Hombre


4 aspectos de la dieta en los que debes fijarte para disminuir la grasa en el pecho

Salud.com.ar
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Una de las partes del cuerpo que la mayoría de los hombres sueña con lucir de la mejor manera, es el pecho. No obstante, trabajar esta zona puede resultar una tarea más complicada de lo que pensamos.

Y es que no sólo bastará con llevar a cabo intensas rutinas de ejercicios, sino que además es importante seguir la dieta correcta.

¿Aún no ves los resultados esperados? No te alarmes, ya que los siguientes tips de alimentación te ayudarán a quemar la indeseable grasa ubicada en esta zona.

1- Incluye proteínas en tu dieta

Lo primero que debes tener en cuenta es que las proteínas bajas en grasas te ayudarán a fortalecer y nutrir tu masa muscular, por lo que lo ideal es incorporar alimentos que la contengan en tu dieta.

La cantidad diaria recomendada de proteína se sitúa en torno a los 46 g para las mujeres y 56 g para los hombres. Dentro de las mayores fuentes de proteína encontramos:

-Atún en agua: El 94 % de calorías es proteína. Una taza de atún (154 g) tiene 30 g de proteína y 179 calorías. Además es bajo en grasas y calorías, y muy rico en ácidos grasos omega 3.

-Camarones: El 90 % de calorías es proteína. 85 g de camarones tiene 19 g de proteína y 84 calorías. Es bajo en calorías y muy rico en ácidos grasos omega 3.

-Pechuga de pollo: El 80 % de calorías es proteína. 1 pechuga asada sin cuero tiene 53 g de proteína y 284 calorías. Al comer pechuga de pollo sin cuero, la mayoría de las calorías se obtienen en forma de proteínas.

-Pechuga de pavo: El 70 % de calorías es proteína. 85 g de pechuga de pavo tiene 24 g de proteína y 146 calorías. Además tiene un bajo contenido de grasas y calorías.

2-Cuidado con las calorías

Otro aspecto importante que debes considerar es el relacionado con el consumo de calorías.

Si bien no es necesario que leas la etiqueta de cada cosa que comes, es una buena idea mantener un equilibrio en la dieta diaria: si te alimentaste de manera abundante durante el día, procura tener una cena liviana.

Muchos sostienen que la comida chatarra es la principal fuente de calorías. Si bien esto puede ser cierto, el periódico español El País publicó un artículo en 2015 en el que indica algunas comidas que tienen más calorías que una hamburguesa con queso y aros de cebolla.

Palomitas rociadas con mantequillas: 1610 calorías.
Ensalada César: 1000 calorías.
Batido de vainilla: 1000 calorías.
Sándwich de pavo con aderezos: 1300 calorías.
Quesos 100 gr de Emmental, equivalen a 400 calorías.
Dos copas de whisky: 588 calorías.

3- Aléjate de las frituras

Los alimentos fritos contienen elevados índices de sodio, lo que puede aumentar el riesgo de sufrir hipertensión arterial. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, esta es la causa de muerte de unas 9 millones de personas alrededor de todo el mundo.

Las frituras tienen una alta densidad de energía proveniente de grasas principalmente saturada, hidratos de carbono refinados, con alta cantidad de sodio, deficientes en fibra y proteína, y carentes de vitaminas y minerales, según el sitio especializado Fitness.

Ten en cuenta que al consumirlas en exceso puedes experimentar un aumento de peso y elevación de colesterol y triglicéridos en sangre, con el riesgo de padecer enfermedades del corazón (trombosis, ateroesclerosis, infartos, etc.).

En tanto, las frituras son ricas en sodio (sal), cuyo consumo excesivo puede provocar edemas (retención de líquidos e inflamaciones). Intenta reemplazar las frituras por alimentos más saludables como arroz integral o pescado a la plancha.

4- Ojo con los carbohidratos

Si bien durante el último tiempo se han popularizado varias dietas bajas en carbohidratos, lo cierto es que éstos actúan como la gasolina con la que funciona todo nuestro cuerpo.

Lo anterior hace que limitar el suministro de carbohidratos -o anularlo- lleva al cuerpo a funcionar con otros mecanismos menos fisiológicos para poder sobrevivir.

De hecho, según un artículo publicado por la revista Cosmopolitan, excluirlos puede hacerte comer más. La doctora Keri Gans, autora de “The Small Change Diet”, afirma que “si eliminas algo por completo de tu dieta, será muy probable que después lo compenses comiendo demasiado”.

Gans agrega que “las buenas fuentes de carbohidratos como los granos enteros, frutas y vegetales, contienen mucha fibra -ésta ayuda a mantener a tus intestinos en movimiento”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados