Internacional
Pernil de Navidad desata ola de protestas en Venezuela: denuncian incumplimiento de Maduro
Publicado por: Cristóbal Vaccaro La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Ni lleg√≥ en Navidad, ni va a llegar en A√Īo Nuevo”, se quejaba Miriam durante una protesta en Caracas por la falta del tradicional pernil de cerdo en las cenas de diciembre de los venezolanos, asfixiados por la escasez y la espiral hiperinflacionaria.

Peque√Īas pero m√ļltiples manifestaciones se han registrado en la √ļltima semana en zonas populares de Caracas y otras ciudades, una chispa encendida porque muchas comunidades no recibieron los perniles que el Gobierno prometi√≥ a trav√©s de un programa de venta de alimentos a precios subsidiados.

“Tenemos cuatro meses sin recibir las cajas de los CLAP (alimentos distribuidos por los Comit√©s Locales de Abastecimiento y Producci√≥n) y lo del pernil es un enga√Īo”, declar√≥ a la AFP Miriam Brito, de 40 a√Īos y madre de una ni√Īa de 7.

Un centenar de vecinos bloqueaba con cuerdas, viejos neum√°ticos y escombros una avenida en una barriada del centro de la capital. “Queremos la caja y el pernil”, se le√≠a en un cartel de cart√≥n que llevaba otra manifestante.

Junto a la hallaca, un pastel de ma√≠z relleno con carne de res, pollo, aceitunas y uvas pasas, el pernil es el plato estrella de las comidas navide√Īas en Venezuela.

El ingreso mínimo de los venezolanos (salario más bono de alimentación) suma unos 450.000 bolívares (US$135 a la tasa oficial y US$4,5 a la del mercado negro), lo que cuesta en la calle kilo y medio de carne de puerco.

Ello la hace inalcanzable para personas como Miriam, cajera en una pizzería cuyo sueldo apenas supera el piso legal.

Sin embargo, los CLAP comercializan el kilo a precios 30 veces menores.

“Nadie cree esos cuentos”

Si bien la ausencia del pernil ha sido el principal detonante de las √ļltimas protestas en el pa√≠s con las mayores reservas petroleras del mundo, las manifestaciones encuentran otros motivos en fallas en servicios b√°sicos como agua y luz.

Así se propagan de polo a polo, desde la insular Porlamar en el norte hasta Ciudad Bolívar en el sur y desde Maracaibo, Barinas y Guanare en el oeste hasta Barcelona en el este, entre otras localidades.

El presidente Nicolás Maduro admitió problemas con la distribución de los perniles prometidos, pero las atribuyó a un sabotaje internacional a importaciones hechas desde Portugal.

¬ŅQu√© pas√≥ con el pernil? Nos sabotearon. Puedo decirlo de un pa√≠s: Portugal (…). Compramos todo el pernil que hab√≠a en Venezuela, todo, y ten√≠amos que importar (…), pero nos persiguieron las cuentas bancarias y dos barcos gigantes que ven√≠an”, dijo Maduro el mi√©rcoles en cadena de radio y televisi√≥n.

Jes√ļs Castellanos vive en el mismo barrio que Miriam y protestaba este jueves. “Prometi√≥ por televisi√≥n que iban a venir los perniles y ahora est√° echando el cuento de Portugal (…). La gente ya no le cree esos cuentos, ¬°el pueblo no vive de puras mentiras!”, dijo este zapatero de 64 a√Īos.

All√≠, relataron manifestantes, llegaron perniles insuficientes para satisfacer a las 300 familias de la comunidad, y fueron entregados en una rifa. “Es una burla”, se lament√≥ Miriam.

El dirigente oficialista Freddy Bernal, encargado de dirigir los CLAP, dijo este jueves que 15 toneladas adicionales estarían bloqueadas en la frontera con Colombia.

Poder de fuego

Estados Unidos impuso sanciones financieras contra Venezuela, prohibiendo a sus ciudadanos y empresas negociar nueva deuda del Gobierno y su estatal petrolera PDVSA, fuente de 96% de las divisas que entran al país. Maduro y sus aliados denuncian que ello obstaculiza las importaciones.

El gobernante socialista, que en 2018 aspirará a la reelección, enfrentó entre abril y julio pasado multitudinarias manifestaciones opositoras que exigían su salida del poder y que dejaron unos 125 muertos.

Ante la eventualidad de que vuelvan las protestas masivas, Maduro pidi√≥ este jueves a la Fuerza Armada estar preparada “con todo su poder de fuego” para impedir el “resurgir” de lo que calific√≥ como “grupos violentos”.

Efectivos de la Policía Nacional, con equipos antimotines, disolvían mientras tanto la protesta en la que participaba Miriam, aunque la acción no pasó de algunos empujones.

Retrocediendo ante los agentes con sus escudos, los manifestantes prometían a gritos volver a las calles.

URL CORTA: http://rbb.cl/ix6d
Tendencias Ahora