¿encontraste un error?
avísanos

Lo que todos quieren en una relación de pareja pero pocos consiguen

0VISITAS
Ava Randa (CC) Flickr

Publicado por

Podemos tener diversas expectativas frente a una relación de pareja, pero hay que todos -o la mayoría- anhela: Sentirse escuchado.

Así lo señala la psicoterapeuta Nancy Colier, quien en una columna publicada en el sitio especializado Psychology Today, explica que el ser humano quiere y necesita profundamente ser escuchado, pero lamentablemente como no somos muy buenos oyentes, es difícil conseguirlo.

“La mayoría de las parejas vienen a verme para aprender mejores habilidades de comunicación o al menos eso es lo que dicen en la primera sesión. Lo que se describe como problemas de comunicación, sin embargo, es, de hecho, normalmente escuchar problemas”, explica.

“La verdad es que no somos muy buenos oyentes; no sabemos (ni se nos enseña) a escuchar a los demás, al menos no de una manera que realmente nos alimente en un nivel espiritual y profundo, que nos haga sentir escuchados, entendidos y amados. Sabemos cómo escuchar con la cabeza, pero no desde el corazón”, enfatiza la especialista.

Colier indica que si hay un ingrediente que determina si una relación tendrá éxito es el grado en que cada miembro se siente escuchado y verdaderamente comprendido.

“Las parejas que pueden escuchar el uno al otro de una manera satisfactoria por lo general tienen éxito, mientras que aquellos que no, suelen fallar. En última instancia, sólo podemos sentirnos amados en la medida de que nos sentimos escuchados”, asegura la profesional.

Nancy dijo que aunque se cree que son las mujeres las que suelen quejarse de no ser escuchadas, en realidad no es una cosa específica del género en las relaciones románticas, sino que es más bien un problema humano.

“Constantemente rechazamos la experiencia o visión de cada uno. Es lo que se nos enseña a hacer”, dice la especialista, señalando que se nos enseña a defender nuestro punto de vista y controlar las experiencias desde nuestra perspectiva.

“Todos vivimos este sufrimiento diario, abandonados con nuestra propia experiencia, sintiéndonos huérfanos. Ayer terminé una sesión particularmente difícil y dolorosa en mi oficina. De vuelta a casa, cargando con los sentimientos no procesados ​​sobre lo que acababa de vivir, entré en mi casa para encontrar a mi niñera enojada. Antes de que colgara mis llaves, ella estaba descargando su ira en mí porque mi hija no quería comer su comida”, dijo la profesional. “Y así, mi experiencia, lo que yo estaba sosteniendo tan profundamente en ese momento, tuvo que ser guardada para atender la situación en cuestión. La vida siempre nos está haciendo esto a nosotros, pidiéndonos que pasemos de una experiencia a otra sin procesarlas, aterrizarlas, o recibiendo el cuidado y la atención que realmente anhelamos y necesitamos”, comentó.

Ella enfatiza que estamos condicionados a presentar nuestra experiencia a los demás con un “¿Qué debo hacer al respecto?”, como una manera de incluir a la otra persona (y ganarnos su oído). Sin embargo, dice Colier, la mayor parte del tiempo realmente no queremos saber lo que ellos piensan sobre nuestro tema ni cómo solucionarlo. Y es que en realidad en lugar de consejos, muchas veces sólo queremos que nuestra experiencia sea escuchada, comprendida y que se preocupen por nosotros.

“Queremos a alguien que nos haga compañía en nuestra experiencia, exactamente cómo es”, indica la psicóloga.

Nancy señala que una de las cosas más difíciles es escuchar a alguien que nos importa hablar de algo doloroso y no ayudar, ofrecer sugerencias o tratar de arreglarlo. También es complejo, escuchar a alguien describir un problema en que creen que somos responsables y no defendernos. Y por último también es difícil escuchar a alguien describir un problema en el que creemos que son los culpables y no tratar de convencerlos de su responsabilidad.

Cuando somos capaces de simplemente escuchar la experiencia de otro, sin enjuiciarla, incluso cuando creemos que la otra persona es responsable de la experiencia que está describiendo, la otra persona experimenta nuestra compasión, lo que aumenta la posibilidad de que descubra su responsabilidad. “Señalar la responsabilidad del otro o culpándolo, por el contrario, sólo sirve para aumentar su actitud defensiva, siendo menos probable que ellos se apropien de su experiencia”, comentó ella.

“Escuchar abiertamente y sin emitir juicio es el mejor método para lograr nuestro objetivo. Hacer que el otro se sienta amado, a través de nuestra profunda y presente escucha, es la única manera de crear un lugar lo suficientemente seguro en que el otro puede asumir la responsabilidad que queremos que asuman” indicó la profesional.

“Todos anhelamos ser escuchados, comprendidos y amados. Sin embargo, estamos condicionados a creer que sólo escuchar es algo pasivo, y que ayudar debe incluir medidas, hacer sugerencias y ofrecer interpretaciones, y hacer algo para cambiar la experiencia de la otra persona para mejor. Lo que no sabemos (porque no se nos enseña) es que la verdadera escucha, es estar con la persona”, y ponerle atención, comenta la mujer.

“La próxima vez que estés escuchando a alguien, ve lo que se siente comprométete a estar presente, a sólo escuchar, sin ofrecer ninguna interpretación sobre lo que la otra persona está viviendo, o sugerir alguna forma de arreglarlo. Ve si puedes simplemente estar con su experiencia tal como es, y sentir lo que se siente vivir lo que están viviendo. La próxima vez que estén compartiendo una experiencia, sobre todo si estás siendo bombardeado con ideas de lo que debes hacer, pídele a la otra persona que te escuche sin sugerencias, y que sólo quieres que te ponga atención”, explicó.

Aunque puede parecer una petición extraña, si la otra persona puede hacerlo, puede mejorar mucho la situación.

URL Corta: http://rbb.cl/d90z