Internacional
Corte Suprema de EEUU inicia un esperado debate sobre uso de inyección letal
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Siete a√Īos despu√©s de haber sido aprobada, la Corte Suprema de Estados Unidos abordar√° el mi√©rcoles el uso de la inyecci√≥n letal como m√©todo de ejecuci√≥n, un debate clave que posiblemente constituir√° un test a favor o en contra de la pena de muerte.

En su decisi√≥n de abril de 2008 sobre el caso “Baze vs Rees”, el m√°s alto tribunal del pa√≠s concluy√≥ que la inyecci√≥n letal no se opon√≠a a la Octava Enmienda de la Constituci√≥n, que proh√≠be cualquier “castigo cruel e inhabitual”.

Pero desde entonces cambiaron los barbit√ļricos empleados para matar a los condenados tras el rechazo de los laboratorios farmac√©uticos –en particular los europeos– a suministrar sus productos para realizar ejecuciones.

Ante la falta de esos fármacos, los 32 estados norteamericanos en los que está en vigor la pena capital recurrieron a medicamentos no homologados y a grupos farmacéuticos no homologados, pero se niegan a develar su fuente de aprovisionamiento.

“Dada la falta de transparencia, no es sorprendente que solo en 2014 hayamos asistido a tres ejecuciones muy cuestionadas”, dijo Megan McCracken, experta en materia de inyecci√≥n letal.

Dennis McGuire muri√≥ el 16 de enero del a√Īo pasado 26 minutos despu√©s de haber quedado visiblemente sofocado. El 29 de abril Clayton Lockett sucumbi√≥ en Oklahoma al cabo de 43 minutos de estertores y gemidos. Joseph Wood pereci√≥ el 23 de julio en Arizona 117 minutos despu√©s de recibir la inyecci√≥n letal, cuando lo habitual es que no transcurran m√°s de diez minutos.

El elemento com√ļn de las tres ejecuciones fue el uso del midazolam, una droga no aprobada como anest√©sico. El producto fue empleado en los tres casos como primera inyecci√≥n con la intenci√≥n de dejar inconsciente al condenado antes de inyectarle el producto letal.

En Florida (sureste) se usa este medicamento como un paralizante, lo que impide saber si el prisionero ha sufrido o no, afirma el anestesista David Waisel, quien asegura que el midazolam no “induce en absoluto un coma profundo”.

“Estas ejecuciones fallidas tuvieron lugar en un ambiente de experimentaci√≥n y de precipitaci√≥n de las autoridades estatales, sin supervisi√≥n cient√≠fica”, explic√≥ Dale Baich, abogado de los demandantes, tres condenados a muerte de Oklahoma.

En este contexto la Corte Suprema decidir√° si la Octava Enmienda proh√≠be a un estado ejecutar a una persona con un c√≥ctel de medicamentos que “podr√≠a causarle un severo sufrimiento”, en este caso con un producto sin propiedades analg√©sicas y sin garant√≠a de producir “una inconsciencia tan profunda como un coma”.

Los tres condenados por asesinato, Richard Glossip, John Grant y Benjamin Cole, pretenden que se dictamine que el midazolam crea “un riesgo significativo” u “objetivamente intolerable de sufrimiento”.

Las autoridades de Oklahoma alegan que no es as√≠ y argumentan que el producto insensibiliza “frente a las estimulaciones extremadamente dolorosas”.

Un fallo que puede ir m√°s all√° de la demanda concreta

Que un condenado a muerte que asesin√≥ y viol√≥ a un ni√Īo “padezca sufrimiento no (le) preocupa” al experto Robert Blecker, ferviente defensor de la pena capital.

Este profesor de la New York Law School prev√©, sin embargo, que este tema estar√° en el centro del debate de la Corte Suprema. “Est√° en la naturaleza humana preguntarse realmente si alguien que mat√≥ a su hija de 9 meses quebr√°ndole en dos la columna vertebral (como es el caso de uno de los demandantes) tiene una lejana posibilidad de sufrir”, dijo a la AFP.

La Corte Suprema debe decidir, en sentido estricto, sobre la demanda de los condenados de Oklahoma, y eventualmente sobre los de otros estados que emplean el midazolam o tienen previsto hacerlo.

Pero “la Corte siempre tiene la posibilidad de fallar m√°s ampliamente sobre la constitucionalidad de la inyecci√≥n letal”, estima Deborah Denno, experta de la Fordham University School of Law. A la espera de la decisi√≥n, varios estados suspendieron todas las ejecuciones y otros, como Texas (sur), recurrieron al pentobarbital, un barbit√ļrico que obtiene asimismo de una fuente an√≥nima.

“Que el alto tribunal se ocupe de un m√©todo de ejecuci√≥n por segunda vez en siete a√Īos es realmente extraordinario”, dijo Denno a la AFP. “Es evidente que la Corte ve que hay problemas con este tema y eso no parece bueno para la pena de muerte” en general, destac√≥.

La Corte Suprema abordar√° los criterios con los que se eval√ļa un m√©todo de ejecuci√≥n, predice Steven Schwinn, profesor de la John Marshall Law School.

De ese modo, su decisi√≥n, esperada para fines de junio, “influir√° mucho en la relaci√≥n de fuerzas favorables y contrarias a la pena de muerte”.

URL CORTA: http://rbb.cl/c64z
Tendencias Ahora