Internacional
Domingo 25 marzo de 2018 | Publicado a las 12:28
Puigdemont, el sue√Īo fallido de una rep√ļblica catalana independiente
Publicado por: Claudia Mi√Īo La informaci√≥n es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El expresidente catal√°n Carles Puigdemont, detenido el domingo por la polic√≠a alemana en virtud de una orden de detenci√≥n europea emitida por Espa√Īa, encarn√≥ para sus partidarios el sue√Īo de una rep√ļblica catalana soberana.

Desconocido incluso en Catalu√Īa hace dos a√Īos, este periodista de 55 a√Īos, con una espesa mata de pelo negro al estilo Beatles, se convirti√≥ en una figura internacional al liderar el fallido intento de secesi√≥n de la regi√≥n espa√Īola.

Establecido en B√©lgica desde entonces, lejos de la justicia espa√Īola que orden√≥ encarcelar a algunos de sus compa√Īeros, aspiraba a recuperar la presidencia regional de la que fue cesado por el gobierno espa√Īol tras la declaraci√≥n de independencia del pasado 27 de octubre.

Formalmente acusado de “rebeli√≥n”, entre otros cargos, por la justicia espa√Īola, Puigdemont fue detenido poco despu√©s de cruzar la frontera alemana en coche desde de Dinamarca.

Exilio voluntario

En enero de 2016, lleg√≥ casi por casualidad a la presidencia de Catalu√Īa, cuando su compa√Īero de partido Artur Mas, un independentista sobrevenido, renunci√≥ para favorecer una alianza con los sectores m√°s radicales del separatismo.

Nacido en Amer, un pueblo a 100 kil√≥metros de Barcelona, hab√≠a sido alcalde de Gerona, una peque√Īa ciudad burguesa del noreste de Catalu√Īa, y hab√≠a presidido la asociaci√≥n de municipios independentistas de la regi√≥n.

Hijo de pasteleros criado en una de las zonas más nacionalistas de la región, Puigdemont prometió conseguir en 18 meses la independencia en la que creía desde su juventud.

Contra viento y marea, saltándose prohibiciones del Tribunal Constitucional, su gobierno organizó un referéndum de autodeterminación ilegal el 1 de octubre celebrado sin garantías y en medio de fuertes cargas policiales contra los votantes.

Su convicci√≥n pareci√≥ flaquear s√≥lo una vez, en la v√≠spera de la declaraci√≥n de independencia del 27 de octubre, cuando propuso a sus socios convocar elecciones en vez de proclamar la Rep√ļblica, evitando as√≠ un choque frontal con Madrid.

Pero a √ļltima hora se ech√≥ atr√°s, en medio de acusaciones de traici√≥n por parte de los suyos, alegando que el gobierno espa√Īol no ofrec√≠a garant√≠as de contribuir a calmar la situaci√≥n.

Un d√≠a despu√©s apoy√≥ la declaraci√≥n de independencia, antes de viajar a Bruselas, renunciando a implementar la rep√ļblica independiente y dejando la administraci√≥n en manos del gobierno espa√Īol de Mariano Rajoy, que intervino la autonom√≠a regional.

Seg√ļn sus opositores, todo fue una gran mentira que s√≥lo llev√≥ a la divisi√≥n de la sociedad catalana, la marcha de miles de empresas, la inestabilidad econ√≥mica y la p√©rdida del autogobierno por primera vez desde la dictadura de Francisco Franco (1939-1975).

“Me han sacrificado”

Aun as√≠, el independentismo volvi√≥ a revalidar la mayor√≠a en el parlamento regional tras las elecciones legislativas del 21 de diciembre, en las que sum√≥ 47,5% de los votos. La lista de Puigdemont fue la m√°s votada dentro del bloque separatista, prometiendo la restituci√≥n del “presidente leg√≠timo” de Catalu√Īa.

En una biograf√≠a de 2016, su amigo Carles Porta lo describe como un hombre “honesto y resiliente”, un independentista de toda la vida con el car√°cter de “un corredor de fondo”. Tiene “esta virtud (o defecto, seg√ļn se vea): es tozudo”.

Por semanas insistió en ser investido presidente regional, aunque su moral pareció verse finalmente minada.

“Esto se ha terminado, me han sacrificado”, le escribi√≥ a un exmiembro de su Ejecutivo en unos mensajes captados furtivamente por una televisi√≥n espa√Īola, horas despu√©s de que el Parlamento catal√°n pospusiera su investidura el 30 de enero, tras una decisi√≥n de la justicia espa√Īola.

En medio de m√ļltiples contingencias y un bloqueo pol√≠tico en Catalu√Īa, los independentistas quer√≠an reservarle un papel simb√≥lico en B√©lgica. Pero su detenci√≥n en Alemania, al regreso de un viaje a Finlandia, y la amenaza de su extradici√≥n a Espa√Īa, abre para Puigdemont un incierto futuro judicial y pol√≠tico.

URL CORTA: http://rbb.cl/jpsy
Tendencias Ahora