TV y Espectáculo


El verdadero Suleimán: Así fue el último de los grandes sultanes otomanos

El Sultán | Serie turca
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

La teleserie turca El Sultán conquistó a un público fiel que sigue el día a día de personajes históricos. Sin embargo, ¿el papel interpretado por Halit Ergenç se ajusta a cómo era realmente Suleimán, el Magnífico?

Si bien es probable que ya conozcas la historia del Sultán Suleiman porque la leíste aquí o buscaste su biografía o simplemente no estás siguiendo la telenovela en Canal13, sino en Mundo Fox, de todas formas te alertamos acerca de posibles spoilers, por lo que si sigues leyendo es bajo tú responsabilidad.

Como ya sabes, Suleimán estuvo al mando del Imperio Otomano entre los años 1520 y 1566 y es considerado el último de los grandes sultanes otomanos, por lo que la realizar una novela acerca de su vida privada causó polémica en su país.

De hecho, hasta el presidente Tayyip Erdogán condenó la teleserie acusándola de insultar el pasado de Turquía y faltar el respeto a su historia al mostrarla de forma negativa.

El Sultán

El Sultán

Sebastián Salinas, historiador y profesor del Centro de Estudios Árabes de la Universidad de Chile, explicó a BioBioChile que esta molestia surgió porque para los turcos Suleimán es uno de los grandes orgullos nacionales que tienen en su historia y afirmó que es difícil novelizar a ese nivel de detalle el día a día de un personaje tan importante, sobre todo porque es poco lo que se sabe a ciencia cierta acerca de su vida privada.

“Tampoco hay que olvidar que el gobierno turco actual es de tendencia pro musulmana y Suleimán es uno de los grandes personajes de la historia del Califato”, agregó Salinas, planteando que al mostrar a un líder espiritual del Islam, a veces comportándose con debilidad, que cae en tretas de palacio o que es engañado, daña el simbolismo de una figura que hasta el día de hoy es tremendamente importante para los turcos.

El sultán poeta

Sin embargo, dejando de lado el hecho de que en la teleserie se muestra un día a día del sultán que está lleno de hechos que no tienen sustento, que no hay cómo comprobar y que están ahí sólo para darle una buena línea argumentativa a la serie, Sebastián Salinas destaca que en la novela se refleje lo culto que era Suleimán y su gusto por la poesía.

“En la serie se trata de mostrar cómo Suleimán tiene pensamientos que tienen un carácter poético y eso está de acuerdo con lo que él hacía, porque incluso hay una colección de poemas de su autoría donde habla sobre el diario vivir, sobre las responsabilidades del poder, sobre el amor y por lo menos eso está bastante bien reflejado”, afirma.

Lee también: Hürrem: La verdadera historia de la esclava que se convirtió en la Sultana más poderosa del mundo

Respecto de la relación con su padre, Salinas relata que Selim I tuvo que tener una guerra civil con sus hermanos y con su papá para llegar a trono. Por lo que preparó a Suleimán desde pequeño para que él fuera su único heredero.

“Recién tuvo otro hijo como diez años después para que no hubiera duda de quien era el heredero. Supuestamente lo prepara tanto que por eso lo bautiza Suleimán, porque es la forma turca de Salomón, entonces es como decir ‘este va a ser el preparado, el sabio, etc’”. Por este motivo, Suleimán fue uno de los últimos sultanes que llegó de forma tranquila al trono.

El Sultán | Serie turca

El Sultán | Serie turca

Además, el profesor del Centro de Estudios Árabes de la Universidad de Chile señaló que los sultanes otomanos tenían tanto poder que eran un poco paranoicos y veían fantasmas en todos lados. Es por eso que Suleimán se refugió en Ibrahim Pasha y en Hürrem.

“Ibrahim Pasha era amigo de la infancia de Suleimán, era un tipo que creció con él, entonces él trata de refugiarse en una persona en la que confía absolutamente. Y en el caso de Hürrem es lógico, porque el otro lugar donde el sultán se sentía seguro era con sus mujeres”, explicó.

La guerra en tiempos de Suleimán

Suleimán era poeta, pero también era un conquistador, ya que estaba a la cabeza del Imperio Otomano. Un imperio que, contrario a lo que se podría pensar, “es uno de los más tolerantes de la historia de la humanidad”, según afirma Sebastián Salinas.

El historiador plantea que “todo el Imperio Otomano mantuvo la misma lengua y religión que había antes de la llegada de los turcos”, los griegos siguieron hablando griego y siendo ortodoxos, por ejemplo, también siguió habiendo cristianos e incluso judíos al interior del imperio.

“Mientras fueran leales al sultán no había problemas”, los otomanos ofrecían la posibilidad de rendirse al imperio y ser leales, pero “cuando los pueblos no lo aceptaban ahí si venía una conquista que era bastante destructiva, pero los otomanos también tenían claro que a ellos no les servía para nada una ciudad destruida”, puntualiza.

Lee también: El estilo del Sultán: Cómo el imperio otomano mostraba su poderío a través de la moda

Respecto del genocidio armenio ocurrido a manos del Imperio Otomano durante la Primera Guerra Mundial, Salinas explica que en tiempos de Suelimán no ocurrió nada similar, ya que entonces “la guerra no era de aniquilación, no era de matar al cien por ciento de tus enemigos. La guerra era de conquista y de ojalá quedarse con una ciudad que se desarrollara”.

“Suleimán es bastante conocido porque incluso en varias ciudades se dedicó a la construcción, a la reconstrucción o a la remodelación”, señala el profesional y destaca que el caso más emblemático es Jerusalén, que “después de haber estado en un montón de manos de un lado y de otro, Suleimán es el que prácticamente le da la arquitectura que tiene hasta el día de hoy”.

Salinas plantea que “la guerra, para los parámetros actuales, era mucho más humanitaria desde todo punto de vista. Los jenízaros son lo que para nosotros ahora sería lo cruel del Imperio Otomano”.

El Sultán | Serie turca

El Sultán | Serie turca

Los jenízaros eran un ejército formado por niños raptados de territorios cristianos y que eran convertidos en musulmanes. Con el fin de evitar que el ejército tuviera contacto con las elites locales y con gente que pudiera competir con la Dinastía Otomana, “se creó un ejército de huérfanos, que aunque suene muy terrible fue bastante efectivo”, detalla el experto.

Tal como se ve reflejado en la teleserie, en la época de Suleimán empiezan a registrarse los primeros problemas con los jenízaros, “porque ellos se dan cuenta de que son el bastión principal del ejército y empiezan a pedir más cosas”.

La decadencia

“Se dice que Suleimán es el último de los grandes sultanes otomanos, después de él comienza de a poco la decadencia”, señala Sebastián Salinas y enfatiza que el sucesor de Suleimán fue un hombre nefasto en la historia del Imperio Otomano, ya que mientras “Suleimán es el magnífico, Selim es el borracho”.

El historiador plantea que Suleimán siempre quiso que Mustafá fuera su heredero y que lo preparó de la misma forma que su padre lo hizo con él. Sin embargo, Hürrem intervino para que fuera uno de sus hijos quien heredara el trono.

El Sultán | Serie turca

El Sultán | Serie turca

Hürrem, según cuenta la leyenda, fue la primera mujer que llegó a un nivel de notoriedad nunca antes visto en el Imperio Otomano. De hecho, tras su muerte y la de Suleimán “hay una época del imperio que se llama el Sultanato de las Mujeres, porque es más o menos un siglo en donde los sultanes son manejados por sus esposas o por sus amantes o incluso hubo casos de sultanes que eran manejados por sus madres”, detalla el experto.

Así como en la teleserie se ve una gran influencia de la madre de Suleimán, Salinas plantea que tras Hürrem eso se exacerba, ya que ella de cierta forma –y entre comillas- dejó un mal ejemplo para las mujeres de palacio.

Por su parte, después de la muerte de Suleimán, los jenízaros “sacaban y ponían sultanes como querían. De hecho, hay un periodo del Imperio Otomano que comúnmente es conocido como la Época de los Jenízaros, porque éstos ponían gobernantes títeres para evitar que les quitaran privilegios”.

La influencia de los jenízaros llegó a tal nivel que en 1826 para poder realizar reformas modernizadoras, el imperio Otomano tuvo que eliminarlos e incluso matarlos.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados