Internacional


Gobernador de Texas por paso de Harvey: "La situación es grave y va a empeorar"

Brendan Smialowski | Agence France-Presse
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Después de haber azotado la costa texana y acabar con la vida de al menos dos personas, la tormenta Harvey dejaba caer este domingo grandes cantidades de agua en el interior del estado de Texas, incluida su principal ciudad: Houston.

Los servicios de emergencia de la capital de la industria petrolera en Estados Unidos enviaron la mañana del domingo un mensaje muy claro: “Si está huyendo de una inundación, no se quede en el ático como último recurso. Si los pisos más altos de su edificio se vuelven peligrosos… suba al techo” y “llame al 911 para obtener ayuda”.

“La situación es grave y va a empeorar”, advirtió a su vez el gobernador de Texas, Greg Abbott, en la cadena Fox News, asegurando que los daños ascienden a “miles de millones de dólares”.

A su paso por Texas, Harvey deja hasta ahora al menos dos fallecidos: una persona que quedó atrapada en el incendio de su casa durante la tormenta en la región de Rockport y una mujer que se ahogó al salir de su auto en una zona inundada de Houston, según autoridades locales citadas por la prensa.

Lee también: Las imágenes que dejó el huracán Harvey en Texas

Hobby International, uno de los dos aeropuertos de Houston, anunció que todos los vuelos fueron cancelados por “la abundancia de agua en las pistas”, mientras que el George Bush International operaba en forma limitada.

“Se están produciendo súbitas inundaciones, catastróficas, con amenaza de vida”, advirtió el Servicio meteorológico nacional (NWS) en Twitter. “Es una situación extremadamente peligrosa! No viaje a menos que que se le diga”.

La región de Houston/Galveston ha recibido más de 60 cm de lluvia en las últimas 24 horas, según el NWS. Su oficina en Houston estimó que las “inundaciones catastróficas van a empeorar y podrían ser históricas”.

Porque nada ha terminado y según el último boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC), entre 38 y 63 cm de lluvia caerán en la zona de aquí al jueves.

El más potente huracán en azotar Estados Unidos desde 2005 y Texas desde 1961, fue degradado el sábado a tormenta tropical, pero como avanza muy lentamente (a 2 km/h) dejará caer mucha agua sobre una misma región por varios días. Harvey tocó tierra el viernes como un huracán de categoría 4 -en una escala de 5-, pero sus vientos se han reducido a unos 75 km/h.

“Si salen, se ponen en peligro”

Los guardacostas, que han socorrido a una treintena de personas, dijeron el domingo en la mañana haber recibido más de 300 llamadas en la región de Houston, a la que movilizaron cinco helicópteros.

Con sus calles transformadas en ríos, las autoridades de esta ciudad de 2,3 millones de habitantes pidieron a los residentes quedarse en sus casas.

“No puedo ser más claro sobre la amplitud de las inundaciones en las rutas: si salen se ponen en peligro ustedes y a nuestros rescatistas”, advirtió a los ciudadanos en un tuit el jefe de la policía de Houston, Art Acevedo.

La tormenta ha dejado a su paso por Texas carreteras sumergidas, casas sin tejado, carteles de señalización en el suelo y líneas eléctricas arrancadas.

Miles de personas han escuchado los llamados de evacuación. Según la Cruz Roja estadounidense, más de 1.800 personas se encontraban la noche del sábado en 35 refugios de Texas y Luisiana.

En Port Aransas, una de las primeras ciudades azotadas por el huracán, hay barcos que volaron y terminaron estrellándose en algún edificio.

En Victoria, un poblado al norte de Rockport, los habitantes quedaron impactados por la intensidad de la tormenta.

“Si hubiese sabido que iba a ser como fue, seguramente me hubiese ido antes”, dijo a la AFP Robby Villa, mientras otros de sus vecinos se preocupaban por las inundaciones y crecidas de los ríos cercanos.

“Necesitaremos años para recuperarnos de este desastre”, dijo a su vez el responsable de la agencia federal de situaciones de emergencia, Brock Long.

Visita de Trump

El presidente Donald Trump, que declaró la noche del viernes el estado de catástrofe natural para liberar fondos federales con los que actuar ante los daños causados por Harvey, confirmó que tiene planeado ir pronto a Texas.

“Iré a Texas tan pronto como el viaje se pueda hacer sin causar ningún trastorno. El foco debe estar en la vida y la seguridad”, tuiteó este domingo el mandatario.

Trump, que no ha querido repetir la tardía reacción del presidente George W. Bush con el huracán Katrina, que dejó 1.800 muertos en Nueva Orleans en 2005, también se congratuló por el esfuerzo que se está haciendo para atender la emergencia y dijo que “todo va bien”.

Harvey se ha convertido en su primer gran reto doméstico desde que llegó a la Casa Blanca en enero y uno de gran envergadura, pues expertos han llamado la atención sobre lo “inusual” de esta tormenta, que permanecería estacionada durante varios días en una misma región.

Además, en la costa texana se concentra casi un tercio de la refinación de petróleo de Estados Unidos y el Golfo de México representa 20% de la producción del país.

Según un reporte del sábado, 112 plataformas han sido evacuadas, que representan 24,5% de la producción diaria de crudo y 26% de la de gas.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados