temas del día

Blogs


La lección que podemos obtener de la confesión de Erika Olivera

MilesChile
Publicado por
Envíanos tu corrección

En los últimos días hemos sido testigos de las valientes declaraciones de nuestra atleta Erika Olivera, al develar lo que fue toda una vida de abuso, sometimiento y locura en el seno de su hogar, y específicamente por parte de su padrastro, quien habría sido su violador por más de 15 años.

El testimonio de Erika entrega sin duda un mensaje esperanzador para tantas y tantas personas que transitan en silencio por la vida guardando un secreto que tortura, que martiriza y quizás hasta enferma. Hoy se sabe que al menos una de cuatro mujeres han experimentado abuso sexual en su infancia y en el caso de los hombres la cifra es ligeramente menor.

El otro dato interesante es que la mayor parte de los abusos sexuales ocurren intramuros, es decir, dentro de un hogar o colegio y los abusadores son por lo general, personas cercanas a la víctima.

El otro dato relevante es que un alto porcentaje de las familias existentes en la sociedad como la nuestra, viven en una dinámica de secretos y mentiras; abusos sexuales no revelados, infidelidades y engaños, estafa y mentiras y todo esto, guardado celosamente por los custodios familiares, en verdaderos cofres sagrados desde donde estos secretos no salen, pero que ya dejaron sus estragos.

¿Y que nos lleva entonces a este afán de esconder nuestros secretos más profundos en las catacumbas del inconsciente familiar e individual sin mirar de frente la dolorosa realidad?

Es el miedo. El incontenible miedo a la vergüenza de reconocer que mi vida no es lo que el resto se imagina que es y que mi familia tampoco es lo que proyectan ser. Es el miedo a perder el afecto y el reconocimiento de aquellos que de alguna forma me quieren.

Es el miedo a perder la imagen que el resto tiene de mi y es el miedo a perder incluso el afecto de aquellos familiares que seguramente no me creerán cuando les cuente que estoy siendo abusado.

Es el miedo a reconocerme en la miseria, en la podredumbre humana y muchas veces, reconocerme en un espacio sin salida pues, el terror a mirar mi vida tal cual es puede llegar a ser un obstáculo muy difícil de sortear. Sólo queda mentir y ocultar para “protegerme”.

Es por esto que las declaraciones de Erika tienen tanto valor pues ella, empujada por un coraje interno imparable, decide verbalizar su drama y hacerlo público. El resultado fue entonces una liberación sin precedentes. El alma descansa y me saco literalmente “esa pesada máscara” que por tanto tiempo me coloqué y que ya mi psique no soporta más.

El mensaje por lo tanto es entrar en el espacio de la honestidad y mirar nuestra más cruda realidad con los ojos del coraje reconociendo mi vida tal cual es.

Enfrentar mi miedo, atravesarlo y darme cuenta que detrás del miedo no hay nada terrorífico, solo liberación. Buscar la contención profesional adecuada o quizás sólo el cálido abrazo de ese amigo a amiga que sabrá escuchar sin enjuiciar, abrazar mi llanto contenido por tanto tiempo y soltar, soltar tanto dolor acumulado y comenzar mi proceso de sanar.

La verdad libera y el reconocimiento del dolor guardado sana. Tomemos la decisión de limpiar estos secretos, hablar y conversar desde la más profunda honestidad, develando nuestros miedos y temores y reconociéndonos en nuestra más absoluta vulnerabilidad y sin olvidar nunca que, “personas heridas, hieren personas”.

Gracias Erika por tan valioso y valiente testimonio, sin duda tu vida a partir de ahora ya no será la misma y quizás, inicies el proceso de sanar que implica soltar y descubrir el tremendo poder del Perdón.

Fuerza y coraje para los que sufren en silencio el dolor de lo oculto y nutran sus corazones del amor más genuino, aquel que nace del mirarnos desnudos en nuestra más absoluta indefensión.

Oscar Cáceres
Coach y speaker interncional
@ocaceresp
www.oscarcaceres.com

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)