temas del día

Blogs


Un pequeño León que murió por el egoísmo y la superstición de los chilenos

paintingyoupretty.com/
Publicado por
Envíanos tu corrección

No busquemos explicaciones sobrenaturales. Dios no tiene nada que ver en esto. La vida no es justa ni injusta: sólo es. Nos lanza situaciones y nuestra labor es lidiar con ellas lo mejor que podamos.

En el caso del pequeño León, que no alcanzó a tener la vida que le correspondía, no fue porque “Dios lo llamó al cielo” ni ninguna de esas cosas bonitas que se dicen en los velorios para conformarnos en que los hechos están más allá de nuestro alcance y responsabilidad.

Lamentablemente, León habría tenido muchas más probabilidades de sobrevivir de no ser por el egoísmo y la superstición de quienes se niegan a ser donantes por “razones” que van desde las creencias religiosas, hasta una supuesta mafia del tráfico de órganos, pasando por el simple rechazo a que parte de un ser querido siga viviendo en el cuerpo de alguien que lo necesita.

Prefieren que se pudran. Que se los coman los gusanos.

De hecho, me sorprendió saber que mientras en Chile tenemos una tasa de 7 donantes por cada millón de habitantes, en España esta alcanza los 40 por millón. Incluso el pequeño Uruguay tiene 50 donantes por millón.

Gran ejemplo entonces el de la familia de León, que de pasar a necesitar un corazón, acabó siendo él donante de los suyos, para regalar vida a otros niños como él.

Lo que León tenía en realidad era un fallo cardíaco. El fallo en el corazón es el que hoy tienen millones de chilenos.

Christian F. Leal Reyes | Facebook
Periodista
Director de BioBioChile

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)