynn )

A post shared by 🍔SARAH STAGE 🍔 (@sarahstage) on

Anyone can be a father , but it takes someone special to be a great dad. #HappyFathersDay 😘 #22weeks

A post shared by 🍔SARAH STAGE 🍔 (@sarahstage) on

I'll love you forever, I'll like you for always, as long as I'm living my baby you'll be👶🏻💙🤧

A post shared by 🍔SARAH STAGE 🍔 (@sarahstage) on

¿Qué es normal cuando se trata de barrigas de embarazadas?

El ginecólogo del Hospital Universitario Quirón de Madrid, José García Flores, señala en un artículo del diario español El Mundo que cada embarazo es único y hay muchos factores que influyen en el tamaño de la barriga.

“El tamaño del bebé no es lo único que influye en el crecimiento del perímetro abdominal, por lo que dos mujeres con las mismas semanas de embarazo y un feto de similares características pueden tener barrigas completamente diferentes“, dice el experto.

Uno de los factores que determina el porte de la panza es precisamente el tono muscular. “Cuando se tiene poco tono muscular en el abdomen, lógicamente cualquier cambio o aumento de peso se nota mucho más”, afirma Pluvio Coronado, ginecólogo del Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid. Con esto coincide García Flores, quien dice que por lo mismo es probable que un segundo embarazo sea más voluminoso que el primero.

Por otro lado, también influye la posición del bebé en el útero. Coronado indica que “si se encuentra con la espalda pegada a la columna de la madre y las piernas hacia adelante, el abdomen puede tener un aspecto un poco más picudo”. En cambio, si el feto está en forma vertical y más cercano a la parte posterior del útero, el abdomen puede verse menos voluminoso.

La anchura de la pelvis es otro factor a considerar. En las caderas más estrechas, los fetos se encajan menos, lo que aumenta el volumen del vientre.

La cantidad de grasa y el peso previo de la madre, junto con los kilos que se ganen en el periodo de embarazo, también inciden en el tamaño del vientre. La recomendación es no subir más de 12 kilos.

Finalmente, la cantidad de líquido amniótico y los gases también contribuyen .

“Lo importante es saber si el bebé crece o no bien, y eso se controla a través de los patrones de biometría fetal (valoración de parámetros como el tamaño de la cabeza, tronco, piernas, etc)”, más que preocuparse por el tamaño de la barriga, aclara Coronado.

URL Corta: http://rbb.cl/h5vh