Sociedad


“Venderse” como un producto: La nueva técnica al momento de pedir un aumento de sueldo

Maria José Coni/Marina Menegazzo | Facebook
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Una de las situaciones más complejas en la vida de un profesional es cuando se pide un aumento de sueldo. Uno de los principales cuestionamientos que realiza el trabajador, es cuándo es el momento adecuado o cómo esta solicitud será tomada por su jefe.

Es por esto Hays, empresa especialista en reclutamiento de personal con sede en el Reino Unido y presente en 33 países, indica que casi el 97% de los trabajadores dependientes nunca piden un alza salarial y el restante 3% se conforma con el reajuste del IPC y los bonos por desempeño.

Los empleados rara vez exigen un aumento de su renta debido a que esperan que sea la misma compañía que, tras observar y evaluar su esfuerzo y desempeño, aumente su salario. Sin embargo, esto no siempre ocurre y puede transcurrir una gran cantidad de tiempo, incluso años, antes de que lo noten y realicen el ofrecimiento. Es por esto que, en momentos de crisis o incertidumbre económica, los expertos en reclutamiento laboral, plantean que es la mejor época para afianzar la estabilidad laboral, negociar adecuadamente un incremento y también, forjarse una carrera.

“Momentos de franca incertidumbre en el mercado generan inestabilidad y a la vez inmovilismo de los trabajadores. Los empleadores por su parte, buscan formas de mejorar drásticamente la productividad, para generar mayores réditos con una planilla más plana”, plantea Pedro Lacerda, gerente general de Hays Chile.

El ejecutivo comenta que “la tendencia mundial es que el trabajador, más allá de ir a pedir un aumento por necesidad, lo haga promoviendo el auto gerenciamiento, proponiendo expectativas de resultados y se muestre proactivo y preocupado por el éxito de su empresa en tiempos de crisis”.

Para el gerente general de Hays, la tradicional forma de ir a pedir un aumento de sueldo basado en exponer problemas personales, familiares, de deuda o simplemente, exigir un mejoramiento basado en la lealtad y en la permanencia en la empresa “es claramente un fracaso y muchas veces, ante la nueva generación de ejecutivos al mando de una compañía, el presentarse de esta forma significa el fracaso de un trabajador y también, pone en evidencia que es muy posible, que su puesto no sea indispensable”.

Para hacer frente a este nuevo panorama, Hays propone que el trabajador entienda que es un “activo importante para una empresa, un elemento útil, no un número o un gasto para ella”. Y frente a esto, el empleado debe enfrentar el proceso de mejoramiento de manera segura, proactiva y también, empoderarse de su cargo como si fuera “un producto”.

Lo anterior debe ser presentado en cifras, es decir, el porcentaje de retorno ha tenido tu área de especialidad o bien las ganancias. Ahora, si tu área de trabajo es más bien de un retorno a largo plazo, se pueden presentar los cambios y las implicancias que se han dado gracias a la generación de nuevos proyectos.

Anteriormente a llegar al momento de requerir un aumento en la renta es necesario planificar. Esto significa, solicitar una hora al jefe – o su secretaria – para que así tenga un tiempo suficiente para poder escuchar lo que tiene que decir; realizar una breve presentación explicando con datos y números el crecimiento del área de negocios y la proyección para el siguiente período. Una vez contextualizado el escenario y habiendo mostrado dominio y análisis de área de negocios, el empleado debe circunscribir su papel en el plan de su área, su compromiso proyectado, su apuesta de crecimiento en productividad y con esto, los resultados que se generarán para la compañía.

“Esto, sumado a que es necesario recalcar aquellos valores que siempre son apreciados, como el compromiso por el trabajo, la proactividad y la motivación dan pie para que, tras la propuesta, el empleado plantee su crecimiento salarial, basado en la productividad que generará a futuro”, afirmó el gerente general de Hays.

Al respecto, Pedro Lacerda señala que “los trabajadores que son productivos, comprometidos y con ganas de enfrentar nuevos desafíos y que de cierta manera se ‘vendan’ ante su empleador podrán obtener un alza salarial”.

“Este es el nuevo concepto si se quiere pedir un aumento, en un mercado que cada día está más complicado en lo financiero y competitivo en lo laboral. Querer un aumento argumentando problemas personales ya no es relevante, el mostrarse cuanto valgo y cuanto puedo llegar a valer, en conjunto con el crecimiento de la empresa es lo prioritario al momento de tomar la determinación de solicitar un aumento salarial”, recalcó Lacerda.

La importancia es comprender y tener en cuenta los puntos claves al momento de tomar la decisión de pedir un aumento de sueldo, es primordial pensar y actuar como un posible candidato y “venderse” ante su empleador para llegar al éxito e incrementar las posibilidades de un buen resultado. Ahora hay que preguntarse ¿Cuánto es posible aumentar?

Según Beatriz Funes, psicóloga, experta en reclutamiento y encargada de marketing y comunicaciones de Hays Chile, al solicitar un aumento de sueldo es razonable el pedir hasta máximo un 10%, dependiendo las políticas de la empresa”.

“En promedio un aumento de sueldo considerable sería entre un 10% a un 15%, muy difícilmente se puede solicitar sobre eso. Todo dependerá también de cómo le ha ido a la empresa durante el año. Otro elemento que es importante considerar es la escala de salarios en el mercado y ver si estas bajo, dentro o sobre el promedio por cargo, eso te dará un ejemplo de cuan valorado está tu cargo”, comentó Funes.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados