¿encontraste un error?
avísanos

Escritor postula cuáles son las 8 cosas que las parejas felices nunca hacen

0VISITAS
J.K. Califf (CC) Flickr

Publicado por

Hace un par de años les contamos que el doctor Mark Goulston -psiquiatra, consultor empresarial, y conferencista internacional- postulaba cuáles eran los hábitos de las parejas felices. Según su planteamientos, ellos se iban a dormir juntas, cultivaban intereses comunes, caminaban tomados de la mano o al lado del otro, confiaban y perdonaban, se centraban en las cosas positivos de su amado/a y decían “te amo” y “que tengas un buen día” cada mañana, entre otras cosas.

Pero las relaciones sanas no sólo se basan en lo que estas parejas hacen, sino que también en lo que no hacen. Así lo afirma el conocido escritor James, conferencista y coach de relaciones, James Michael Sama, quien en una columna recogida por el diario electrónico The Huffington Post, explica cuáles serían algunos comportamientos que no encontrarás en una unión plena.

1. Desanimar a su pareja

“Dos personas que se quieren y que se preocupan por la otra persona nunca intentarían desilusionar a su pareja o retenerla. Ellos se animan y se apoyan cuando tratan de perseguir sus objetivos y sus sueños”, explica James.

De acuerdo al coach, cuando reprimes a tu pareja, la relación se resiente a largo plazo. “Paradójicamente, dar mayor libertad a tu pareja a menudo supone un acercamiento por su parte”, asegura.

2. Jugar juegos mentales

James asegura que quienes están en una relación sana no se andan preguntando cosas tan tontas como “¿cuánto debo esperar antes de llamar?”, porque son personas maduras y comprensivas.

“Llámala cuando quieras llamarla, escríbele cuando quieras escribirle. Los juegos y la manipulación no existen a la hora de construir una base sólida para una relación”, señaló.

3. Dudar de los sentimientos del otro

“En una relación feliz, los dos saben lo que significan para la otra persona. La comunicación y el cariño son muy importantes para minimizar las inseguridades y las dudas”, comenta.

4. Dejar de intentarlo

Saber que has encontrado a la pareja adecuada, no significa que debes dejar de sorprenderlo y mostrarle cariño. Siempre muestra lo mucho que significa para ti, aunque lleven mucho tiempo juntos.

5. Esconder los problemas bajo la alfombra

“No todo en la relación va a ser maravilloso, pero los retos a los que tengan que enfrentarse juntos los harán más fuertes, como individuos y como pareja. No se puede solucionar ningún problema si no se le hace frente, y las personas que se preocupan por su pareja serán lo suficientemente maduras para tener discusiones de adultos y llegar a una conclusión”, explica el coach.

James dice que si se esconden los sentimientos, la otra persona no sabe lo que tiene que hacer o cambiar para que su pareja sea feliz, por lo que las cosas no mejorarán.

6. Husmear

La confianza es uno de los ingredientes claves para una relación feliz. Y cuando tienes confianza no necesitas invadir la privacidad de tu pareja ni husmear entre sus cosas. “No debería hacer falta ponerle contraseña al teléfono ni borrar el historial de Facebook. Las personas que tienen confianza en su pareja deberían ser un libro abierto para la otra persona, por lo que no habría necesidad de andar escondiéndose”, dice James.

7. Desenterrar el pasado

Sama dice que todos tenemos un pasado y eso no es malo, porque ha hecho lo que somos ahora. “Algunas experiencias han sido positivas, y otras no tanto. Las parejas maduras y felices lo entienden y no usan los trapos sucios de la otra persona como argumento en sus discusiones, o como excusa para iniciar una disputa”, señala.

8. Dejar que la relación se estanque

“Tanto dentro como fuera del dormitorio, es importante que la pareja no se aburra, y que no sienta que las cosas no avanzan. A menudo, la intimidad en la cama se construye desde fuera, con gestos románticos y muestras de cariño, de modo que uno sepa lo que significa para el otro”, indica James, añadiendo que las relaciones “se cimientan sobre la comunicación, la confianza, la lealtad y el respeto mutuo. Estas son algunas de las piedras angulares del amor. Si falta una, la otra no puede existir”

Hábitos que destruyen las relaciones

En un artículo anterior de BioBioChile, les comentamos que la doctora en psicología Susan Krauss Whitbourne, llamaba a evitar ciertos hábitos que destruían las relaciones. Te los dejamos a continuación con el fin de que los evites.

Dejar que sea siempre tu pareja quien da las muestras de afecto: Las investigaciones muestran que las mujeres son más propensas a iniciar muestras de afecto hacia sus parejas. En el fondo, que son ellas mucho más cariñosas. Sin embargo, mantener esto como una creencia incuestionable, puede llevarte a la costumbre de esperar que siempre sea tu pareja la que abraza, besa, da sorpresas, o comienza cualquier muestra de afecto.

Incluso si tu relación es muy estable, este hábito puede enviar señales equivocadas al otro, como -por ejemplo- que apenas te interesas por él o ella.

Para contrarrestar esta situación, la profesional propone recordar las pocas veces en que tú tomaste la iniciativa del “cariño” y el resultado fue positivo. Ni siquiera tienes que pensar en la situación actual, pudo ser alguna vez en el pasado, donde obtuviste una respuesta beneficiosa. Lo más probable es que tu pareja responda encantada a tus muestras de afecto, no te arrepentirás.

Discutir sobre las mismas cosas todo el tiempo: Es muy fácil repetir los mismos argumentos cuando te ves envuelto en una discusión. “Puedes ser capaz de predecir, con exactitud deprimente, el resultado de un desacuerdo con tu pareja sobre una u otra tarea semanal o deber”, dice la especialista.

“Antes de caer en el conjunto habitual de quejas por tener que limpiar el baño una vez más, trata de encontrar un momento en el que ambos puedan hablar con calma sobre el problema recurrente y llegar a un plan para solucionarlo”, señala Krauss.

Esto puede ser mucho más productivo para llegar a resolver el asunto, que recriminar constantemente, pues esto último sólo genera resentimiento y una respuesta defensiva por ambas partes.

Dar a tu pareja por sentada: “Es un hábito en el que es muy fácil caer en si has estado en una relación desde hace mucho tiempo. En cierto modo, dar a tu pareja por sentada es una buena señal porque demuestra que tú y tu pareja sienten que pueden confiar en el otro”, dice la experta, añadiendo que es reconfortante saber que, en cierto modo, tu pareja será capaz de tolerar tu mal genio ocasional, y que te sientes a gusto con él/ella cuando no hay nadie más, sabiendo que cuentas con el otro incondicionalmente.

Sin embargo, dar a alguien por sentado, incluye también no decir “gracias” por todo lo que tu pareja hace por ti, porque esperas que así sea. “Tómate el tiempo para reconocer lo que tu pareja contribuye a tu vida y dejar que él o ella sepa lo mucho que significa para ti”, comenta la especialista.

Ser demasiado serio: Susan dice que puede pasar que con tus amigos o colegas te rías más que con tu pareja. “La preocupación de tener un hogar y una familia puede llevar a la gente a olvidar que a veces ocurren cosas que son simplemente divertidas”, señala ella, indicando que puede pasar que rías fácilmente con muchas cosas, pero cuando estás en casa sientas que no tienes tiempo para “tontear”.

Sin embargo, señala la psicóloga, “la investigación muestra que reír juntos puede ser el impulso que tu relación necesita. Si todo lo demás falla, ver una comedia romántica juntos puede ser útil para compartir algo de tiempo ‘tonto’”.

Nunca comen juntos: “El ritmo acelerado de la vida, sobre todo cuando tenemos que equilibrar el hogar y el trabajo, puede llevar a las parejas a adquirir el hábito comer por separado”, dice la experta. Pero aunque parezca imposible, programar una hora para salir o al menos tener una comida juntos a la semana, es necesario para la relación.

De hecho, “tener esa comida juntos puede remediar algunos de los otros malos hábitos, tales como tomar al otro por sentado o ser demasiado serio. Para romper este hábito, comprométanse a por lo menos tener una comida juntos por semana (…). Durante esa instancia, deshazte de tu teléfono, pon un poco de música relajante, y disfruta de la compañía del otro. Si tu pareja ha cocinado, asegúrate de decir ‘gracias’, y dile que te gustó”, enfatiza Susan.

Pasar demasiado tiempo conectado a los dispositivos electrónicos: La investigadora del MIT, Sherry Turkle, argumenta que estamos perdiendo la capacidad de hablar unos con otros en un ambiente cara a cara. “Estar en tus dispositivos mientras estás lejos puede ser una manera de mantener la conexión, pero cuando estás con tu pareja, los dispositivos no ofrecen nada más que distracción”, señala Krauss.

Que no puedas tener una comida sin que tu teléfono esté al lado, puede ser un mal síntoma que lleva a los otros malos hábitos señalados. Disfruta a tu pareja, agradece sus gestos buenos, escúchala, muéstrale que la amas y verás como tu relación da un giro positivo.

URL Corta: http://rbb.cl/d76t