¿encontraste un error?
avísanos

8 trucos que debes saber para que tus tacones no acaben con tus pies

0VISITAS
Guess

Publicado por

Para los hombres un fetiche, para ellas un placer un tanto doloroso; así podríamos catalogar a los tacones. Stilettos que logran conseguir que la figura femenina se vea más estilizada y elegante.

Pese a que los pies no estén genéticamente diseñados para caminar sobre este tipo de calzado, y la mayor parte de las veces su uso frecuente produce nocivas consecuencias; como dolor, hinchazón, ampollas o rozaduras, lo cierto es que miles de mujeres luchan a diario al adquirir unos tacones altos.

Razón por la que a continuación la revista femenina S Moda, entrega 8 consejos y trucos que ayudarán a disminuir la incomodidad al momento de sucumbir ante el glam y perfección que te entregan estas piezas femeninas.

1- Usa sticks y sprays antifricción antes de probarte los tacos

Aplicar tales productos en las áreas más problemáticas como es el talón y la punta de los pies antes de usar un stiletto, evitará que se produzcan rozaduras. Tales cremas crean una película protectora invisible sobre la piel creando una especie de efecto media que evitará que el material del zapato roce tu dermis de forma directa y la destruya.

2- Mete tus zapatos al congelador

Llena con agua dos bolsas de plástico pequeñas, ponlas dentro de los zapatos y guárdalos en el congelador por un par de horas. A medida que el agua se forme en hielo aumentará su volumen y los zapatos cederán en gran medida.

Posteriormente, cuando te los pongas su forma se irá adaptando a la de tu pie, y el efecto frío (conseguido por el hielo) ayudará a mejorar tu circulación sanguínea. En caso que no puedas hacer esto, otra opción es que reemplaces las bolsas de agua con papel de diario.

3- Realiza yoga para tus pies

Quizás este método te resulte extraño, pero una profesora de yoga estadounidense, Yamuna Zake, ha desarrollado una serie de ejercicios pensados para mejorar la relación entre pies y tacones. Por lo que, atrévete por esta disciplina que seguramente ayudará a combatir los dolores ante el uso de tacones pronunciados.

4- Intervención de cirugía

Si los dolores persisten siempre queda la última alternativa que es la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie, la cual se extrae del resto del cuerpo. Tal operación crea en el pie un efecto almohadilla permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo requiere de anestesia local.

Vogue

Vogue

5- Optar por tacones de mediana altura y no aquellos de 15 centímetros

Si eres de aquellas mujeres que se empeña por usar tacones de 15 centímetros y cuyo dolor es casi insoportable, la recomendación es que uses unos tacos de altura media. Ello hará que el dolor baje proporcionalmente a la disminución de curvatura a la que se somete el pie.

Plano en que el propio Manolo Blahnik, confesó que su altura favorita son los tres centímetros (es el llamado ‘Kitten heel’ o tacón de gatita que el mismo creó). Por eso, lo recomendable es elegir la medida apropiada y que te haga sentir cómoda. Razones suficientes para optar por tacones anchos que entregan mayor confort al minuto de caminar por las calles.

6- Evita adquirir un zapato cuya numeración no es la tuya

Al ir a una tienda de calzado es necesario que compres un zapato de tu número correcto. Algo imprescindible cuando se trata de stilettos.

Hay que destacar que si el zapato te queda grande, el pie se deslizará hacia delante, provocando presión y dolor sobre los dedos. Hecho que contribuirá a la aparición de ampollas en los pies.

7- Fíjate en las suelas antes de comprar

Si a ese dolor insoportable que tienen que lidiar miles de mujeres a diario, le añades que las suelas son resbaladizas, el caos estará asegurado y el dolor será mayor aún.

Para evitarlo, existen unas pegatinas antideslizantes que se colocan en la parte delantera de la suela. También se puede recurrir al remedio de la abuela y hacer una serie de cortes en esta zona del zapato con ayuda de unas tijeras o cuchillo que impedirá que te deslices tan fácil.

8- Lleva siempre unos zapatos de repuestos

Siempre es necesario tener un plan B, incluso si de calzados se trata. Por eso, llevar contigo siempre un par de zapatos planos podrían ser la perfecta salvación ante una situación de incomodidad. Las marcas lo saben, y por eso, distintas firmas como Pretty Ballerinas o Cocorose London comercializan zapatos bajos con bolsas incluidas que te permiten llevarlos a todos lados en caso de una emergencia.

URL Corta: http://rbb.cl/cswx