Internacional
Martes 27 marzo de 2018 | Publicado a las 16:22
Candidato opositor a Maduro recorre barrios de Caracas en busca de apoyo
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“¬°Queremos pollo, arroz, pl√°tano!”, grita una mujer desde un balc√≥n en la barriada de Petare. Se lo dice a Henri Falc√≥n, el solitario opositor que busca destronar al presidente venezolano Nicol√°s Maduro, a quien llama “el candidato del hambre”.

Escoltado por un pu√Īado de simpatizantes, el militar retirado de 56 a√Īos encabeza una caravana en esta empobrecida villa del oeste de Caracas, una de las m√°s grandes de Latinoam√©rica, que por a√Īos fue basti√≥n del chavismo.

Desde viviendas humildes algunos lo saludan eufóricos; otros lo miran escépticos mientras camina por las empinadas y angostas calles del cerro la tarde del lunes.

Una vieja camioneta amarilla va al frente con parlantes en los que se escuchan canciones de H√©ctor Lavoe a todo volumen. Muchos se dejan llevar por el ritmo de la salsa, muy popular en las barriadas caraque√Īas.

Tras saludar de beso al exgobernador, Marina Esperanza exclama emocionada a la Agence France-Presse: “¬°Me gusta burda (mucho)!”, y corre para no perderlo de vista.

“Hoy no me lavo el cachete”, bromea la mujer, que recoge basura de casa en casa y recibe comida como pago ante la escasez de efectivo, una de las m√ļltiples aristas de la crisis econ√≥mica del pa√≠s petrolero.

“Pa√≠s en la nada”

Disidente del chavismo, Falcón decidió ir a contravía de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) al postularse para las elecciones anticipadas del 20 de mayo.

La MUD decidi√≥ boicotear los comicios alegando que no existen “garant√≠as electorales”, pero el exgobernador desliza que la decisi√≥n fue motivada por la “mezquindad” de quienes antepusieron sus ambiciones personales a la b√ļsqueda de un candidato de consenso.

Sin el respaldo de la alianza -que lo acusa de hacerle el “juego” a Maduro en su “aspiraci√≥n totalitaria”-, Falc√≥n busca consolidarse con apoyo de peque√Īas organizaciones.

En sus discursos suele referirse al presidente socialista como “el candidato del hambre”, poniendo de relieve la hiperinflaci√≥n -que este a√Īo podr√≠a trepar a 13.000% seg√ļn el FMI- y la escasez de alimentos y medicinas que han puesto contra la pared a los venezolanos.

“Este gobierno llev√≥ al pa√≠s a la nada”, expresa Falc√≥n mientras toma una taza de caf√© en una de las casas donde lo reciben.

El opositor finca su optimismo en encuestas que reflejan un 75% de rechazo a Maduro y un deseo mayoritario por sufragar.

Pero el presidente les resta importancia. “Siga ganando las encuestas, se√Īor Henri Falc√≥n, que yo le gano en las elecciones voto a voto (…), p√≥ngase las pilas”, le dijo el lunes.

El dilema de votar

Durante el recorrido, Falc√≥n toc√≥ a la puerta de Heidy Mart√≠nez, que ha vivido sus 38 a√Īos en Petare. “Esperemos que de verdad haga algo, todos llegan al poder y se olvidan de las necesidades”, sostuvo.

Ana Orta, de 74 a√Īos, tambi√©n se asom√≥ curiosa. “No sab√≠amos que ven√≠a. Que Dios lo bendiga. En toda mi vida nunca hab√≠a vivido una situaci√≥n tan mala, sin comida, con tanta inseguridad”, expres√≥.

El gobierno puso en marcha en 2016 un programa de venta de alimentos subsidiados en sectores populares como Petare que -asegura- beneficia a seis millones de familias, pero abundan las quejas de que la comida no llega periódicamente.

Para Mario Valdez, militante de un peque√Īo partido de centroizquierda que respalda a Falc√≥n, la abstenci√≥n es el principal enemigo. “¬°Salgan a votar. Abstenerse no es la soluci√≥n!”, exhorta a los vecinos.

Junto con Maduro y el exgobernador corren por la presidencia el pastor evangélico Javier Bertucci y otros dos disidentes del oficialismo.

Esperanzada en un “cambio”, Tania Mej√≠a, exempleada p√ļblica, saldr√° a votar. “Ya la gente no soporta lo que estamos viviendo”.

Al contrario, su vecina Fanny Morena, de 56 a√Īos, es reacia. “Estoy cansada de que nos tengan como ganado, pasando trabajo, sin transporte, sin comida. No creo en ninguno”, se quej√≥.

URL CORTA: http://rbb.cl/jqjn
Tendencias Ahora