Hombre


La nefasta consecuencia de hacer muchas flexiones y planchas (y cómo evitarla)

U.S. Army Europe (CC) Flickr
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

¿Alguna vez te ha pasado que no puedes seguir haciendo flexiones de brazos debido a un intenso dolor en las articulaciones de tu muñeca?

Si la respuesta es positiva, debes saber que es más normal de lo que crees, debido a que ciertos movimientos de fuerza pueden llegar a ejercer una elevada presión por sobre tus antebrazos, generando daños.

“El dolor y malestar durante los ejercicios se puede deber al posicionamiento incorrecto de la muñeca, a la sobrecarga en estructuras débiles o al uso excesivo”, explicó Paul Mostoff, jefe del área fisioterapia del All Sports Physical Therapy en Nueva Yoerk, al sitio especializado en temas fitness Health.

El experto explicó que los tendones de la muñeca se pueden calentar, resentir, inflamar o hinchar con el paso del tiempo, y precisó que continuar entrenando, a pesar del dolor, puede convertir una condición como la tendinitis en algo más serio y crónico.

En tanto, indicó que realizar rutinas basadas en movimientos tan básicos como las flexiones, “durante largas sesiones y varias veces a la semana, terminará generando una incomodidad e irritación en la muñeca, especialmente si éstas no están acostumbradas a ese tipo de ejercicios”.

De acuerdo al especialista, otros movimientos que pueden llevar a provocar dolores en las muñecas y antebrazos son las planchas en banca y flexiones de bíceps. Sin embargo, también es posible que el dolor en las muñecas esté relacionado con algún problema de fuerza o movilidad ubicado en otra zona, como en los hombros.

MartialArtsNomad.com (CC) Flickr
MartialArtsNomad.com (CC) Flickr

“Las muñecas y antebrazos podrían verse mayormente exigidos durante un entrenamiento debido a que la articulación del hombro carece de movilidad, por lo que los músculos del antebrazo compensan”, sostuvo Mostoff.

¿Cómo puedo evitar el dolor en las muñecas?

Afortunadamente, existen algunos aspectos que puedes considerar para evitar que tus muñecas se sigan dañando al realizar tu entrenamiento.

Lo primero, y más obvio, es detener el ejercicio que causa el malestar. Además, puedes aplicar hielo en el área de manera diaria, complementándolo con masajes en los músculos del antebrazo para reducir la tensión. Una vez que vuelvas al entrenamiento, puedes proteger tus muñecas usando vendajes especiales.

Pero junto con aliviar los malestares, lo ideal es fortalecer esta zona con sencillos pero efectivos ejercicios. A continuación te dejamos con tres ejemplos aportados por el sitio español especialista en temas de salud y deportes Sport Life.

1- Girar un martillo

En este primer caso lo que tienes que hacer es girar un martillo con control, sujetándolo por el extremo. Procura mover sólo la articulación de la muñeca.

Sportlife.es
Sportlife.es

2- Flexiona dedos, muñeca y codo

En este segundo ejemplo, Sport Life aconseja estirar los extensores flexionando los dedos, muñeca y codo, agrupando la mano sobre el hombro.

Sportlife.es
Sportlife.es

3- Ejercicios en apoyo sobre un soporte con agarre

Por último, puedes hacer ejercicios en apoyo sobre un soporte con agarre. Esto evitará la extensión de la muñeca con carga y compresión de los nervios del carpo (parte del esqueleto de la extremidad superior ubicada en la muñeca).

Sportlife.es
Sportlife.es
Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados