Artes y Cultura


Crítica de Teatro: "Pompeya" no necesita milagros

“Pompeya” | Jorge Sánchez | GAM
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El diseño integral de Gabriela Torrejón; la sonoridad creada por Daniel Marabolí; el apoyo audiovisual de René Soto y Michael Salinas y, especialmente, el maquillaje delicado e insinuante de Bárbara Soto potencian la cualidad artística central de “Pompeya”: la actuación sobresaliente del elenco integrado por Gabriel Urzúa, Rodrigo Pérez, Guilherme Sepúlveda y Gastón Salgado.

Son fundamentales porque ayudan a que esta propuesta, basada en la ya reiterada denuncia de la discriminación múltiple existente en Chile, emerja con un claro punto de vista que alumbra de manera aguda y nueva un tema que corroe y desafía a nuestro país.

Una mirada a través de un texto del dramaturgo Gerardo Oettinger (“La otra familia”, “El otro baño”, “Bello Futuro”) cuyos diálogos muestran una escritura hábil y llena de resonancias que habla de cuatro personajes y su entorno, en una historia con sentido y trascendencia humana, social y política.

"Pompeya"
“Pompeya” | Jorge Sánchez | GAM

Un montaje trabajado con cuidado por el director Rodrigo Soto (“Las criadas”, “Dios es un lujo”, “Mojo”, “La epopeya de Lucho Chaveta”), también dueño de la idea original, para crear y sintetizar un ambiente que se mueve entre lo íntimo y colectivo, lo peligroso y concreto de la vida cotidiana y cierta religiosidad mágica, y entre las pasiones desatadas y la simple ternura solidaria.

Todo en función de mostrar una arista de la fisonomía nocturna de la gran ciudad, esa que se despliega nocturna y menos conocida, la de los trabajadores sexuales travestis chilenos y extranjeros.

Subtítulo

La tranquilidad se ha roto y los temores surgen en un pequeña comunidad travesti que vive en un departamento en pleno centro de Santiago.

Uno de ellos está desaparecido, por lo que los nervios explotan y las hipótesis vuelan sobre lo que pudo pasar: que se fue de viaje… O está muerto, asesinado por los travestis colombianos en una de las tantas disputas por el control de las calles.

Por eso las posiciones y actitudes son encontradas: la más vieja, que quiere como hijo al desaparecido, le prendió velas a la Virgen de Pompeya; uno de los jóvenes -gran trabajo del actor Gabriel Urzúa- quiere salir a la venganza; otro se desliga y avala la idea del viaje con un cliente, mientras que al cuarto personaje le interesa que nada atraiga a la policía.

"Pompeya"
“Pompeya” | Jorge Sánchez | GAM

La disposición en herradura de las butacas respecto del escenario hace que la obra ocurra encima del espectador, por lo que se hace fuerte la sensación de ser partícipe y, tal vez, cómplice de lo que ocurre en una historia que describe a una sociedad, la pobreza subyacente y las motivaciones del comercio sexual.

Y como casi siempre ocurre en el territorio del drama, la comedia y cierto humor negro se filtran inevitables por los contrastes, lo absurdo y lo patético de la vida del ser humano y de su enorme capacidad para sobreponerse a la tragedia y nunca perder la esperanza.

Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM). Alameda 227. Fono 2 2566 5500. Miércoles a sábado, 21.00 horas. Entrada general $ 6.000; estudiantes y tercera edad $ 3.000.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados