Luksic quedó en deuda

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

Ante las cámaras, el poder y el poderoso se encarnan, se banalizan, se parecen a mi o a cualquiera y uno puede imaginarse a Luksic, despojado de toda aura, pujando con todo su cuerpo reblandecido en el wáter. Se acaba el miedo, se acaba la distancia majestuosa y empezamos a pensar, no en su potencia, sino en sus razones.

Síguenos también en nuestra página de Facebook.