Sociedad


Hombre comparte las lecciones que aprendió tras levantarse a las 4.30 AM durante 21 días

Instagram | Filipe Castro Matos
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Filipe Castro Matos es un portugués fanático de los viajes, amante del vino, escritor y fotógrafo. Además es fundador de O Meu Copo, empresa ligada a le enología. Tal vez debido a las múltiples actividades que realiza es que pensó sobre cómo sería su vida si tuviera un par de “horas extra” diariamente, por lo que decidió levantarse a las 4:30 de la mañana durante 21 días.

Pero la pregunta salta a la vista: ¿Por qué 21 días? Según el doctor en medicina Maxwell Maltz, de la Universidad de Columbia, Estados Unidos, esa es la cantidad de tiempo que una persona demora en adquirir un nuevo hábito. Castro siguió su teoría al pié de la letra, y estas son las conclusiones a las que llegó.

Si quieres cambiar algo en tu vida siempre será más fácil si tienes apoyo durante el camino.

De esta manera tendrás más posibilidades de seguir con el objetivo a pesar de las dificultades que se presenten. “Decidí compartir mi experiencia a través de Facebook. “Lo hice por que si nadie de mis amigos sabía de mi plan, no recibiría ninguna llamada de atención por si desistía en el camino” comentó Castro.

A las personas les gusta ver cosas diferentes

De seguro conocer a una persona que se levanta tan temprano no es algo común de ver, por lo que Castro tuvo gran éxito en las redes sociales. “La gente comenzó a interesarse sobre mi, me hacían muchas preguntas. La mayoría cree que es algo imposible para ellos, y producto de eso tuve largas e interesantes conversaciones. La verdad es que no puedo estar más agradecido” aseveró el fotógrafo.

Instagram | Filipe Castro Matos

Instagram | Filipe Castro Matos

La gente no se levanta más temprano porque creen que dormirán menos

Castro comentó que en los primeros días, la gente se mostraba preocupada por él. Muchos le preguntaban por una cosa: el tiempo que dormía, pero Castro tenía esto planeado. “Simplemente moví mi horario bajo el cual dormía. Generalmente trataba de dormir 6 o 7 horas, por lo que para levantarme a las 4:30 am, debía acostarme entre 9:30 y 10:00 am. De hecho, durante los 21 días terminé durmiendo incluso un poco más” aseveró.

Eliminar los obstáculos durante el camino

“La gente dice que esto es algo imposible para ellos, debido a su estilo de vida. Por supuesto que mi vida cotidiana me ayudó, ya que soy soltero y no tengo hijos. Pero simplemente tuve que ingeniármelas para crear las condiciones y poder cumplir con mi objetivo. Si hubiese estado viviendo aún con mis padres, se me habría vuelto muy difícil debido al contexto de la vida familiar. Deshacerte de los obstáculos te ayuda para que sea más fácil lograr la meta, y esto se aplica para todo, como dejar el cigarro por ejemplo” indicó Castro.

La condición física influye bastante

“Me preocupaba de comer bien, de realizar actividad física diariamente y de no tener grandes sobresaltos” comentó Castro. Además, el portugués se dio cuenta de que seguir esta rutina le permitió mejorar la calidad del sueño. Tardaba apenas cinco minutos en quedarse dormido, rara vez se despertaba en medio de la noche y una vez que la alarma sonaba temprano, tardaba apenas un minuto en ponerse de pie y comenzar su día.

Instagram | Filipe Castro Matos

Instagram | Filipe Castro Matos

Olvidarse de las siestas

Luego de comenzar el plan de los 21 días sin dormir, Castro descubrió que las siestas no eran para nada necesarias, ya que a su juicio, es una de las peores cosas que una persona puede hacer. “Una simple siesta puede afectar a las actividades diarias. De hecho, hay estudios que dicen que luego de diez minutos de siesta, la persona queda más cansada. No tienen ningún beneficio” agregó.

A todos nos gusta dormir, pero sólo necesitamos 6 o 7 horas de sueño

Tras terminar con el reto, Castro le perdió el gusto a estar acostado, por lo que prefiere salir a realizar otras actividades. “Cuando muera, tendré bastante tiempo para dormir” es su reflexión.

Más horas de productividad

Desde que comenzó a levantarse a las 4:30 am, Castro ganó dos horas de trabajo por día. ¿La razón? Como tenía más tiempo en la mañana, avanzaba en algunas cosas del trabajo, aprovechando que es en este momento cuando el cerebro se encuentra más activo. Producto de esto, ya no tenía que quedarse más tiempo del debido en la oficina, es decir, a las seis de la tarde en punto terminaba sus labores.

Reviso mi correo fuera del horario habitual

Como Castro revisaba sus correos a las 5:30 am, podía responder los mensajes y emails sin recibir respuestas inmediata, ya que todos se encontraban durmiendo. De esta forma, no perdía tiempo, ya que era más directo en las conversaciones. “Especialmente en Facebook, esto es algo que puede afectar en demasía a tu productividad” aseguró.

Más tiempo en el gimnasio

Antes del plan de los 21 días, Castro sentía que si iba en tres ocasiones al gimnasio, estaba bien. Pero luego de pasar tres semanas levantándose más temprano, no puede ir menos de cuatro veces. A su juicio, esto le ayudó especialmente durante aquellos días en que sentía que tenía poco tiempo.

Instagram | Luis Filipe Castro

Instagram | Luis Filipe Castro

Una nueva visión del mundo

“Despertarme temprano me sirvió también para darme cuenta de ciertos detalles de los que antes pasaba por alto. Cosas como trotar mientras el sol aún está saliendo, o recorrer Lisboa en horas poco comunes, no las habría podido realizar con el horario que antes tenía” aseveró Castro.

Necesitas fuerza de voluntad para lograrlo

“Si tú no tienes la real intención de lograr tus metas, nadie más la tendrá por ti. Por el contrario, si realmente te lo propones, nadie te detendrá” es la reflexión final de un motivado Filipe Castro.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados