Sociedad


María Edwards, la chilena que salvó niños judíos de las garras del nazismo en Francia

ARCHIVO | Agencia Uno
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Sin medir el peligro y dispuesta a todo, María Edwards, hija de una influyente familia en Chile, salvó decenas de niños judíos de las garras del nazismo en París convirtiéndose en una heroína de la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, relata su bisnieta en un libro.

Utilizando como fachada su lujosa vida gracias a la fortuna que le dejó su marido, un diplomático chileno, y el dinero de su familia, María Edwards Mc Cure decidió instalarse en un exclusivo departamento de París y enrolarse en la resistencia francesa con la que luchó contra la ocupación Nazi, entre 1941 y 1944.

“Ella decide utilizar su departamento para esconder gente, recibir heridos, financia operaciones y sirve de nexo para entregar información a medios internacionales sobre lo que realmente pasaba en París bajo el dominio nazi”, cuenta a la AFP, María Angélica Puga, quien investigó la historia de su bisabuela y la plasmó en el libro Buscando a María Edwards.

Pero esto no era suficiente, esta mujer decidida y valiente quiso ir más allá, y decidió salvar bebés judíos cuyo destino seguro era la muerte.

Sus nexos con la alta sociedad francesa y con jerarcas nazis, le permitieron colaborar como asistente social en el hospital Rothschild, destinado por los alemanes para atender a judíos, y donde muchas mujeres entregaron a María a sus hijos con la esperanza de que logren sobrevivir.

France Presse Voir | Archivo AFP

France Presse Voir | Archivo AFP

¿A cuántos niños rescató?

Ayudada por otras colaboradoras, María drogaba a los niños para dormirlos y los escondía en sus brazos debajo de una capa que le cubría todo el cuerpo para sacarlos del hospital.

Como practicante católica evitó los controles a los que eran sometidos los judíos, obligados a llevar la estrella de David en sus ropas, y además ocupaba el apellido Errázuriz que era de su esposo.

“Nunca vamos a saber a cuantos niños rescató, yo pude contactar a ocho de ellos”, sostuvo María Angélica, su bisnieta.
Para despistar a los nazis ante la falta de niños en el hospital, María les informaba que habían muerto por una grave enfermedad contagiosa.

María llevaba a los pequeños a su departamento, les conseguía nueva documentación de identidad y los enviaba a orfanatos o casas de familias pobres en sectores rurales, cuya manutención era cubierta por la chilena.

Su labor fue violentamente interrumpida cuando la policía francesa, controlada por los nazis, allanó su departamento donde fue torturada y luego trasladada a un centro de detención de París. Gracias a sus contactos con la diplomacia y las altas esferas nazis pudo sobrevivir, pero quedó detenida en su casa bajo vigilancia de la policía hasta el final de la guerra.

France Presse Voir | Archivo AFP

France Presse Voir | Archivo AFP

Tante María

Ninguno de los niños supo, hasta varias décadas después, que “Tante María” (tía María en francés) como la llamaban, les había salvado la vida, por lo cual, cada uno por su lado intentó ubicar a los familiares de esta mujer en Chile, con el fin de tener información de su salvadora.

Tras ser víctima de una estafa, María deja Francia en 1960 y vuelve a Chile donde su acomodada familia la ayuda a rehacer su vida hasta que falleció en 1972, a los 74 años víctima de un cáncer.

Algunos de los niños, ya ancianos, lograron contactar en 2004 a la familia de María e intercambiaron información y documentos con los cuales pudieron confirmar que ella los había salvado.

“Ya a alguien le puedo dar las gracias, y ustedes, desde ahora, son mi familia”, dijo Marcel Frydman, uno de los niños rescatados, tras reunirse con María Angélica.

La heroica tarea de Edwards, fue reconocida por el gobierno francés en 1953 cuando la condecoraron con la medalla de caballero de la Legión de Honor, mientras que en 2005 recibió un homenaje póstumo al ser declarada “Justa entre las naciones”, un reconocimiento que entrega la institución israelí Yad Vashem, para los extranjeros que ayudaron a víctimas del holocausto.

Por su parte, María Angélica Puga recibió un reconocimiento de parte de la Comunidad Judía en Chile, por promover la acción de personas en favor de los derechos humanos, mediante la investigación y el libro que escribió sobre su bisabuela y que fue presentado el 27 de enero pasado.

María Angélica Puga y Marcel Frydman, uno de los niños rescatado por su abuela en la Fundación de Rothchild

María Angélica Puga y Marcel Frydman, uno de los niños rescatado por su abuela en la Fundación de Rothchild

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados