Internacional


Presidente egipcio ofrece cooperación con británicos ante temor por seguridad de turistas

Mohamed El-Shahed | AFP
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, dijo este jueves que cooperará con otros países para garantizar la seguridad de los turistas, después de que Londres ordenara la evacuación de 20.000 británicos de Sharm el Sheij.

La decisión de Londres se produjo por sus sospechas de que el avión ruso que se estrelló en la península del Sinaí, procedente de Sharm el Sheij, fue objeto de un atentado, una conclusión que Rusia y Egipto consideraron “prematura”. Los 224 ocupantes del aparato murieron en el siniestro.

Al igual que hiciera poco antes el primer ministro británico, David Cameron, el presidente estadounidense, Barack Obama, evocó también el jueves la hipótesis de una “bomba” como posible causa del drama. “Pienso que existe una posibilidad de que haya habido una bomba a bordo y estamos tomándola muy en serio”, declaró Obama en la radio Kiro, del grupo CBS.

Londres suspendió el miércoles por la noche los vuelos entre Sharm el Sheij y el Reino Unido y despachó a expertos en seguridad aérea para supervisar el regreso de sus ciudadanos, que el viernes empezarán a volar de vuelta a casa, según se anunció oficialmente este jueves por la noche.

Estoy “completamente dispuesto a cooperar con todos nuestros amigos para asegurarnos de que nuestro aeropuerto (de Sharm el Sheij) ofrece la seguridad necesaria para que la gente venga”, dijo Al Sisi en conferencia de prensa en Londres junto al primer ministro británico.

“Estamos comprometidos a trabajar juntos con Egipto para garantizar la seguridad de todos los pasajeros” que deben volver al Reino Unido, dijo Cameron.

“Mis expertos no pueden asegurarme que fue una bomba”, pero “es más probable que lo fuera”, dijo Cameron cuando se le preguntó si su gobierno había actuado precipitadamente en este caso.

Diarios británicos, sin citar fuentes, indicaron también que los servicios de inteligencia británicos y estadounidenses interceptaron informaciones que sugerían la instalación de una bomba a bordo del avión.

The Times precisó que se detectaron “comunicaciones electrónicas” entre miembros del grupo yihadista Estado Islámico (EI). En ese contexto, el EI reiteró el miércoles que había derribado el avión, aunque no entró en detalles.

Sin embargo, El Cairo advirtió de cualquier conclusión prematura sobre las causas de la tragedia. El ministro de Aviación Civil Hosam Kamal afirmó que los investigadores “todavía no tenían pruebas ni datos confirmando la hipótesis” de una bomba.

Otros países y aerolíneas europeas, como la alemana Lufthansa, también empezaron a suspender vuelos hacia Sharm el Sheij, donde hay muchos más turistas británicos que de cualquier otro país.

El jefe de gobierno británico llamó al presidente ruso, Vladimir Putin, para explicarle sus sospechas sobre lo que le ocurrió al avión ruso.

Decisión perjudicial para sector turístico

Unos 900.000 turistas británicos visitan Egipto cada año y Sharm el Sheij es uno de sus destinos favoritos en busca de sol y playa.

Cuatro días después de que el Airbus A321 de la compañía rusa Metrojet se estrellara poco después de despegar de Sharm el Sheij (este) con destino San Petersburgo, las causas de esta catástrofe en la que perdieron la vida todos los pasajeros y tripulación todavía se desconocen oficialmente.

La decisión de Londres de asumir y ordenar el regreso de sus turistas podría perjudicar seriamente a la industria turística de Egipto, en un momento en que el país necesita normalizar su economía tras años convulsos.

El ministro de Relaciones Exteriores egipcio, Sameh Shukry, que se encuentra en Londres, pidió, en declaraciones a CNN, que no se tomen medidas que tengan “implicaciones que afectan a un gran número de egipcios que dependen mucho de la industria turística”.

Sharm El Sheij es uno de los pocos lugares que sigue atrayendo a los turistas en Egipto, país afectado por la inseguridad desde la revuelta popular de 2011.

Esta ciudad moderna, situada en el extremo sur de la península del Sinaí, rodeada de montañas, combina tres colores: el azul del mar, el ocre de las montañas y el blanco de las casas y hoteles de lujo.

En 2013, los numerosos complejos turísticos, que se extienden a lo largo de 15 km, recibieron la visita de 2,5 millones de turistas, en particular de Europa occidental y de Rusia.

Los británicos en la localidad egipcia no tenían claro si podrían acabar sus vacaciones.

Uno de ellos, Jared Ashworth, escribió en Twitter: “Actualmente en nuestro segundo día en Sharm. Viendo las noticias y preguntándonos cuánto tiempo más tenemos y si volveremos a casa!”.

Las aerolíneas británicas Monarch y Easyjet anunciaron que mañana enviarán aviones a Sharm el Sheij para traer de regreso a sus clientes, que solo podrán viajar con su equipaje de mano.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados