TV y Espectáculo


La trágica historia de amor real que inspiró la escena de los abuelitos en Titanic

Titanic
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

En 1997, Titanic consiguió un lugar dentro de la historia del cine y la cultura popular. El romance ficticio de Rose y Jack sobrecogió a millones de personas y lanzó al estrellato a Leonardo DiCaprio y Kate Winslet, hoy dos pesos pesados de Hollywood.

Sin embargo, hubo una escena aún más triste que la misma historia de los trágicos amantes. Se trata del recordado momento en que una pareja de abuelitos muere abrazados en su cama mientras el agua comienza a inundar su habitación en el barco.

Lo que pocos saben es que esa historia está basada en un hecho real y su protagonista es Isidor Straus, un exitoso empresario judío dueño de la famosa tienda departamental norteamericana Macy.

Titanic
Titanic

Aunque inicialmente el hombre de 67 años y su esposa Ida viajarían en la embarcación Olimpia, cuando ésta se retrasó decidieron optar por el Titanic y tener una segunda Luna de miel en este nuevo, popular y lujoso barco del que se decía que “ni Dios mismo era capaz de hundir”.

Según consigna el diario New York Post, el matrimonio abordó en Southampton el 10 de abril de 1912, y como era costumbre en la época llegaron junto a su mayordomo y una dama de compañía. Isidor, Ida y sus empleados ocuparon los camarotes C-55, C-56 y C-57.

Ida estaba maravillada con el barco y se lo hizo saber a un amigo en una carta. “Que bien bautizado. Nuestros aposentos están decorados con el mejor gusto y son en realidad salones y habitaciones, no camarotes”, escribió durante el viaje.

Ida e Isidor Straus | Wikipedia
Ida e Isidor Straus | Wikipedia

Tras el accidente, la empleada de Ida, Ellen Bird, contó lo feliz y enamorada que se veía su jefa durante el viaje. Según ella, la pareja pocas veces se separaba y tras la cena, daban largos viajes por la cubierta del barco bajo las estrellas.

“Tengo sus cartas. Ellos pasaron sólo 10 días separados en su matrimonio, pero se escribían todo el tiempo”, señaló su tararanieto Brett Gladstone al diario norteamericano.

Retrato del matrimonio de Ida e Isidor | Wikipedia
Retrato del matrimonio de Ida e Isidor | Wikipedia

Un renacer

Isidor nació en Alemania y fue hijo un de terrateniente elegido por Napoléon Bonaparte como asesor en la emancipación de los judíos que ocupaban Baviera.

La familia quedó en la ruina producto de la Revolución de los estados alemanes de 1848, por lo que viajaron a Estados Unidos en busca de una nueva vida. Allí abrieron un almacén de abarrotes, algodón y telas, donde Isidor trabajó toda su infancia y parte de su juventud.

Años más tarde conoció a Ida Blun, una joven inmigrante alemana que se convertiría en el amor de su vida. En 1871 se casaron y posteriormente tuvieron siete hijos, aunque uno de ellos murió siendo pequeño.

Isidor comenzó a formar su propia fortuna y lentamente pudo cambiar su estilo de vida. Con el tiempo se nacionalizó estadounidense e ingresó a la política siendo electo congresista y asesor del presidente Grover Cleveland.

Tras terminar su periodo, se asoció con su hermano para comprar los derechos de la Tienda Macy en Nueva York, la que transformaron en un exitoso negocio que sigue vigente hasta el día de hoy.

Ida e Isidor junto a sus hijos  y nietos | Tumblr
Ida e Isidor junto a sus hijos y nietos | Tumblr

Un amor incondicional

El 14 de abril de 1912, el día que el Titanic chocó contra un iceberg, Isidor e Ida se reunieron con algunos conocidos para el té y luego tuvieron una abundante cena. Tras ello caminaron por la cubierta antes de irse al dormir.

Ida fue la primera en sentir el choque y temiendo por algún peligro, despertó a su esposo y ambos se prepararon para ver qué es lo que estaba ocurriendo. El matrimonio fue acompañado en todo momento por sus empleados.

Cuando las cosas comenzaron a salirse de control y el pánico se apoderó de las más de 2.000 personas que habían en el barco, los cuatro fueron asignados, por sus avanzadas edades, a uno de los pocos botes salvavidas que habían disponibles. Isidor, sin embargo, se negó a subir mientras hubiesen niños y mujeres a bordo.

Asimismo, insistió en que Ida se fuera junto a Ellen (su empleada), pero la mujer siguió los pasos de su marido y decidió quedarse en el transatlántico. “Vivimos juntos por muchos años… donde vayas, yo iré“, señaló ella ante la sorpresa de su esposo y de quienes estaban en el bote -los que luego contaron su historia-.

“Por favor, por favor, querida, sube al bote”, le rogaba Straus, pero ella se negó. “Isidor, mi lugar está junto a ti. Yo he vivido contigo. Te amo y, si es necesario, moriré a tu lado”, continuó.

Este diálogo fue retratado en la cinta de 1997, pero la escena fue eliminada del corte final de la película.

Escena eliminada | Titanic
Escena eliminada | Titanic

Según relató Bird a los diarios de la época, antes que el bote partiera, Ida se sacó su abrigo de piel y se lo dio. “Lo necesitarás más que yo“, le dijo. Con el tiempo, Ellen devolvió la prenda a la familia Straus.

Sobrevivientes del naufragio aseguraron que la última vez que los vieron estaban del brazo mirando cómo lo botes se iban, y luego caminaron a su camarote. Se cree que el matrimonio falleció en su habitación, lo que habría inspirado la conmovedora escena de la película.

Su memoria sigue vigente gracias a un parque, una escuela y un edificio en Harvard que llevan sus nombres.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados