A revisar: Tres ‘pecados’ de Chile en su derrota ante Uruguay en el Centenario

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

La dolorosa derrota por 0-3 de la selección chilena de fútbol ante su similar de Uruguay dejó una sensación amarga entre jugadores e hinchas nacionales, que tenían expectativas de obtener un mejor resultado en la cuarta fecha de las Eliminatorias Sudamericanas para Rusia 2018.

El duelo disputado en el Estadio Centenario dejó en evidencia algunos problemas que determinaron el desarrollo del partido, los que deberán ser revisados al interior del cuerpo técnico de ‘La Roja’ y también en el seno del plantel. Todo, para no repetirlos en la dura lucha por llegar a la próxima Copa Mundial.

1- Un equipo pasado de revoluciones

Pese a todas las advertencias y las propias palabras que salían del plantel, al parecer el ambiente que se iba a vivir -y se terminó concretando en el Centenario- terminó por sobrepasar a algunos jugadores. No en el sentido de asustarlos, sino que por el contrario, los hizo ‘sobregirarse’ e intentar hacer todo para salvar la jornada.

Ejemplos claros de ello fueron Arturo Vidal y Alexis Sánchez, aunque de manera distinta. El primero peleando con todos desde el primer minuto, exponiéndose a recibir una tarjeta amarilla temprana y luego arriesgando la expulsión incluso en el primer tiempo, donde solo la permisividad del árbitro lo impidió.

Rodrigo Sáenz | AgenciaUno

Rodrigo Sáenz | AgenciaUno

Por el lado de Alexis, cayó en un exceso de acciones individuales, las que nunca resultaron en algo productivo. A su favor hay que decir que el equipo no lograba profundizar en ataque, pero en más de alguna ocasión tenía compañeros disponibles y eligió seguir solo, tratando de salvar la situación.

Pero caerles solo a ellos sería injusto, viendo la discusión de Jorge Sampaoli al final del primer tiempo con jugadores uruguayos, el gesto de Eduardo Vargas hacia la tribuna local y el ‘enredo’ previo al tiro libre que terminó en el primer gol ‘charrúa’ son otras muestras de que, en lo mental, ‘La Roja’ quedó en deuda en la noche de martes.

2- La pelota detenida

Este punto tiene alguna relación con el anterior. Conocido es la diferencia en altura que tiene ‘La Roja’ en contra, comparada con los otros seleccionados y que obliga a un trabajo importante a nivel táctico. Éste ha dado muestras de éxito en los procesos de Marcelo Bielsa y Jorge Sampaoli, donde no han sido tantas las ocasiones de gol sufridas por medio de balones aéreos.

Pero ese punto se ha logrado basado en gran parte en la concentración de los jugadores al marcar en su área. Algo que ayer no parecía ser parte del equipo y que permitió que los uruguayos sacaran máximo provecho a aquello. Una salida tardía de Vidal que habilitó a todos, un largo balón que pivoteó solo Cavani y que Pereira aprovechó, además de la mala salida de Bravo y la marca anticipada por Cáceres dejaron en evidencia la desconcentración chilena en Montevideo.

Rodrigo Sáenz | AgenciaUno

Rodrigo Sáenz | AgenciaUno

3- Posesión con escasa profundidad

Es cierto: Uruguay no es un equipo que busque tener total control de la pelota para desarrollar su juego. Por lo mismo, no tuvo problemas para ceder el dominio del balón a Chile. Tanto que la estadística indica que la posesión tuvo a los de Sampaoli con un llamativo 71% contra el 29% del local, lo que en algunos casos sirvió para frenar los intentos de contraataque local e incluso el fervor de las tribunas.

El problema pasa por saber qué generó ‘La Roja’ con ese gran dominio de la pelota. Y la respuesta es evidente: muy poco. La ocasión más clara fue de Vidal al inicio del juego. Luego, remates débiles de fuera del área y centros rechazados por la zaga uruguaya, cómoda en el último cuarto de su cancha.

Y ahí esta el principal problema que el cuadro chileno exhibió en esta fecha doble de Eliminatorias. Sufrió por la escasa profundidad en los 25 metros finales, donde ha quedado expuesto el bajísimo nivel de Jorge Valdivia, que estuvo lejos de completar un partido aceptable.

Pero en un deporte colectivo, lo del ‘Mago’ es solo una parte del problema. Solo ratos donde Marcelo Díaz pudo entregar con cierta continuidad el juego colectivo que se necesitaba, pero desde su lejana posición en el centro del campo. El resto al debe, casi sin patear al arco con ventaja y con un Muslera limitado a controlar jugadas de peligro relativo.

Rodrigo Sáenz | AgenciaUno

Rodrigo Sáenz | AgenciaUno

¿Le tomaron la mano al ataque chileno? No se puede ser tan tajante, pero si obliga a Sampaoli a seguir buscando nuevos movimientos, para permitir que la intención de dominar el juego de Chile tenga una recompensa en el arco contrario.