temas del día

Hombre


Cómo mantener un estado físico saludable luego de que has cumplido los 30

Publicado por
Envíanos tu corrección

Muchas veces los hombres llegan a cierta edad pensando en que cuando eran más jóvenes pudieron haber tomado algunas medidas para tener un mejor estado de salud, como haberse inscrito en un gimnasio o tener mayor preocupación en su dieta.

A pesar de que lo recomendable es siempre tener presente que el tipo de comida y el ejercicio son elementos vitales en nuestra vida, no todos lo tienen presente.

Es por eso que una vez que se llega a los 30, comienzan a sentirse los primeros síntomas de no haber tomando en cuenta estos detalles. Puede ser luego de un partido de fútbol con los amigos en que alguien tome conciencia sobre el mal estado físico que mantiene.

Pero no todo es tan malo, ya que hay solución para esto. El sitio especializado en temas masculinos Askmen elaboró un listado de las cosas que puedes hacer para tener un buen estado físico cuando ya pasaste la barrera de los 30.

Revísalos a continuación.

1- Metabolismo

Cuando tenías 20 años, podías comer mucho luego quemar todas estas calorías con algunas salidas a trotar, lo que no podrás hacer cuando ya tienes 30 ya que tu metabolismo ha cambiado.

Según el sitio especializado en temas de salud Vida Saludable, durante los 35 se queman aproximadamente 100 calorías menos por día que a los 25. De hecho, cuando tengas 45, quemarás 200 calorías menos.

Pasar largas jornadas en la oficina tiene sus efectos en tu cuerpo, sobre todo si consideras que sigues comiendo igual, o quizás más que antes, aunque con la diferencia de que a estas alturas de tu vida realizas menos actividad física.

Para combatir estos efectos, hay un consejo que puedes seguir: cambiar tus hábitos alimenticios por alimentos más saludables e incluir rutinas de ejercicio.

2- Estrés

Durante los 20 las prioridades son otras. A pesar de que tienes que estudiar e ir a la universidad, quienes tienen más de 30 años suelen tener más responsabilidades, como trabajar y mantener a una familia.

Lo anterior puede provocar cuadros de estrés, lo que a su vez desemboca en efectos en el cuerpo. Uno de estos puede ser el síndrome del intestino irritable, lo que te generará problemas en digerir la comida.

Durante los 30 y 40 años de edad, las personas están más propensas a sufrir de estrés y sus consecuencias, cuyos síntomas son dolores de cabeza, problemas de presión arterial, irritabilidad, gastritis, insomnio y depresión, según la psiquiatra Blanca Morales Esponda, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Para poder disminuir los efectos del estrés, debes revisar tus prioridades. Para esto puedes cambiar tus responsabilidades, buscar un nuevo empleo o simplemente darte unos días de vacaciones. Otro aspecto importante, es que converses del tema con tus familiares o amigos.

3- Enfermedades de transmisión sexual

De acuerdo al Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU, el virus del papiloma humano (VPH) es la enfermedad de transmisión sexual más común en los Estados Unidos. Puede generar verrugas genitales o incluso cáncer.

Es por esto que debes tomar algunas precauciones en los momentos en que tengas relaciones sexuales, ya que existe la posibilidad de que tu pareja se encuentre infectado(a). Debes considerar que el riesgo de contagio es incluso más alto si es que tu sistema inmunológico está bajo.

Como medidas de precaución, puedes seguir los siguientes consejos: vacunarte, utilizar preservativo cuando tengas relaciones y hablar con tu pareja para que vayan a un médico y así descartar que alguno de los dos está infectado.

4- Preocúpate de tu cuerpo

Cuando has llegado a tu tercera década de vida, debes considerar que tu cuerpo no es el mismo. Tu sistema óseo se ha visto ligeramente debilitado y el tejido conectivo de tus articulaciones es más corto. Los músculos, el hígado, los riñones y otros órganos pueden perder algunas de sus células. Este proceso de pérdida de masa muscular se denomina atrofia.

De esto te puedes dar cuenta cuando hacer ejercicio, ya que evidentemente no tendrás la misma energía que hace 10 o 15 años atrás.

Para disminuir estos efectos, una buena idea es que hagas ejercicios como Yoga o Body Fighting. También es importante que procures tomar tiempos de descanso para no sobre exigirte.

Independiente de la edad, trata de hacer las cosas que más te gustan.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados