temas del día

Economía


Lo que no nos dijo el Gobierno y que permitió una nueva alza en los combustibles

Aumenta el precio de la bencina de 97 Octanos | Pablo Rojas | Agencia UNO
Publicado por
Envíanos tu corrección

“Los consumidores pueden estar tranquilos que vamos a tener un mecanismo que semanalmente, si los precios subieran, no van a subir más allá de $5″, prometió el entonces ministro de Hacienda Alberto Arenas, el 11 de junio de 2014.

No obstante, poco más de dos años después, las filas en las bencineras marcaron un nuevo anuncio de alza en la gasolina de 97 octanos, nada menos que en $20.

Según se indicó desde el Gobierno, en este caso no actuó el Mecanismo de Estabilización de Precios de Combustibles (Mepco), debido a que el alza se produjo por un “fenómeno estacional que ocurre en esta época del año y está relacionado con el ajuste por calidad que debe efectuar ENAP para cumplir normas ambientales”.

Lee también: ¿Por qué se disparó el precio de la bencina de 97 octanos?

Se trata de una medida hasta ahora totalmente desconocida, y que en la práctica significa que en cada paso de invierno a primavera, los costos se elevan como resultado del proceso que ejecuta Enap de aumentar la presión a la que se conservan los combustibles, para evitar su evaporación.

Dichos costos, sin embargo, no son absorbidos por la estatal, sino que finalmente lo terminan pagando los automovilistas.

Además, el impuesto específico a los combustibles…

Recordemos que el precio de los carburantes sería aún menor, si no existiera el vilipendiado impuesto específico a los combustibles que fue ideado para ayudar a la reconstrucción de las principales vías del país, luego del terremoto que afectó a nuestro país en 1985, durante la dictadura militar.

Este gravamen está constituido por un componente fijo de 6 UTM por metro cúbico para la bencina y de 1,5 UTM por m3 para el petróleo diésel. En términos más simples, son cerca de $200 por litro que van a parar a las arcas fiscales, dinero que es aportado por un 20% de los chilenos que usan vehículos, y que no pagan empresas navieras, aéreas o mineras, pues gozan de franquicias tributarias.

Por lo mismo, este impuesto no goza de una alta popularidad, sobre todo tomando en cuenta que son dineros recaudados para reparar vías, pese a que las principales carreteras del país son concesionadas, es decir, están en manos de privados que cobran peajes que van desde los $500 hasta los $5 mil para los vehículos livianos en horario punta.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados