Tecnología


La historia del joven que se convirtió en multimillonario por su mal comportamiento en el colegio

Youtube
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Cuando el inglés Jack Cator tenía 16 años y cursaba el bachillerato (3ro y 4to medio en Chile), estaba harto que su escuela no le permitiera a él y sus compañeros descargar música o abrir juegos online en los computadores.

Es por lo anterior que, gracias a sus avanzados conocimientos en informática, hackeó el sistema de su colegio en Norfolk e inventó un programa para acceder a los sitios prohibidos en el establecimiento. “Pensé que sería divertido saltarme los filtros impuestos por el colegio”, explicó Cator al sitio de la BBC.

La idea fue esta: el adolescente (en ese entonces) utilizó un sitio en línea que le permitió “camuflarse” de un perfil autorizado por la escuela, y así esquivar los programas que bloqueaban esos portales. Lo anterior, lo logró conectándose a un servidor remoto (ubicado fuera de Inglaterra) para navegar de manera anónima y privada (VPN).

Pese a ello, Jack no estaba conforme. Este sistema VPN (Red Privada Virtual) era difícil de usar y estaba plagada de publicidad. Fue entonces cuando decidió crear su propio servidor.

BBC

BBC

Hide my Ass (“Esconde mi trasero”)

Sólo una tarde completa tardó el joven en inventar HMA (Hide my ass), programa que en menos de 10 años convirtió en una empresa y que esta semana acaba de vender en más de 37 mil millones de pesos (chilenos): el desarrollador de software AVG, fue el comprador.

En tanto, la empresa privada AVG se quedó con HMY, compañía con más de dos millones de clientes, ingresos anuales de casi 2 mil millones de pesos (chilenos) y ventas por más de 9 mil millones. Por su parte, Jack Cator continuará como director ejecutivo de la empresa.

“Me sorprendió cómo ocurrió todo. Nunca escribí un plan de negocios o algo parecido”, contó el joven y añadió: “lancé el sitio en una sola tarde. La gente pensó que era una buena idea, comenzaron a compartirlo… y así ocurrió todo”.

Con el dinero que recaudaba en su negocio, Jack terminó la escuela (que paradójicamente habría inspirado su idea) y entró a la universidad para estudiar computación. Pasaron un par de años, y decidió dejar su carrera para dedicarse completamente a HMA y añadió un servicio pagado que actualmente suma más de 200 mil usuarios.

Socios a distancia y traiciones

Cuando la empresa comenzó a crecer acorde a las necesidades de personal, el joven contrató personas a través de la web que vivían en otros países. “Yo realmente recomiendo la ruta de la tercerización, porque no cuesta mucho, no necesitas mantener una oficina y uno puede encontrar gente con mucho talento”, señaló al sitio británico BBC.

Al pasar algunos meses el joven comenzó a dimensionar las desventajas de esta manera de trabajar: uno de sus contratistas intentó crear una compañía rival. “Lo cierto es que me arrepiento un poco de no haber instalado una oficina y convertirla en una compañía como debía un poco antes”, contó el empresario.

“Cuando tu empresa crece de forma acelerada llega un punto en que contratar a gente de manera remota no es lo ideal. Hay muchas cosas que requieren un nivel de confianza distinto”, añadió.

Al enfrentarse a esta situación, despidió o cambió a una ubicación física a algunos de sus freelancers y creó una oficina en Londres en el barrio Soho.

En la actualidad, Hide My Ass cuenta con más 100 trabajadores y se estima que sus ingresos se dupliquen este año. “Nuestro nombre ha sido fundamental. Una vez que escuchas ‘Esconde mi trasero’, es imposible olvidarlo”, finalizó el joven de 26 años.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados