Cultura


Este mes se realizarán inéditas visitas nocturnas a sitios históricos de Providencia

Heat-Raptors
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Ghost Tour es la actividad que durante el Mes del Patrimonio realizará de manera gratuita inéditas visitas nocturnas al Palacio Falabella, la Casa de la Ciudadanía Montecarmelo y al Castillito Sermini.

En el marco de la celebración del Mes del Patrimonio, la Municipalidad de Providencia, a través de su Dirección de Barrios, Patrimonio y Turismo, ha preparado una completa cartelera de actividades durante todo mayo. Estas incluyen, tertulias patrimoniales, exposiciones, cicletadas, recorridos guiados por distintos barrios de la comuna, caravanas de autos clásicos y la instauración de la Bienal del Patrimonio en Chile, entre otras.

Una de las actividades es el Ghost Tour Providencia, a través del cual las vecinas y vecinos de la comuna podrán realizar inéditas visitas nocturnas al Palacio Falabella, la Casa de la Ciudadanía Montecarmelo y el Castillito Sermini.

La ruta narra misteriosas y espeluznantes historias que han transcurrido desde tiempos remotos. Registros de apariciones fantasmales, relatos y búsqueda de evidencia, invaden los lugares que recorre la ruta y que los participantes pueden descubrir de una forma misteriosa, divertida y amena.

Para participar puedes inscribirte directamente en la Oficina de Información Turística, Av. Providencia 2359 (Metro Los Leones), llamando a los teléfonos 22374 2743 – 22374 2744 – 22374 2745 o al correo electrónico informacionturistica@providencia.cl indicando para qué fecha y horario deseas inscribirte. El programa de visitas es el siguiente:

14 de mayo – Palacio Falabella

En el año 1896 el arquitecto Josué Smith Solar compró los terrenos de la nueva avenida Pedro de Valdivia. Años más tarde vendió su propiedad, en la que sólo se construyó una pequeña vivienda llamada Pabellón de Portería, la cual se conserva hasta el día de hoy. El comprador en ese entonces fue el empresario textil Arnaldo Falabella, dueño una floreciente sastrería, quien le comisionó al arquitecto Guillermo Manselli la construcción del palacio el cual se realizó en un estilo renacentista del siglo XV y se concluyó en 1932. El Palacio Falabella se transformó, con el tiempo, en un centro comunal, puesto que la familia Falabella siempre estuvo dispuesta a facilitarlo para festividades municipales. Posteriormente el edificio fue ocupado por la Embajada de México en calidad de arriendo, hasta que años más tarde en 1947, su dueño, el empresario Manuel Cruzat, lleva la casona a remate debido a los altos costos que requería su mantención. El alcalde de la época, don Guillermo Martínez, hizo lo imposible por obtenerla, adjudicándosela finalmente. De esta manera en diciembre de 1946 se adquirió la propiedad y se transformó en el Edificio Consistorial, manteniéndose así hasta el día de hoy.

Dice la leyenda…

Que varias familias han morado en el palacio. Y algunas de ellas, al parecer, siguen aquí. Un funcionario confesó que una noche había visto en el salón del segundo piso, donde están los espejos, a una dama vestida entera de blanco salir de uno de los grandes espejos, atravesar la sala e introducirse en el espejo de enfrente. Quedó helado…

21 de mayo – Castillito Sermini

El señor Anselmo Sermini Menotti, originario de Italia; se avecindó en el barrio Santa Isabel durante la década de 1920. En el año 1936, compró un terreno en la calle José Manuel Infante con Tucumán (actual Los Jesuitas). Ahí comenzó la construcción de la fábrica de hilados, la que fue diseñada y construida por don Anselmo, quien era autodidacta no sólo en arquitectura y técnicas de construcción, sino en muchas otras áreas relacionadas con la ingeniería. La fábrica se construyó en los terrenos de calle Tucumán y su casa particular fue construida al lado, pero con el frontis hacia la calle José Manuel Infante.

Dice la leyenda…

Que mientras la familia Sermini vivió en esta casa, fue visitada por gente muy importante de la época. Se cuenta que la casa esconde secretos, guardias han escuchado pasos y portazos, uno de ellos dice que vio a una mujer elegantemente vestida subir por la escalera hacia la terraza, él renunció al otro día.

28 de mayo – Montecarmelo

En 1890 el Arzobispado de Santiago erigió canónicamente la congregación del convento de las Carmelitas de Santa Teresa del Montecarmelo, para ello compraron un terreno que estaba al final de la calle Bellavista y seguía hasta los pies del cerro San Cristóbal.

En el año 1894 la Madre Magdalena Correa se trasladó al terreno para comenzar las obras; primero se construyeron las celdas del convento y sus dependencias y luego la escuela con sus habitaciones. En 1896, después de muchos esfuerzos, se pudo construir la iglesia y cumplir la misión apostólica de impartir educación a las niñas pobres del sector, las hijas de los operarios del molino San Pedro, de los obreros de una fábrica de fideos y de los habitantes de alrededor. Las Carmelitas se mudaron a San Bernardo en 1985.

Dice la leyenda…

Que las hermanas Carmelitas vivieron en este lugar una vida devota, de mucho esfuerzo y sacrificio. Se rumorea que aún están aquí. Algunos guardias dicen haberlas visto, por las noches. Sus relatos hablan de un grupo de religiosas con sus vestimentas largas de color negro que caminan, atravesando los patios, al parecer preocupadas por el quehacer del convento y del colegio.

La actividad de llevará a cabo los sábado 14, 21 y 28 de mayo a las 22:00 y 24:00 horas. La entrada es gratuita con previa inscripción (cupos limitados).

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados