Las consecuencias de la contaminación en el entrenamiento al aire libre

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

Probablemente tú seas una de las muchas personas que, preocupadas por mantener un buen estado de salud, realiza ejercicios al aire libre. Esto siempre es una buena idea, sin embargo los índices de contaminación en el aire cada vez se elevan más por sobre lo recomendable para nuestros pulmones.

Aunque suene algo irónico, lo que debiese ser totalmente saludable podría resultar en algo dañino para nuestro organismo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este tipo de actividades podría incluso significar exponerse a efectos negativos.

Agrega que el aire no es de calidad cuando cuatro componentes contaminantes superan un determinado nivel: el dióxido de azufre, el ozono troposférico, el dióxido de nitrógeno y las partículas en suspensión (PM), siendo éstas últimas las de mayor peligrosidad debido a la facilidad con la que ingresan en los pulmones.

Uno de los principales emisores de este tipo de partículas son los vehículos con motor diesel.

En junio pasado el grupo Ecologistas en Acción presentó un informe en el que se concluyó que uno de cada tres españoles respira un aire que no cumple con los estándares legales. De hecho, en 2011, se produjeron unas 27 mil muertes prematuras: la mayoría fue causada por las partículas en suspensión, según un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente.

WeFitter | Twitter

WeFitter | Twitter

En 2014 la OMS analizó 46 ciudades, logrando determinar que 37 no cumplían con los niveles recomendados.
Las personas que viven en ciudades con mala calidad del aire multiplican el riesgo de padecer cáncer al pulmón, según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. Otros efectos de la polución pueden ser el asma, neumonía, bronquitis y algunas alergias.

¿Qué se puede hacer?

Si estás pensando en dejar de trotar debido a los riesgos de la mala calidad del aire, te recomendamos que no dejes de hacerlo aunque sí que leas algunas recomendaciones.

Busca zonas verdes, y ojalá lugares cercanos al mar, ya que estos factores purifican el aire. Además, los bosques y la naturaleza actúan como agentes “anti-estrés”. Según un estudio de la Universidad de Temple, Estados Unidos, a mayores espacios verdes, menor índice de criminalidad urbana debido a que la vegetación ayuda a disminuir los niveles de la irritabilidad y fatiga, que son dos de los elementos causantes del comportamiento violento.

Además, trata de hacerlo en los horarios de menor tráfico vehicular, para que los desechos tóxicos de los automóviles no te afecten demasiado.