temas del día

Cultura


Marcelo Leonard y Pascua: el “pulento” que crea generoso y destruye sin compasión

Marcelo Leonart, foto Maglio Pérez, Tajamar Editores (c)
Publicado por
Envíanos tu corrección

La novela Pascua, de Leonart (Lacra, Tajamar 2013), no deja “títere con cabeza”. Desde Karadima y James Hamilton a Cristian Precht, de Álvaro Corbalán Castilla a Raquel Argandoña. Y lo hace en su estilo deslenguado, mordaz, ácido… siempre al borde, llevando al vértigo.

Leonart combina, mezcla y confunde historias y personajes hasta no saber qué es realidad novelada, qué es “legitima” creación del escritor y qué es “blasfemia”, desprestigio o calumnia. Porque la imaginación de Leonart –un verdadero dios creador de una religión primitiva, vengativa y sangrienta- es pródiga y fecunda en crear imágenes cargadas de humanidad y de rabia, rabia expresada como dentelladas que, a veces, asustan.

Un viejo maestro “chasquilla” -que hace de Viejo Pascuero los fines de año- pedófilo y su inquietante prostituta menor de edad; Karadima y Hamilton (Ojitos azules); Cristián Precht (Convertido en una “Vieja”), la Vicaría de la Solidaridad y la venida de Juan Pablo II a Chile en plena Dictadura; Álvaro Corbalán Castilla y la DINA; Yiye Ávila y la Yamilet; una trabajadora de “café con piernas”; Eduardo Jara, estudiante de periodismo de la UC asesinado en 1980; Raquel Argandoña, la Quintrala y Zamudio… son parte de las historias y personajes que sirven a Leonard para transformarse en un dios, en un “pulento” que crea y destruye personajes e historias en un afán angustioso por rememorar, capturar, asir y despedirse –definitivamente, para siempre- de su amigo “Gustavo”.

Pascua, en este aparente caos, tiene temas que la atraviesan: la sexualidad desenfrenada y prohibida, la homosexualidad, la religión, la fe, el catolicismo. Los prejuicios.

Algunas citas:

“Y yo lloro ahora, en esta pieza de vieja con mi cuerpo de vieja, cuando hago estos recuerdos de épocas tan bellas y horribles.” (Precht, pp 208)

“Porque esta mujer –que ahora el 2012 es una vieja de mierda que sigue matando por aparecer en la tele- en esta imagen que se aparece en la Alameda es joven y maléfica. Y es ni más ni menos que Raquel Argandoña, el rostro más famoso de la farándula chilena durante la dictadura de Pinochet.” (pp 422)

Un relato largo –quizás demasiado largo-, sofocante a ratos, angustioso, molesto, que busca, que insiste, que repite, reitera a veces hasta el cansancio imágenes y frases como letanías o conjuros, como pesadillas sin fin, como maldiciones de un país atrasado, clasista, estigmatizador, cínico y tantos calificativos negativos más…

Pascua, sin embargo, humaniza cuestionándonos, mostrando(nos) nuestros prejuicios, llevando las situaciones hasta el malestar. El malestar que surge de la reiteración de situaciones complejas y desagradables de los “otros” pero también de los “nuestros”, porque nadie queda bien parado.

Pascua se hace larga, pero surge la necesidad de terminarlo. Y cuando se termina, dan ganas que siga. Que nos salve, que de una salida….

Un punto negro (aunque sea mal de muchos): un escritor como Leonart y una editorial como Tajamar no debieran sacar libros con tantos errores de edición…. (por ejemplo, “…es El Evangelista dispuesto a a hacer su tarea.” pp 121).

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados