Notas


Doble limpieza facial: El secreto de belleza de las japonesas para el cuidado de la piel

El País
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Al parecer para las japonesas cuidar la piel y quitarse las grandes cantidades de maquilllaje es todo un ritual. Así lo explicó María del Mar Sanguino, directora de Formación de Sensai España.

Según contó al sitio español El País para las mujeres orientales la limpieza de la piel está inspirada en la Ceremonia Japonesa del té, en donde para preparar una taza de té perfecta hay que seguir una serie de elaborados pasos de un ritual llamado Saho, por lo que las japonesas le dedican especial atención a esta técnica.

El secreto de las japonesas es conocido como la “doble limpieza facial“, que consiste en quitarse el maquillaje con la ayuda de un limpiador en leche, aceite o crema y luego repetir la limpieza con agua y una fórmula en gel o espuma, todo esto siguiendo un riguroso paso a paso.

“La doble limpieza facial consiste en realizar dos pasos para retirar cualquier tipo de residuos de la superficie de la piel: En el primer paso retiramos todo tipo de impurezas oleosas como el maquillaje y el sebo; y en el segundo paso retiramos todas las impurezas acuosas y células epiteliales muertas” explicó Sanguino.

Pero, ¿esta técnica es realmente efectiva o puede resultar perjudicial para la piel?

Recomendaciones

Irene Araya, dermatóloga de la Clínica Santa María, explicó que esta técnica puede ser útil ya que crea un hábito de limpieza necesario para eliminar los contaminantes que lleguen a nuestro rostro y mejora los cuadros de acné en personas con piel oleosa. Sin embargo, enfatizó en que no es recomendable para todas las personas.

“Los limpiadores en gel o espuma (utilizados en la segunda limpieza) tienen una capacidad surfactante capaz de eliminar queratinocitos en descamación, dando una limpieza más profunda de la piel, sin embargo, puede producir una disrupción de la barrera cutánea generando inflamación de la piel

Además, explicó que “no es recomendable en pacientes atópicas o que presenten dermatitis de contacto, por la posibilidad de reactivación. Del mismo modo no es recomendable en pacientes con rosácea que habitualmente presentan intolerancia a los limpiadores comunes”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados