Tres razones por las cuales debieras practicar deportes en los que no tienes habilidades

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

Es común que muchas personas tengan habilidades para un determinado tipo de deporte, mientras que para otros sus capacidades se puedan ver seriamente disminuidas.

Ejemplos hay muchos, aunque quizás uno de los más recordados es el de Michael Jordan, considerado el mejor basquebolista de todos los tiempo, pero que sin embargo tuvo un paso bastante mediocre en 1994 en el béisbol, en los Chicago White Sox.

Eso por el lado deportivo, ya que su sola presencia logró multiplicar los ingresos del equipo, e incluso su camiseta sigue siendo la más vendida en la historia de los “White Sox”.

En relación al tema, Clint Carter, editor de la revista deportiva Men´s Health, publicó una columna en la que se refirió a las razones de por que los hombres debieran practicar aquellos deportes en los que no son buenos.

Carter decidió comentar su experiencia luego de jugar Broomball, un deporte que se practica sobre hielo, muy parecido al hockey.
“En una hora de mi primer juego de broomball, sudaba tanto que emanaba vapor de mi cuerpo. Al día siguiente, mis glúteos y oblicuos estaban destrozados, al igual que los músculos que soportan mi espalda baja”, comentó.

Músculos

Dentro de sus argumentos expuestos respecto al tema, el autor cita a Joel Martin, profesor asistente de kinesiología en la Universidad George Mason, quién sostiene que cuando una persona practica un deporte nuevo, estresa sus “músculos a un nivel al que no están acostumbrados”.

militaryhealth (cc) / Flickr

militaryhealth (cc) / Flickr

Pero además estos músculos se contraen de una forma única, debido a las diferentes velocidades y direcciones que la persona ejecuta. Lo interesante, es que junto con la práctica, estos tejidos musculares se verán inmersos en un proceso de adaptación.

“Si tu principal razón para jugar un deporte es ponerte en forma, debes en la medida de lo posible evitar volverte demasiado bueno”, indica Martin, ya que argumenta que una vez que los músculos aprenden a seguir el paso, comienzas a quemar menos calorías con cada nuevo partido.

Fuerza mental

Si nunca has practicado el tenis, probablemente sientas que eres el peor tenista del mundo cuando juegues por primera vez.

Pero a medida que vayas entrenando, tus manejo en este deporte mejorará, ya que adquieres nuevas habilidades motoras. Carter menciona un estudio en el que los investigadores hicieron un escáner al cerebro de 40 personas.

paulaquiltgirl (CC) Flickr

paulaquiltgirl (CC) Flickr

Posteriormente se les pidió que practicaran malabarismo aprendiendo nuevas habilidades motoras por 30 minutos diarios, durante cinco días de la semana.

Después de un mes y medio de entrenamiento, analizaron nuevamente los cerebros, descubriendo que la materia gris de la corteza motora primaria era ligeramente más gruesa.

Finalmente los científicos establecieron que aquellos con mayor niveles de materia gris, eran los mejores malabaristas.

Romper la rutina

Practicar los mismos ejercicios cada vez que vas al gimnasio, durante años, puede ser sumamente monótono lo que a la larga podría afectar el rendimiento.

Lee también Cuál es la mejor máquina de ejercicios para ti

En contraste, hacer cambios sistemáticos a la rutina puede ser más efectivo. Según Martin, estas modificaciones pueden corresponder a un aumento en las repeticiones (cuantitativo) o cambiar el ejercicio (cualitativo).

Si después de un par de meses de arduo entrenamiento en el gimnasio dedicas un tiempo a un nuevo deporte, podrías mantenerte más motivado.