elecciones 2017

Sigue aquí las proyecciones de Radio Bío Bío

Internacional


Jueves 18 enero de 2018 | Publicado a las 16:41 · Actualizado a las 16:52

Un año de Donald Trump: una pesadilla para México

ARCHIVO | Agence France-Presse
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Desde que asumió la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump ha insistido en la construcción de un muro fronterizo, amenazado a inversionistas y puesto en duda el tratado de libre comercio TLCAN.

“Por primera vez hay un presidente francamente antimexicano en la Casa Blanca”, dice a DW Luis de la Calle, economista y exnegociador jefe del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte). Peor que una catástrofe natural, el presidente estadounidense ha causado estragos y sacudido los cimientos de las relaciones bilaterales.

Trump no solo usa consignas racistas y ha tomando un rumbo maniqueísta y militarista en el ámbito de la política exterior, sino que también sabotea con su proteccionismo aquello que desde la entrada en vigor del TLCAN, en 1994, fue considerado un credo inquebrantable de las relaciones bilaterales: el libre comercio. Y eso a pesar de que México y Estados Unidos no tienen otra opción que seguir cooperando, sostiene De la Calle.

“Trump ha hecho retroceder las relaciones bilaterales de manera grave”, dice Carlos Heredia. “Ha causado una grave crisis, no solo entre los gobiernos, sino entre los mexicanos, en la sociedad en su conjunto”, constata con preocupación el experto en política estadounidense del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) en la Ciudad de México.

En efecto, Donald Trump es el presidente estadounidense más impopular de todos los tiempos en México. Un 93 por ciento de la población lo rechaza categóricamente, de acuerdo con una encuesta del Centro de Investigación Pew.

Las piñatas de Trump son un éxito de venta en México. No obstante, en la medida en que las relaciones entre ambos gobiernos empeoran, se han estrechado los contactos binacionales entre parlamentarios, ciudades, empresas y gremios, agrega De la Calle.

Amenazas vs. realidad

Muchas de las amenazas del inquilino de la Casa Blanca adoptan otra dimensión en la realidad. Los 600 millones de dólares estadounidenses, que el Congreso aprobó para el muro, apenas alcanzarán para la construcción de algunas partes, y hasta ahora no se han materializado las deportaciones masivas.

“El número de visas de trabajo que se otorgaron a mexicanos en 2017 fue más alto que en cualquier año del presidente Barack Obama”, señala De la Calle.

La salida del TLCAN, anunciada una y otra vez, ha hecho sitio a una tensa renegociación. “Si Trump pudiera salirse sin costos del TLCAN, ya lo hubiera hecho”, opina el economista.

En cambio, las exportaciones del sector automotriz mexicano a Estados Unidos alcanzaron un nuevo máximo histórico en 2017 (2,3 millones de automóviles), al igual que las remesas de los mexicanos emigrados (26 mil millones de dólares estadounidenses). Además, la economía mexicana creció un 1,9 por ciento, un poco más de lo que se había calculado.

Aún así, los ataques de Donald Trump tienen consecuencias: el peso mexicano experimentó una alta fluctuación y, por primera vez en 17 años, la inflación alcanzó un máximo, con un 6,7 por ciento.

Asimismo, de cara al futuro incierto, se suspendieron nuevas inversiones. De ahí que, a mediano plazo, Heredia y De la Calle vean nubes negras en el horizonte.

En busca de la estrategia adecuada

Hasta ahora, México no ha encontrado la fórmula mágica para lidiar con el vecino del norte. Eso se debe, en parte, a que al principio el fenómeno Trump había sido difícil de descifrar. Heredia lo define como un “oligarca de discurso populista”.

Según De la Calle, el mandatario define su éxito -también a nivel de política exterior- en términos del índice Down Jones.

“En un primer momento el gobierno apostó a persuadir a Trump de la importancia económica de las relaciones bilaterales; ese camino fracasó y va a fracasar. No es cuestión de enseñarle gráficas, números. Él toma decisiones en base a impulsos personales”, dice Heredia.

Más adelante, el gobierno intentó presionarlo a través de socios comerciales y grupos de interés del sector privado, como los exportadores de trigo. Recientemente, la Cámara de Comercio y la industria automotriz pidieron a Trump que no renuncia al TLCAN. Habrá que esperar para ver si esa estrategia tiene éxito.

La sexta ronda de la renegociación del tratado de libre comercio se celebrará a finales de enero.

“México no debería obsesionarse con Trump”

El exministro de Relaciones Exteriores, Jorge Castañeda, no fue el único que propuso que la cooperación de México en cuestiones de seguridad dependiera de la sobrevivencia del TLCAN.

Sin embargo, el gobierno del país latinoamericano se opuso, argumentando que Trump suele responder con chantaje a ese tipo de estrategia: hace poco anunció que solo permitirá que los “dreamers” (personas que inmigraron a Estados Unidos de niños) se queden en Estados Unidos a cambio de la construcción de un muro fronterizo.

En lugar de obsesionarse con Trump, México debería superar sus debilidades, recomiendan Heredia y De la Calle.

En opinión del exnegociador jefe del TLCAN, que exige más reformas estructurales y una mayor diversificación del comercio exterior, la idea de apostarle a los salarios bajos ha sido errónea.

En el ámbito de la política de migración y seguridad, México debería cooperar más estrechamente con los países centroamericanos, en lugar de seguir el paradigma de la guerra contra el narcotráfico impuesto por Washington sin crítica alguna, sostiene Heredia.

Sin embargo, es poco probable que México cambie este año su estrategia de política exterior. La élite política del país está centrada completamente en las elecciones presidenciales de julio.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados