temas del día

Sociedad


¿Por qué es necesario viajar solo alguna vez en la vida?

Trekking Rinjani (CC)
Publicado por
Envíanos tu corrección

Haciendo un balance, últimamente las cosas están bastante equilibradas en mi vida, conclusión a la que llegué tomando en cuenta la genial relación que llevo con mi pololo e igual con mi familia, además tengo cuatro gatos maravillosos y los amigos precisos. Me gusta mi trabajo y en mente tengo un par de proyectos que me tienen bien motivada, sin embargo, hay una idea que viene dando vueltas en mi cabeza hace un tiempo: viajar sola.

No es mi prioridad, aunque debo reconocer que me inquieta un tanto, y a mis 26 años lo veo de cierta manera como un desafío.

Tener mi propio espacio es algo que siempre he hecho respetar, e incluso debo reconocer que me gusta tener mis momentos sola, pero estos siempre han sido en mi zona de confort. Entonces, ir a un punto equis, sea dentro de Chile u otro país, es un plan que me asusta pero de igual modo llama mi atención.

Como todo en la vida, viajar sola tendría sus pro y sus contra. Las mayores dificultades que anticipo serían que como mujer vería el peligro en todo, comenzaría a extrañar (sobre todo a mis gatos) o que probablemente me sentiría incómoda y observada. También debería lidiar con esa gente que cree que el estar solo tiene una connotación negativa vinculada al fracaso.

Pero por otro lado el estar sin acompañantes me permitiría conocer a gente que anda en las mismas, tendría más tiempo para concentrarme en mí, en las fotos que quiero sacar, en los libros que quiero leer, la música que quiero escuchar y en las situaciones que quiero resolver.

Sé que viajar sola sería una oportunidad para conocerme aún más, poniendo a prueba mis fortalezas y detectando mis debilidades, pero sin hacerles el quite. Sería un buen momento para demostrar responsabilidad y prudencia, y todo esto de cierta manera podría ser una forma de crecer.

Kate Ter Haar (CC)

Kate Ter Haar (CC)

En una nota anterior de BioBioChile, la psicóloga María Ester Buzzoni planteaba que existen personas que están habituadas a emprender viajes o desafíos en solitario. “Por lo general, quienes tienen buenas experiencias en esta aventura son personas que han tenido experiencias anteriores y se conocen bastante a sí mismos en acción, conocen sus recursos y sus necesidades fundamentales. Habitualmente son personas que disfrutan de su soledad y son bastante autónomas”.

Sumado a esto indicaba que “un viaje en solitario es un viaje que nos permite estar en contacto directo con el mundo, sin la intermediación de los vínculos que habitualmente están ahí y que nos hacen experimentar afectivamente el mundo como conocido. Sin esa mediación, lo que nos ocurre en un viaje en solitario es que el mundo se nos puede presentar nuevo, pero también se nos aparece más vívidamente el modo en que pensamos y sentimos los acontecimientos. En este sentido, un viaje en solitario puede ser una preciosa oportunidad para conocer a otros de una manera nueva y para experimentar facetas nuevas de nosotros mismos”. ¿Suena bien, no?

Estar solo sin sentirse solo

Hace unas semanas un colega que conocí en la universidad, Rodrigo Navia, realizó un viaje en solitario por Francia, República Checa, Alemania y Holanda. Por sus fotos, un viaje envidiable de principio a fin.

Según él quería vivir una experiencia fuerte, “llegar a un lugar donde no conociera a nadie, ser el nuevo…Una forma alternativa de ‘empezar de cero’”.

Dentro del viaje, Rodrigo destacó el asombro que todo le causaba, y también el ir conociendo gente nueva en cada lugar. También reconoció que echó de menos en algunos momentos, pero sólo un poco.

Pese a que fue solo, dijo que nunca se sintió solo: “No sé, existe un imán natural que atrae a buenas personas”. Además, tras el viaje concluyó qué es lo que quiere hacer más adelante y cuáles serán los siguientes pasos en su vida.

El año pasado mi amiga Cynthia Ulloa se fue sola a Brasil. Me dijo que viajó sin compañía porque quería moverse un poco y demostrarse a sí misma que podía arreglárselas en un lugar lejano que no conocía y donde no hablaba el idioma.

“Nunca me sentí sola, sentí que era del mundo, que el mundo no era tan grande o incierto como me imaginaba y que cada día había algo nuevo que hacer y gente que conocer”, dijo.

También me contó que el viaje en sí fue un gran momento de instrospección. “Me encontré a mi misma, en realidad, encontré los problemas de mí misma, que al volver fueron el foco de mi vida hasta ahora y en los que estoy depositando energías para resolver. También me encontré con una parte de mí que no conocía, más libre, segura y dispuesta a vivir disfrutando”.

Aquí viene mi parte favorita: Cynthia dijo, “me traje esa ‘actitud de turista’ a mi vida cotidiana y trato de vivir en mi día a día con la misma curiosidad de estar en esos lugares que visité”

Con esto confirmo que independiente de la edad que se tenga es necesario hacer un viaje solo, sea para esclarecer la mente, como desafío, por amor propio, aventura y un sinfín de razones más.

Si bien en este punto no tengo la certeza de un lugar o una fecha, es algo que definitivamente podría intentar.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados