Sociedad
La exposición pasiva al humo del tabaco se asocia al síndrome de fragilidad en ancianos
Publicado por: (none)
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los ancianos son muy vulnerables a los contaminantes ambientales; sin embargo, muy pocos estudios han evaluado los riesgos para la salud derivados del tabaquismo pasivo en adultos mayores.

Investigadores de la Universidad Aut√≥noma de Madrid (UAM), el Centro de Investigaci√≥n Biom√©dica En Red: Epidemiolog√≠a y Salud P√ļblica (CIBERESP) y la Escuela de Salud P√ļblica de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore (JHSPH) han analizado la relaci√≥n entre la exposici√≥n pasiva al humo del tabaco y la probabilidad de padecer s√≠ndrome de fragilidad en ancianos, que causa discapacidad intelectual moderada a grave.

Este síndrome tiene mucha importancia, porque aquellos que lo padecen (aproximadamente un 6% de los participantes del estudio) presentan un riesgo elevado de sufrir caídas, desarrollar discapacidad y dependencia, e ingresar en un hospital o residencia.

Utilizando los datos aportados por la National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES), la principal encuesta con examen de salud realizada en EE UU, los investigadores seleccionaron a 2.059 no fumadores de 60 a√Īos o m√°s.

La exposición pasiva al humo del tabaco en estas personas se valoró midiendo la concentración en suero de cotinina, un biomarcador específico de exposición a la nicotina.

Paralelamente, se diagnosticó el síndrome de fragilidad por la presencia de, al menos, tres de los siguientes criterios: pérdida de fuerza, lentitud de la marcha, cansancio, reducida actividad física y bajo peso.

‚ÄúEl estudio confirma lo que esper√°bamos: al aumentar la exposici√≥n pasiva al humo de tabaco, tambi√©n aumenta la frecuencia de fragilidad‚ÄĚ, explica Fernando Rodr√≠guez Artalejo, coautor del estudio.

Campa√Īas de concienciaci√≥n

Por otro lado, dado que los ancianos pasan mucho tiempo en casa, es probable que convivir con un fumador vaya acompa√Īado de una mayor exposici√≥n al tabaquismo pasivo.

Por eso, los investigadores tambi√©n han evaluado la relaci√≥n del n√ļmero de fumadores en el domicilio con el riesgo de fragilidad en el anciano, observando que este s√≠ndrome es especialmente frecuente si este convive con dos o m√°s fumadores.

Este equipo internacional se ha asegurado, además, de que estos resultados no se deban a otras características propias de las personas mayores, como son la edad, el sexo o el padecimiento de enfermedades que se sabe, de antemano, que están asociadas tanto al tabaquismo pasivo como a la fragilidad.

‚ÄúEste es el primer estudio que ha mostrado la relaci√≥n entre tabaquismo pasivo y fragilidad y, por lo tanto, sus resultados deben ser confirmados en nuevas investigaciones. No obstante, apoyan que debe promoverse (por ejemplo, mediante campa√Īas de concienciaci√≥n) una mayor protecci√≥n de los ancianos frente al humo del tabaco, especialmente en √°reas que, como el hogar, no est√°n reguladas por la legislaci√≥n‚ÄĚ, concluyen los investigadores.

URL CORTA: http://rbb.cl/e1gz
Tendencias Ahora