TV y Espectáculo


El desconocido pasado de la ’Bruja del 71’: de guerrillera a comediante

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

A pesar que por años interpretó a una mujer poco agraciada, mañosa, enojona y que le valió una gran fama mundial, Angelines Fernández, la actriz tras la Bruja del 71, era una persona realmente hermosa y mucho más valiente de lo que cualquiera hubiese podido pensar.

Pero no sólo su belleza llamaba la atención, sino que también su peculiar pasado que comenzó en las calles de Madrid en España, donde nació en 1922. Allí vivió con sus padres hasta que en 1937, cuando apenas tenía 15 años, Francisco Franco llegó al poder en su país.

La lucha interna en España marcó un antes y un después para la adolescente quien decidió unirse a las fuerzas opositoras al régimen franquista. De esta forma, y por casi 10 años, Angelines se hizo parte de las guerrillas que combatían al dictador hasta que fue descubierta por los militares y tuvo que desaparecer de su patria.

“Al trabajar en las guerrillas de España, mi mamá fue catalogada como antifranquista, entonces ella necesitaba salir de su paí­s natal, considerando que su vida era difí­cil”, contó Paloma Fernández, hija de Angelines, en una entrevista con la revista TV Notas en 1999.

Angelines Fernández
Angelines Fernández

Gracias a la ayuda de un amigo, “la Bruja” decidió partir a México donde encontró su segundo hogar. “Llegó a México en 1947, pero nunca fue refugiada. Después vivió en la Habana, arregló sus papeles y regresó para trabajar en las pelí­culas de Mario Moreno Cantinflas y Arturo de Córdova”, agregó Paloma.

Pero sus primeros años en el país no fueron fáciles, ya que no lograba encontrar trabajo hasta que su compatriota Ángel Garasa le tendió una mano y la invitó a trabajar como actriz radiofónica de una importante emisora del país azteca.

Poco a poco comenzó a crear contactos que la llevaron a trabajar en la Época de Oro del Cine Mexicano, compartiendo con grandes estrellas de la talla de Pedro Infante o Cantinflas, tal como mencionó su hija.

Fernández nunca perdió su encanto y siempre se hizo respetar, mostrándose como una mujer fuerte y segura de sí misma, lo que le permitió hacerse de un lugar dentro del espectáculo mexicano como una importante actriz dramática. “Era de carácter fuerte. Para ella no habí­a medias tintas; era blanco o negro; no podí­a ser gris. Era una mujer que tenia altos valores y a veces la gente no se los tomaba muy bien; entonces decí­an que tenia un genio de la fregada”, reveló su hija.

Ramón Valdés y Angelines
Ramón Valdés y Angelines

Cuatro años después de debutar en el cine fue llamada para trabajar en la televisión y ser parte de la versión original de la teleserie Teresa (1959). A partir de ese momento, nunca más se alejó de la pantalla chica.

Luego de esto, su carrera tuvo un cambio radical cuando Ramón Valdés convenció a Roberto Gómez Bolaño de invitarla a participar en un nuevo programa infantil que estaba preparando: El Chavo del 8.

“Recuerdo que en una ocasión, mi madre se encontró a Ramón Valdés. Ella le dijo que le preguntara a Chespirito si no tenia algo para ella, y Ramón le empezó a hablar muy bien de ella. Luego se crearon los personajes de la vecindad y Chespirito le fue dando forma a ‘La Bruja del 71’ ya que al personaje de don Ramón le faltaba la contraparte; pues doña Florinda se lo cacheteaba, y le caí­a mal. Pero doña Cleotilde lo amaba y le hacia sus pasteles”, agregó Paloma.

Valdés y Fernández se conocieron mientras ambos trabajaban en la época dorada del cine mexicano, allí entablaron una sincera amistad que continuó en los sets de El Chavo.

De la mano de Don Ramón nació la Bruja del 71, un personaje del que jamás se cansó y al que respetó hasta su último día. “Los niños en la vida real siempre la imaginaron como una bruja de verdad, y cuando salí­amos al supermercado o a pasear al perrito, los chiquitines gritaban: ‘Ahí­ viene la Bruja’; y mi madre se empezaba a mortificar. Me comentaba que se sentí­a triste porque nadie se le querí­a acercar; ¡Le tení­an miedo!. Me daba risa cuando en la vida real se enojaba con los niños igual que con el Chavo” y “la Chilindrina”. Después se acostumbró y no le molestaba que le dijeran “Bruja”.

El Chavo del 8
El Chavo del 8

Angelines mantuvo su personaje durante 23 años, periodo en el que fue parte de otras producciones de Chespirito. “Ella siempre le tuvo muchí­simo respeto a don Roberto Gómez Bolaños, a quien nunca defraudó e incluso se poní­a tensa para no quedarle mal a él. Y así­ era feliz. Al principio le costaba hacer reí­r a los demás, porque era actriz dramática que nada tenia que ver con la comedia, pero lo superó”, dijo.

En 1991, cuando su salud comenzó a jugarle malas pasadas, decidió no sólo dejar el programa sino que también dejar la actuación por un tiempo. Más tarde, un cáncer al pulmón impidió sus planes de volver y al poco tiempo le arrebató la vida el 25 de marzo de 1994 a los 71 años.

“Ella fumaba como chacuaco y sufrí­a de hipertensión arterial. No se cuidaba y anteponí­a el trabajo a la salud. Cuando murió, la gente nos apoyó. Me refiero a Edgar Vivar, Horacio Gómez, Maria Antonieta de las Nieves, Alicia Montoya y Alicia Guzmán”.

La actriz hoy es recordada con cariño y no sólo en México, sino que en todos los países en los que El Chavo del 8 fue emitido. “Una vez nos pasó algo muy curioso. Mi madre está enterrada en Mausoleos del Ángel, y llegando al lugar nos encontramos que le estaban poniendo flores. Me dijeron que la querí­an mucho. De repente hay personas que van y le ponen arreglos, y lo siento muy bonito”, reconoció Paloma, quien agradece a diario el recuerdo cariñoso de miles de fanáticos de su madre.

Angelines Fernández
Angelines Fernández
Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados