Tecnología


David Reitze, director ejecutivo de LIGO, ofrecerá una charla en la U. de Concepción

Saul Loeb | Agence France-Presse
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

“Ondas gravitacionales: El nacimiento de una revolución Astronómica” es el nombre de la charla pública que expondrá David Reitze, director ejecutivo del Observatorio de Ondas Gravitatorias por Interferometría Láser (LIGO), -en sus siglas en inglés-, que será abierta a todo público el próximo jueves 16 de noviembre a partir de las 16:30 hrs. en el auditorio Salvador Gálvez, en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción (UdeC).

Durante la mañana del mismo día tendrá un encuentro con profesores y alumnos de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de esta misma casa de estudios.

Cabe señalar que LIGO ha estado en la palestra del mundo científico en el último tiempo debido a sus nuevos descubrimientos.

En palabras del director del Departamento de Astronomía de la UdeC, Dr. Ronald Mennickent Cid, es “un honor recibir a científicos como David Reitze. Durante los últimos veinte años, él ha trabajado en numerosas áreas del desarrollo de detectores de ondas gravitatorias y en la astronomía de dichas ondas. Es una gran oportunidad para la comunidad, tener acceso a la información que nos proporcione Reitze”.

 Interferómetro diseñado para detectar ondas gravitacionales en Pisa, Italia | Agence France-Presse
Interferómetro diseñado para detectar ondas gravitacionales en Pisa, Italia | Agence France-Presse

La misión de LIGO es confirmar la existencia de las ondas gravitacionales que Albert Einstein había predicho, pero no alcanzó a confirmar. Por más de 100 años fueron un misterio para la Física y la Astronomía, pero no para el genio creativo.

El científico alemán estaba seguro de que existían las “ondas gravitacionales” -como él las nombró-, e incluso fueron una de las bases para su Teoría General de la Relatividad propuesta en 1915, siendo uno de los postulados más innovadores y revolucionarios de la física teórica en el siglo XX.

Según propuso Einstein, las ondas gravitacionales se forman a partir de la aceleración de cualquier objeto con masa. Sin embargo, sólo en los sucesos más violentos del universo, tales como explosiones de supernovas, fusiones de agujeros negros y estallidos de rayos gamma, tendrían suficiente entidad como para poder llegar a la Tierra y ser detectadas.

¿Qué es y cómo funciona LIGO?

El mérito de los investigadores de LIGO es mayúsculo. Esto quedó demostrado, cuando los científicos estadounidenses Rainer Weiss, Barry C. Barish y Kip S. Thorne fueron galardonados recientemente con el premio Nobel de Física 2017 por su “decisiva contribución al detector LIGO y la observación de las ondas gravitacionales”, anunció la Real Academia Sueca de las Ciencias el pasado 3 de octubre del presente año.

Sumado a ello, obtuvieron el premio “Princesa de Asturias” en la categoría Investigación Científica y Técnica 2017, en la solemne ceremonia que se realizó en el teatro Campoamor de Oviedo, la cual fue presidia por los reyes de España el pasado 20 de octubre.

Ya en el 2016, la detección de las ondas gravitacionales fue considerado el hallazgo científico más importante de 2016 para la revista científica estadounidense Science.

La primera observación directa de una onda gravitatoria se produjo a partir de la fusión de dos agujeros negros, el 14 de septiembre de 2015. Se identificó con el código GW150914, y fue anunciada por las colaboraciones de LIGO y Virgo el pasado 11 de febrero de 2016. “¡Hemos detectado ondas gravitacionales! ¡Lo hemos conseguido!”, proclamó David Reitze, director ejecutivo de LIGO.

LIGO está compuesto por tres interferómetros, dos de los cuales están en Estados Unidos –uno en Hanford, Washington, y otro en Livingston-. El tercero de ellos se encuentra en las cercanías de la ciudad de Pisa en Italia.

El proyecto LIGO es liderado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y el California Institute of Technology (Caltech), al que se han sumado instituciones y científicos de todo el mundo. La detección de ondas gravitacionales abre la posibilidad de investigaciones completamente nuevas. Tal como lo menciona Dr. Ronald Mennickent “es el primer paso para descubrir eventos astronómicos que ni siquiera imaginamos”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados