¿encontraste un error?
avísanos

Hija de Ali y sus últimos minutos: “Sus órganos pararon pero su corazón siguió latiendo”

Peter Kramer / Getty Images North America / AFP
Publicado por

Muhammad Ali fue un luchador hasta el final. Hasta el último día e incluso hasta el último minuto en que todos sus órganos dejaron de funcionar. Así lo ratifica su hija Hana, quien detalló los momentos finales de su padre, subrayando que la leyenda del boxeo dio la pelea hasta segundos antes de su deceso.

Tanta fuerza para doblarle la mano al destino tenía el ex púgil, que según relata la mujer; su corazón, a pesar de todo, no dejaba de latir, manteniéndose con ritmo durante 30 minutos después de que los demás órganos ya se habían detenido.

Nadie nunca ha visto algo así. Un verdadero testimonio de su fuerza, espíritu y voluntad“, complementa Hana en un mensaje que compartió con sus seguidores en su cuenta de Twitter.

Nuestros corazones duelen. Pero también somos felices de que nuestro padre sea ahora libre“, comienza el texto de una de las ocho hijas de Ali, nacidas de la relación con la actriz Veronica Porsche, según destaca Clarín.

Hana además reveló que la familia de Ali en todo momento trató de mantenerse fuerte, y ella, ante la inminente partida de su padre le susurró al oído un mensaje para entregarle tranquilad al deportista.

Puedes irte, estaremos bien, te queremos, gracias, puedes volver ahora con Dios“, fueron las palabras que detalla su hija.

En el año 2000, la mujer publicó el libro; Más que un héroe: las lecciones de vida de Mohamed Ali a través de los ojos de su hija y posteriormente, en 2013, colaboró con el ejemplar; El alma de una mariposa: reflexiones sobre el viaje de una vida, relatos en los que intentó transmitir parte de la vida del campeón.

“Nuestros corazones duelen. Pero también somos felices de que nuestro padre sea ahora libre. Intentamos mantenernos fuertes y le susurré al oído: Puedes irte, estaremos bien, te queremos, gracias, puedes volver ahora con Dios. Todos quienes estábamos ahí lo abrazamos y besamos, diciendo una oración. Todos sus órganos se detuvieron, pero su corazón se mantuvo latiendo por 30 minutos. Nadie nunca ha visto algo así. Un verdadero testimonio de su fuerza, espíritu y voluntad. Gracias a todos por su amor y apoyo”.

URL Corta: http://rbb.cl/e9sl

Comentarios

ADLP