temas del día

Sociedad


El extraño caso de los “Güevedoces”, niños que cambian de sexo a los 12 años

YOUTUBE
Publicado por
Envíanos tu corrección

Los periodos de desarrollo humano, no son siempre para todos iguales. Algo que se puede ver en el colegio cuando compañeros de la misma edad se desarrollan de una manera más temprana, mientras que otros tardan más tiempo en ello.

En este escenario hay que destacar la historia de Johnny, menor que vive en un pequeño pueblo de la provincia de Barahona, en el sur de República Dominicana, donde él y otros niños con similares características son conocidos como güevedoces. Lo que se puede traducir como (con penes a los 12 años)

El medio de noticias BBC conoció al pequeño mientras grababan el documental “Countdown to Life” que detalla cómo desarrollamos el útero y cómo esos cambios nos pueden afectar en el desarrollo de nuestra vida.

La historia del menor resulta un tanto extraña para nuestra sociedad, pues al igual que el resto de los güevedoces, Johny fue educado como una niña y recibía el nombre de Felicita. Si incluso iba al colegio con un vestido rojo, ello porque carecía de pene y testículos visibles.

Si fue solo cuando estaba en el periodo de pubertad que le comenzaron a crecer sus miembros genitales masculinos, pero pese a carecer de tales órganos, afirma a BBC: “nunca me gustó hacer cosas de niñas”.

Asimismo, el menor confiesa al medio que “nunca me gustó vestirme como una niña y cuando me traían juguetes femeninos ni siquiera los tomaba en cuenta. Sin embargo, cuando veía a un grupo de niños, me paraba para jugar a la pelota con ellos”. Sin embargo, debido a su niñez de mujer, al llegar a la pubertad y se convirtió en niño fue el blanco de muchas burlas por parte de sus compañeros, a las que él siempre respondió con puños.

“En ese momento me decían que era una especie de diablo, palabras sucias y mi única forma de defenderme contra esos ataques era peleando”, declaró.

Otra de las historias presentes en el reportaje es la de Carlos, antes Carla. “Cuando cumplió cinco años, sus músculos y su pecho empezaron a crecer. Podías ver que iba a ser un niño. Yo la quiero sea quien sea. Niña o niño, me da igual”, es lo que cuenta al medio de noticias la madre del menor.

Pero ustedes se preguntarán, ¿por qué sucede esto? Una de las primeras personas en estudiar esta inusual condición fue Julianne Imperato-McGinley, de la Universidad de Medicina de Cornell, en Nueva York.

Y fue precisamente en la década de los 70 cuando la profesional se fue a investigar a República Dominicana este fenómeno extraordinario. Desde ahí que ha hecho una multitud de estudios sobre los güevedoces, incluyendo biopsias de sus testículos que debieron ser bastante dolorosas, antes de descubrir finalmente el misterio y llegar a la siguiente conclusión.

Cuando la persona es concebida, tiene normalmente un par de cromosomas X si va a ser una niña, o un par de cromosomas XY si va a ser un niño. Según afirma la experta, durante las primeras semanas en el útero no tenemos sexo, pese a que comienzan a crecer los pezones para los dos géneros por igual.

YOUTUBE

YOUTUBE

Recién a las 8 semanas aparecen las hormonas del sexo. Instancia en que si eres genéticamente hombre, el cromosoma Y instruye a tus gónadas para que se conviertan en testículos y envía testosterona al tubérculo, donde se convierte en una hormona más potente llamada dihydrotestosterona.

Tal acción genera que el tubérculo se transforme en un pene. Por el contrario, si eres mujer y no produces dihydrotestosterona, tu tubérculo se convierte en un clítoris.

Tras múltiples estudios, la profesional descubrió la razón por la que estos niños carecen de genitales masculinos al nacer y el resultado se debe a que los menores tienen una deficiencia de la enzima 5-alfa reductasa, cuya tarea es convertir la testosterona en dihydrotestosterona.

Razón por la que estos menores a pesar de tener un cromosoma XY, cuando nacen tienen casi todas las características de una niña. Sin embargo, en la etapa de pubertad, al igual que el resto de los chicos, reciben otra dosis de testosterona que llega a desarrollar de forma normal sus órganos reproductores. Situación bastante común en esta zona del globo, pero muy extraña en otros sitios de la tierra, es lo que afirma la especialista.

Los estudios realizados por Imperato-McGinley mostraron que en la mayoría de los casos los nuevos órganos masculinos funcionan a la perfección sin ninguna complicación de por medio, haciendo que los güevedoces vivan de ahí para adelante de una manera normal. Sin embargo, hay un número menor que prefiere operarse para seguir siendo mujer y así llevar la vida que hicieron desde su nacimiento.

Otro de los descubrimientos en torno a este grupo de pequeños, es que debido a su tardío desarrollo suelen tener próstatas más pequeñas. Esta observación, hecha en 1974, fue recogida por Roy Vagelos, director de investigación en el gigante farmacéutico Merck.

La última observación presente en esta seguidilla de estudios publicados en el medio de noticias BBC, fue que todos estos niños a pesar de ser educados como “mujeres”, mostraron en su gran mayoría preferencias heterosexuales. Estudio en que la experta concluyó que las hormonas en el útero son más importantes que la educación cuando se habla de la orientación sexual.

En el caso de Johny (primera historia), desde que desarrolló genitales masculinos, ha tenido novias durante cortos periodos, pero todavía busca el amor. “Me gustaría casarme y tener hijos, una pareja que esté conmigo en lo bueno y en lo malo”, relató el joven.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados