temas del día

BBCL | Especial Festival de Cannes 2016


“Neruda”: la perfección artística, narrativa y audiovisual de Pablo Larraín

Federación Deportiva Nacional de Fútbol Americano de Chile I Twitter
Publicado por
Envíanos tu corrección

Cuando uno lleva la biografía de una persona a la pantalla grande siempre se corre un riesgo porque se presenta a alguien que es conocido, no es ficticio, y hay básicamente dos opciones: hacer la película políticamente correcta, destacando la buena obra, las virtudes y a todas luces condescendiente; o bien “cruzar el puente” y entregar el retrato humano, ese más personal, el que muchos desconocen. Y ese fue el camino que tomó la película Neruda del director Pablo Larraín, que fue presentada en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes.

El trayecto hacia los teatros donde se exhiben las películas siempre es interesante porque es un camino lleno de anécdotas, destacando este viernes que Neruda se encontraba en varias portadas de revistas que se reparten con motivo del Festival, como una sugerencia o recordatorio de no pasar por alto el estreno de la película.

Lo otro que llamó la atención fue al llegar al Teatro Croisette JW Marriot y ver que restando aún 45 minutos para que comenzara el film había una larga fila de personas que esperaba poder ingresar. Uno podría pensar que eso es normal en Cannes, pero no, la asistencia en esta sexagésima novena versión deber ser de las más bajas de los últimos años. Fue tal el interés en ver Neruda que más de 200 personas no lograron acceder porque la sala estaba a toda su capacidad.

A las 8.45 en punto se apagaron las luces, comenzaron los créditos de inicio y desde el primer minuto de la película uno ya entiende que no vamos a ver la biografía del premio Nobel de Literatura, no, acá vemos al Neruda que es senador, miembro del partido comunista, que realizaba fiestas, mujeriego, el que quizás muchos no conocemos. Y la trama gira en torno a que Pablo Neruda (Luis Gnecco) debe pasar a la clandestinidad luego que el Presidente Gabriel González Videla (Alfredo Castro) ordenara su arresto por la guerra que tenía no necesariamente Chile, sino que Estados Unidos contra los comunistas.

Así se presenta el prefecto de la policía Óscar Peluchonneau (Gael García Bernal) como el encargado de encontrar y detener al poeta, iniciándose esta cacería donde Neruda quiere demostrar que siempre está un paso adelantado, pero la sombra de Peluchonneau es cada vez más grande.

Un salto para el cine chileno

Clave en esta película es el guión de Guillermo Calderón, quien creó a este Neruda partiendo de la base de su historia, imaginario, poesía, y darle una voz en un escrito cinematográfico que no es forzado o exagerado, sino que cumple la función de humanizarlo.

Y la película en sí es un misterio con tintes del film noir, del cine negro, donde hay una constante amenaza sobre el protagonista y donde la dirección de fotografía es esencial a través de la iluminación. En este punto es donde destaca el rol de Gael García Bernal como un policía cuyo único objetivo es detener a Neruda, pero enfrentando un conflicto interno muy bien desarrollado desde el papel a la puesta en escena, con un personaje contestatario, fascista y en términos generales resentido, pero que ve en el poeta una oportunidad de salir de la oscuridad.

Neruda es más que una nueva producción nacional, es un salto cualitativo en términos audiovisuales, artísticos y narrativos para el cine chileno. Pablo Larraín tomó un periodo de la vida de Neruda, agregó algo de ficción, y el resultado es un personaje que fascina, que en cierto sentido es desmitificado y, sobre todo, humano.

  • URL Corta: http://rbb.cl/e5bm
Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)