¿encontraste un error?
avísanos

Frexting: El fenómeno del “coqueteo virtual” entre amigas heterosexuales

0VISITAS
Flickr/Larry Neuberger

Publicado por

En un mundo en que las redes sociales cada vez toman más protagonismo en las vidas de las personas, surgen una serie de comportamientos que hasta hace un tiempo no estaban permitidos y hubiesen sido cuestionados por la población.

Es así que sufren su apogeo conceptos tales como el sexting o sexo telefónico, el cual ha sido tremendamente popular entre los amantes de las diferentes aplicaciones actuales. Sin embargo, hoy el término que se roba las redes es el frexting, nueva tendencia que está acaparando principalmente Facebook.

Este fenómeno consiste en el intercambio de imágenes algo provocativas (semi desnudas) entre amigas heterosexuales que no buscan conquistar o tener sexo mediante este tipo de fotografías, sino que sólo desean conseguir un halago mutuo por la figura alcanzada o por la adquisición de una nueva prenda íntima.

Como se menciona en el diario español ABC, este término es la fusión de los conceptos friend (amigo) y sexting. Sin embargo, a diferencia de este último, en el frexting no hay una intención sexual, sino que sólo existe un intercambio de opinión o un comentario de halago que llega a levantar el autoestima.

Las creadoras de este concepto aseguran que es un síntoma de confianza entre amigas, pues nadie comparte sus partes íntimas con un desconocido, resaltando que es de mayor seguridad enviar ese tipo de imágenes a alguien cercano que a un amante o un completo extraño.

En ese contexto definen el frexting como una especie de “amor platónico” que experimentan las amigas heterosexuales, donde la principal razón por la que surge es para obtener buenos comentarios acerca de una posible intervención o de los resultados obtenidos en el gimnasio; dejando el tema sexual en un segundo plano.

Beca Grimm, profesora en temas sexualidad y género, define el frexting como “un impulso rápido de confianza”: Se trata de recibir un cumplido momentáneo de una persona cercana. Respuestas positivas, emocionales y sin titubeos acerca de una imagen, que claramente muestra piel, cuerpo y posiblemente zonas íntimas.

“En otras palabras, no se pide opinión sino que hay una deducción de lo que se debe decir. Al enviar la imagen hay códigos de amistad que se deben seguir, donde dar comentarios que vayan en aumento de la vanidad de la otra persona es el mayor objetivo de este intercambio de imágenes vía redes sociales. Asimismo, cualquier respuesta que no sea ‘te ves excelente’, sería perjudicial para quien se ha tomado la selfie” indicó Renata Campos, psicóloga clínica.

En ese contexto, Campos explica que es difícil imaginar que esta práctica es similar a la nueva droga de la autoestima; esa que para reforzar quien eres necesitas de un impulso externo, de una opinión de una amiga que te entregue esa seguridad tan necesaria.

Pero como es una práctica que juega mucho con la sexualidad ¿Puede ser homófoba y homosexual al mismo tiempo? Según la escritora Samantha Allen en sus declaraciones al diario TheDailyBeast, “quienes defienden el frexting dan por hecho que nunca va a existir una atracción sexual entre dos mujeres. Es una suposición homófoba que puede ser errónea”.

Algo que la especialista refuerza con un estudio realizado en 2007, el cual demostró que las mujeres heterosexuales experimentan excitación genital al ver imágenes sexuales, sin importar el género de los actores.

“Además, el equipo se sorprendió al descubrir que las mujeres respondían sexualmente ante películas en que aparecían sólo mujeres”, sostiene Allen en su estudio.

Debido a eso, el frexting puede ser un arma de doble filo, ya que por mucho que se conozca al resto, especialmente a las amigas, se desconoce la respuesta que se puede provocar en ella al momento de mirar tales imágenes; donde despertar un impulso sexual o confundir al otro acerca de su sexualidad puede estar dentro de las posibilidades.

Además, hay que destacar que internet es la plataforma ideal para quienes se sienten reprimidos en cualquier plano de la vida. Pues es una vitrina en donde no hay límites, ni condiciones para expresar algo, plano en que la desinhibición se torna como la preferida de quienes sienten vergüenza o carecen de la valentía suficiente para hacerlo en público.

“Razón por la que surgen estos fenómenos, tendencias que nacen como una respuesta a los conceptos percibidos a diario en los medios de comunicación. Asimismo, es una búsqueda incesante de subir la tan baja autoestima que prevalece en la juventud actual, una que necesita a toda costa de una opinión externa que refuerce su belleza. Sin embargo, se desconoce que tales imágenes podrían estar provocando en la otra persona” afirmó Renata Campos, especialista.

Es por eso que Allen concluye que:

- El frexting es una práctica homófoba, porque toma la heterosexualidad femenina absoluta como punto de partida, dejando fuera una posible confusión sexual o una ambigüedad por parte de las personas involucradas en este intercambio de imágenes. “No hay posibilidades de que inviten a una lesbiana a la fiesta del frexting, por la misma razón por la que no la invitan a una fiesta en la casa de la playa”.

- El frexting puede esconder una homosexualidad reprimida, vestida de amistad inocente. Es muy probable que no sepas que tu mejor amiga es bisexual, por muy bien que creas conocerla. En este plano, claramente esta práctica puede despertar ese deseo sexual tan escondido.

- Es así como el frexting se apodera de las redes sociales con un mensaje claro, sin embargo este comportamiento desconoce que la sexualidad esconde una amplia gama de grises, donde una imagen subida de tono, puede ser un arma de doble filo para quienes aún tienen dudas sobre su sexualidad y a diario caminan por esa vereda de la ambigüedad.

URL Corta: http://rbb.cl/ce26