Artes y Cultura


Ex Crystal Castles desmiente acusaciones de abuso y violación su expareja Alice Glass

Alice Glass | Facebook
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

“Estoy asombrado y dolido por las recientes declaraciones de Alice sobre mí y nuestra relación pasada. Su historia es pura ficción y estoy consultando a mis abogados para conocer mis opciones legales”. Con este mensaje, el músico canadiense Ethan Kath (Claudio Paolo Palmieri) desmintió las acusaciones de violación, abuso sexual e intimidación de su expareja Alice Glass, también excompañera suya en la banda de electroclash Crystal Castles.

“Afortunadamente, hay muchos testigos que pueden confirmar -y lo harán- que yo jamás fui abusivo con Alice”, se lee en el texto que fue presentado por el abogado del productor a la redacción del portal especializado en música Pitchfork.

La acusación de Glass detalló las situaciones de abuso que vivió desde el comienzo de su relación con Ethan, cuando ella tenía 15 años y el músico 25. Luego, tras la fundación del dúo, las vejaciones se prolongaron. “(Ethan) descubrió mis inseguridades y las explotaba: durante muchos meses, me dio drogas y alcohol y tuvo sexo conmigo en una habitación abandonada de un apartamento que había alquilado”, acusó la cantante.

De acuerdo a su relato, muchas de las relaciones sexuales que mantuvo con el músico “no siempre fueron consensuadas”. “Incluso con la música, creó un ambiente tóxico que a menudo sentía que tenía que aceptar. Mientras grabábamos nuestro primer EP, el ingeniero de grabación me acosaba sexualmente mientras estábamos en el estudio. Claudio se rió de mí y me presionó para que lo aceptara”, dijo.

La violencia física también se cuela en el texto que publicó Alice Glass en su sitio web y redes sociales. “Me regañaba y me chillaba en la cara, me decía que yo era una broma, que toda la gente que venía a nuestros conciertos solo estaban interesados en los instrumentales y que yo estaba arruinando la banda. Rompía puertas de ducha de cristal para asustarme, me encerraba en habitaciones, me decía que mi feminismo era objetivo de violadores y que sólo él podía protegerme. Me forzaba a tener sexo con él y si no lo tenía no podía estar en la banda”, contó.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados